X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

Desayuno empresarial con el ayuntamiento de torrent

Responsabilidad Social Corporativa: más allá del “lavado de conciencia”

16/11/2016 - 

TORRENT. El reformado Nou Antic Mercat de Torrent acogió este lunes el desayuno organizado por el Ayuntamiento de Torrent y Valencia Plaza sobre la importancia de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC). Al acto, que sirvió para analizar la aplicación de practicas responsables en las entidades públicas y privadas, asistieron el alcalde de la localidad, Jesús Ros; el teniente alcalde, Andrés Campos; la responsable de gestión de proyectos de la Fundación Étnor, Marta Rodríguez; el director del máster en Responsabilidad Social Corporativa de la UPV, Gabriel García; el gerente de Aigües de l'Horta, Salvador Santamaría; el gerente de BigMat Aldino, Tomás Fenoll; la Consejera delegada de Pinturas Blatem, Susana Luna; el socio de Buj & Cuadrón Arquitectos Rodrigo Buj; y la directora oficina principal Caixa Rural Torrent (Grupo Cajamar), Amparo Puig.

(VER FOTOGALERÍA DEL DESAYUNO)

La primera intervención fue la del alcalde de Torrent, Jesús Ros, que lamentó que en la actualidad la RSC es “mas bien un proceso de lavado de conciencia para tener un reconocimiento”. “No se puede quedar en eso. Ha de ser algo para devolverle a la sociedad parte de lo que toman de ella las empresas y administraciones”, dijo. El dirigente subrayó que las grandes empresas “lo venden muy bien”. “Pero las pymes cumplen mejor la RSC”, afirmó. El primer edil agregó que las compañías “tienen que tener como primera misión ejercer la RSC con su propia gente. No habría empresa sin trabajadores. La primera RSC de las empresas ha de ser con sus propios empleados”, subrayó.

Por su parte, Marta Rodríguez, responsable de gestión de proyectos de la Fundación Étnor, destacó que su entidad “hace 25 años que viene hablando de responsabilidad social”, una cuestión que ha derivado en conceptos como la RSC “y muchos otros que no deben ser entendidos como competencia de este”. “Hay que situarlos todos en el marco de una conciencia responsable”. Sobre la  diferencia entre la acción de las pequeñas empresas y la de las grandes, Rodríguez subrayó que “no es que no se haga RSC en las pymes, lo que sucede es que no se comunica y, en consecuencia, no se conoce”. “Una pyme que no done un solo euro puede ser más responsable que una gran empresa que sí lo haga”, dijo.

El director del máster en Responsabilidad Social Corporativa de la UPV, Gabriel García, afirmó -en la misma línea que el alcalde- que la RSC "ha sido una moda y, en efecto, debe ir más allá". El profesor agregó que las entidades públicas "deben dar ejemplo de unas prácticas empresariales responsables", y subrayó en este sentido el avance normativo que prepara la el Gobierno valenciano, que marcará unas pautas de RSC "para todas las entidades dependientes de la Generalitat". Respecto a las memorias de responsabilidad social, García defendió su papel "como un acta del trabajo realizado, no como un objetivo en sí mismo".

Desde una perspectiva más crítica, Tomás Fenoll, gerente de la pyme BigMat Aldino, criticó que en ocasiones la RSC se queda en el campo teórico. "El discurso suena muy bien, pero somos muy pocas las pymes que hacemos Responsabilidad Social Corporativa", dijo. "Todas las grandes compañías pueden hacerlo y les beneficia a nivel de imagen. En cambio, nosotros si lo hacemos es por creencia, porque nuestro cliente en realidad decide por el precio, no por la RSC que hacemos o dejamos de hacer", agregó.

Susana Luna, consejera delegada Pinturas Blatem, también se pronunció sobre la trascendecia de la RSC de las pequeñas empresas. "Hay muchas que ya hacen RSC, que se comportan correctamente con sus proveedores o con el medio ambiente, pero ocurre que después no lo transmiten". "Nosotros, por ejemplo, no utilizamos plomos contaminantes que nuestros competidores sí usan, lo que les permite obtener un mayor beneficio porque son más baratos. Creemos que a la larga esta decisión nos puede beneficiar, pero de momento es simplemente un compromiso", explicó.

En la misma línea, Rodrigo Buj, socio de la micropyme Buj & Cuadrón Arquitectos, agregó que las pequeñas empresas cumplen con criterios de RSC de manera espontánea. "Nosotros aplicamos estos contenidos por instinto", dijo.  Al respecto, Amparo Puig, directora oficina principal Caixa Rural Torrent (Grupo Cooperativo Cajamar), destacó los productos financieros de su entidad con un marcado carácter social, tales como la financiación para emprendedores o jóvenes. "El sector financiero ha sido señalado como el malo de la película, pero desde él se pueden hacer muchas cosas positivas, como apoyar a los más perjudicados por la crisis", destacó.

Salvador Santamaría, gerente de Aigües de l'Horta, también destacó acciones de su firma, como el desarrollo de planes de riesgos, la adaptación continua a los avances legales o planes concretos como los impulsados para trabajadores afectados por el fibrocemento. "La RSC no es una moda, es una necesidad", aseveró.

El teniente alcalde de Torrent, Andrés Campos, se encargó de subrayar los avances en la materia del ayuntamiento de la administración local, como contratos reservado sólo para centros de empleo, la creación de una bolsa de empleo social, el cambio de 15.000 puntos de luz del municipio en busca de la eficiencia energética, la sustitución de calderas antiguas por nuevas de biomasa o el desarrollo de un portal de datos abiertos.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email