X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

acusación JUDICIAL a alfonso grau

Ribó: “Ni fue una manzana podrida, ni fueron dos billetes de 500”

21/09/2017 - 

VALÈNCIA. La imputación de Alfonso Grau no ha sorprendido en el Ayuntamiento de València. Los socios del Govern de la Nau denunciaron la corrupción en el consistorio valenciano durante los años en los que gobernó con mano de hierro Rita Barberá. Sus críticas en el pasado a los modos y maneras de gestionar el ayuntamiento por parte del PP cobran cada día más valor. Conforme avanzan las investigaciones judiciales se pone al descubierto que las acusaciones que vertieron y las sospechas que denunciaron estaban preñadas de verdad.

Así, el actual alcalde de València, Joan Ribó, se refirió este jueves a cómo la corrupción forma parte del PP de manera sistémica. “Ni fue una manzana podrida, ni fueron dos billetes de 500”, dijo, segando la hierba bajo los pies de quienes como María Dolores de Cospedal han minimizado constantemente la corrupción en València. La secretaria general de los populares llegó a defender en septiembre del año pasado que Barberá mantuviera su escaño en el Senado preguntando a los periodistas: “¿Conocen a muchos ciudadanos que sin haber ido a declarar por aportar 1.000 euros tengan que dejar un escaño? Yo, no”.

Pues bien; como incidió este jueves Ribó y ya ha dicho en alguna otra ocasión: “no fueron 1.000 euros”. “El juez apunta en su auto a la máxima responsable de las finanzas de Mariano Rajoy, Carmen Navarro Fernández-Rodríguez”, dijo; “apunta al organizador de sus campañas electorales en València, Alfonso Grau; apunta a la que fuera cúpula de dirigentes orgánicos del PP, como José Moscardó… De lo que se puede fácilmente deducir que todo lo que rodeó las campañas electorales del PP fue un supuesto entramado fraudulento, perfectamente organizado y continuado en el tiempo. Desde Compromís lo denunciamos en su momento, sin dudar que Trasgos escondía un aparato de financiación ilegal del PP, y hoy los jueces y la policía investigan en el mismo sentido”. 

Ribó recordó que su partido ya denunció en 2014 al entonces equipo de gobierno del PP, tras observar los movimientos de Trasgos, por fraccionar contratos del Ayuntamiento sistemáticamente durante 20 años. “El mismo Trasgos que parece que en 2011 organizó la campaña municipal de Rita Barberá siguiendo el método de Laterne, es decir recogiendo fondos de terceros para financiar los gastos electorales”, explicó.

Los nueve concejales imputados no dimiten

La situación no es además cosa del pasado, hizo ver Ribó, sino que se puede ver en el consistorio actual. Así aludió a los nueve concejales imputados del PP en el Ayuntamiento que, dijo, “no sufrieron ayer [por el miércoles] el menor sonrojo ni la más mínima vergüenza para presentarse al Debate del Estado de la Ciudad, donde abordamos el presente y el futuro de València. Ellos no son ningún futuro, ni tampoco deberían ser presente: deberían haberse marchado a su casa hace mucho tiempo, cuando las primeras evidencias de sus delitos salieron a la luz pública”, comentó. 

De hecho dijo que los nueve concejales del PP imputados por supuestamente haber cometido blanqueo capitales para “ese PP que presumiblemente hizo trampas durante todas las elecciones desde el 2007 hasta la actualidad” no tienen “ninguna credibilidad ante la ciudadanía ni ante un ayuntamiento respetable como el de València”. “Su desfachatez es solamente comparable a la de su máxima dirigente de partido en la Comunitat Valenciana, Isabel Bonig, que continúa amparando la corrupción y continúa ensuciando así el buen nombre de València”, añadió. “Esa desfachatez también es absolutamente atribuible a Mariano Rajoy Brey, máximo responsable de un partido que no duda en abrir sus puertas a los imputados por corrupción, como hizo en su última convención celebrada en València”, en alusión a la reciente reunión de la interparlamentaria del PP en València.

Ribó cargó las tintas y concluyó calificando al PP de “presunta máquina de delinquir, un grupo organizado para desviar ingresos que debían haber ido a las arcas públicas, de todos los valencianos, pero que en realidad se destinaron a autofinanciarse, según se desprende de los informes policiales y de los autos de los jueces que,  uno tras otro, no dudan ni un instante en apuntar a los que un día se mofaron de los valencianos con sus negocios sucios”.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email