X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

el tripartito pidió que los ediles imputados dejaran el acta

Rita Barberá, protagonista del primer Debate de Estado de la Ciudad

21/09/2016 - 

VALENCIA. Hacia tiempo –concretamente más de dos décadas desde que la anterior alcaldesa de Valencia lo suprimiera– que no se celebraba un encuentro como el de este martes en el hemiciclo del Ayuntamiento de Valencia: el Debate del Estado de la Ciudad. Y se notaba. Se notaba en las ganas que tenían los representantes políticos de salir a defender lo que habían hecho en todo un año en la Casa Consistorial, de describir cómo se encuentra Valencia después de un año del cambio político, pero también de echar la vista atrás para hacer comparaciones y numerosas referencias al anterior gobierno local de Rita Barberá, quien, pese a su ausencia, estuvo presente en los discursos de los tres grupos que forman el tripartito y fue protagonista involuntaria de buena parte de la sesión. 

VER FOTOGALERÍA

La afluencia de medios de comunicación y de público en las gradas ya denotaba que no era un acontecimiento asiduo. De hecho, se habilitó una pantalla gigante en el salón contiguo al hemiciclo (el Salón de Cristal) para que desde allí se pudiera seguir también. Y entre los asistentes, no solo la presencia de representantes de asociaciones de vecinos y comerciantes era novedosa –quienes posteriormente tendrían además un espacio en el debate para intervenir– sino que tampoco pasó inadvertida la asistencia del que hasta hace apenas unas semanas formaba parte del grupo socialista en el Ayuntamiento, Joan Calabuig.

El encargado de dar el pistoletazo de salida, el alcalde Joan Ribó, no se saltó ni una coma de su guión, comprensible quizá por la responsabilidad que conlleva ser el encargado de iniciar el mismo después de tantos años. Durante una intervención de una hora, el edil explicó la línea de acción política que durante este año ha seguido su equipo de gobierno y la gestión que llevarán en lo que queda de legislatura. 

Empezó con los temas más polémicos que en los últimos meses han salpicado negativamente al ayuntamiento, IBI y horarios comerciales. No sin antes dejar claras dos ideas: que rescatar este tipo de foros supone una "recuperación democrática que nunca debería haber faltado" en la que decía no tener miedo a participar y que los concejales de las tres formaciones políticas que forman el equipo de gobierno, hablan entre ellos. "Además de hablar con la gente del barrio, también nos hablamos entre nosotros", señaló.

Respecto a los horarios comerciales, el alcalde volvía a describir el proceso que desde el ayuntamiento se había llevado a cabo. Crearon el Consell Local de Comerç y en él se aprobó reducir de cinco a dos zonas de afluencia turística, pero son "los problemas de tramitación en la Generalitat los que han dejado el asunto en una situación de impasse jurídico" que no obstante, esperan que se resuelva con rapidez. Y recalcaba que ellos habían puesto todo de su parte para llegar "a un acuerdo que beneficie, sobre todo, a los pequeños comercios y a la vez a los trabajadores de grandes superficies".

Del IBI insistía en el argumento de que es el mismo que se aplica y se ha aplicado a todas las ciudades españolas, el 4% para aquellos que tengan un valor catastral de más de 250.000 euros. Y añadía que "Valencia clamaba a gritos una gestión eficaz y eficiente" que su gobierno estaba llevando a cabo y que evidenció citando algunos ejemplos como la reducción en el plazo del pago a proveedores a 5,5 días y de la deuda en 71 millones de euros, la congelación del IBI a las familias y la lucha contra el fraude fiscal.

Más tarde, hacía un repaso por todas las concejalías con los correspondientes proyectos que está llevando el Govern de la Nau. Educación con XarxaLlibes de manera conjunta con la Generalitat y Diputación; el incremento de presupuestos en la limpieza de la ciudad; el Plan de Eficiencia Lumínica del medio ambiente; la remodelación de las líneas de EMT, peatonalización del centro histórico, la incorporación de la ciudad a la Red de Ciudades por la Bicicleta o la entrada gratuita de los menores de 10 años en referencia a la concejalía de Movilidad Sostenible; la celebración de que "por fin" exista una concejalía de Agricultura y un largo etcétera que pasa por Innovación, Transparencia, además de Policia Local, Memoria Histórica o mejoras en el personal del ayuntamiento.

Ribó tuvo sus momentos cumbre, como cuando defendió que mientras él sea alcalde no se cerraría la EMT, en referencia a la exigencia de Cristóbal Montoro, porque "se ha acabado el tiempo de la sumisión del partido de turno y a los intereses personalistas". 

Y en este sentido, pidió al portavoz del PP en el Ayuntamiento, Eusebio Monzó, que su partido actúe con los ediles imputados en la operación Taula. "Las personas imputadas por casos de corrupción tan graves, con grabaciones tan horribles y escandalosas donde se habla de la impunidad para delinquir, se han de ir a casa. O lo hacen ellos, o lo hace su partido. Pero actúen ya", rogó el alcalde.

Una petición que estuvo presente en todo el debate, concretamente en el discurso de los tres portavoces de los grupos que forman el gobierno municipal –Sandra Gómez (PSPV), Pere Fuset (Compromis) y Jordi Peris (València en Comú)-, pues los tres pidieron que los concejales renunciaran al acta. Fuset incluso llegó a señalar que veía "a nueve Rita Barberá" en la bancada popular.

La presencia de una ausente, Rita Barberá

Ninguno de los tres partidos que forman el actual equipo de gobierno municipal dejaron de hacer mención a la que fuera durante 24 años la alcaldesa de Valencia. Y es que, si la agenda judicial marca la acción política del PP como señalaba hace unas semanas el presidente de la gestora del PP Luis Santamaría en una entrevista a Valencia Plaza, también está presente en los discursos políticos. 

Así, el Debate del Estado de la Ciudad de este martes no sólo estuvo salpicado por las peticiones de PSPV, Compromís y València en Comú de que los ediles imputados renunciaran al acta, sino también por las menciones de estos grupos a la coyuntura en la que se encuentra Rita Barberá.

Situaciones y argumentos que ya estuvieron presentes en los discursos de la pasada semana en el Debate de Política General en Les Corts y que en ocasiones llegaron a eclipsar, como también sucedía este martes, las propuestas de los nuevos gobiernos local y autonómico. 

El debate de la oposición

Intervino posteriormente Fernando Giner (Ciudadanos), que llegó a convertirse en oposición incómoda cuando tensó el debate al sacar a colación las contrataciones de InnDEA o el "lapsus" que la pasada semana tuvo el alcalde con el concepto de pyme. "Cuando una pyme factura un millón de euros no le dan por ello una plaza en el IBEX-35, señor Alcalde, por lo menos infórmese", aseguró. Y, pese a ratificarle que su partido le apoyaría ante los nuevos retos de futuro, le avanzó que su grupo le iba a exigir mayor liderazgo y gestión.

Más tarde su discurso volvió a la retórica habitual de Ciudadanos que pone el acento en la "ideología radical" del alcalde e invitaba a los socialistas, consciente de las pugnas recientes en materia de competencias, a que abandonaran su compañía. Asimismo, afeó que el equipo de gobierno no hubiese cumplido 21 de los 36 acuerdos a los que llegó el Govern de la Nau, a lo que Ribó contestó complaciente que le enorgullecía esos datos porque estaban planteados para ser acometidos en un plazo de cuatro años y esos resultados, por tanto, resultaban positivos.

Por su parte, el portavoz del grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Valencia, Eusebio Monzó, hizo hincapié en "la división" del equipo de gobierno aunque sus componentes "se empeñen" en defender su unidad. Y para reforzar su discurso ejemplificó cómo se había estructurado hasta el momento el debate, pues no participaron "como un equipo de gobierno" único, sino "como grupos, como tres partidos separados y con tres voces diferentes". En este sentido, es conveniente señalar que tras el discurso del alcalde, intervinieron -por este orden- Jordi Peris como portavoz de València en Comú, la portavoz socialista Sandra Gómez y finalmente Pere Fuset como portavoz de Compromís -aunque este último lo hizo tras el discurso de Giner-.

El protagonista del debate

Pero el punto álgido de la cita no lo protagonizó ningún portavoz. El protagonista del día fue Francisco Javier Terrádez Amado, quien en el turno de Eusebio Monzó bramó "fuera corruptos" e interrumpió el pleno desde el palco reservado para el público. Después de que Sandra Gómez, que en ese momento se hallaba moderando el debate, le invitase a abandonar la sala, el portavoz del PP continuó. Pero volvió a ser interrumpido cuando, desde el mismo sector del público, comenzaron a llover sobres al hemiciclo.

"Faltaría más que no respeten el turno de palabra de las personas que han sido elegidas democráticamente. Si no van a respetarlo, abandonen la sala y síganlo desde fuera", manifestó Gómez. Así, hasta en dos ocasiones Monzó tuvo que recomponer su discurso. Razones por las que posteriormente el portavoz de Compromís, Pere Fuset, se dirigió en el turno de réplica al portavoz independiente y le transmitió la solidaridad de su grupo.

"No quisiera empezar sin denunciar que, aparte de que hoy tenemos una anomalía democrática por tener nueve concejales imputados en la bancada popular por corrupción, hoy se ha producido otra. Una parte del público ha impedido el correcto funcionamiento del discurso de Eusebio Monzó y le traslado nuestra solidaridad. En Compromís igual que estamos comprometidos con la lucha contra la corrupción, exigiremos el máximo respeto a todos los representantes políticos elegidos democráticamente", afirmó.

No obstante, esta solidaridad se volvió en su contra cuando Monzó agradecía las disculpas pero pedía que se dejaran de producir este tipo de actos ya que esta no era "una persona del público cualquiera, es una persona que iba de número 20 de su lista" manifestó el portavoz independiente. "Esta persona cada vez que estamos en la junta de distrito de Ruzafa, hace espectáculos como los que ha hecho hoy  y peores", añadía. Momento tras el cual Sandra Gómez miraba a Fuset y mostraba su incomodidad ante esta acusación a su socio de gobierno.

Cabe señalar que Terrádez Amado presentó su candidatura a las Primarias de Compromís por Valencia y figuraba como número 20 en las listas en las pasadas elecciones de mayo de 2015. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email