X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

viajamos a...

Roma, donde la Historia se detuvo

Todos los días del año son buenos para disfrutar de la ‘ciudad eterna’, pero la Navidad añade un plus

22/12/2017 - 

VALÈNCIA.- La Navidad saca lo mejor de Roma. Diciembre es un momento excelente para redescubrir o conocer por primera vez los secretos de esta ciudad amante de las tradiciones y donde la historia se revela en cada rincón. Ya sea a los pies de los árboles navideños en la plaza de San Pedro o en lo alto de la Piazza di Spagna, entre los escaparates de lujo de la Via dei Condotti o burlando el frío desde la calidez de una trattoria, la capital italiana se muestra especialmente seductora cuando el año apura sus últimos días.

Planificar el abordaje de tamaña acumulación de iglesias, plazas, palacios, fuentes o mercados con la pretensión de abarcarlos en su totalidad solo conducirá a la frustración. Lo más sensato es dejar a un lado el plano y guiarse por el instinto porque, si algo garantiza Roma, son inesperados encuentros con el arte y la historia. Elija sus imprescindibles —San Pedro, Museos Vaticanos, Coliseo, Foro y Palatino, el Trastévere, Villa Borghese...— y permita que el resto vaya fluyendo. Para comenzar, resulta útil dividir la ciudad en zonas con el Tíber como referencia. Al oeste, el Vaticano y el siempre animado Trastévere. Al este, el centro histórico, joya del barroco, desde la Piazza Navona y el Panteón hasta la Fontana di Trevi; el eje que va desde la Piazza del Popolo hasta la Piazza di Spagna; y al sur, la Roma Antigua.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Un paseo básico por lo esencial de la capital italiana podría arrancar en la que durante la época del Imperio fue la puerta de entrada a la ciudad, la Piazza del Popolo. De ella parten las tres principales arterias del casco histórico: la vía di Rippeta, la vía del Babuino y la comercial vía del Corso, que conecta con la Piazza de Venezia y el imponente Altare della Patria. Este peculiar tridente confluye en la plaza por los costados de dos iglesias gemelas, la de Santa María dei Miracoli y la de Santa María in Montesanto, diseñadas por el arquitecto Carlo Reinaldi y terminadas a finales del siglo XVII por Bernini. En el centro, destaca el enorme obelisco Flaminio de 24 metros, el más antiguo de la ciudad. Desde aquí puede escoger entre ascender hasta los jardines y la galería de la Villa Borghese —una de las pinacotecas más importantes de Italia y una visita imprescindible para amantes del arte junto a los Museos Vaticanos— o descender por el tridente para adentrarse en el auténtico corazón de la ciudad.

* Lea el artículo completo en el número de diciembre de la revista Plaza 

Noticias relacionadas

viajamos a...

Ecuador, encanto colonial

Por |  - 

Volcanes, selva amazónica, pueblos indígenas y encanto colonial hacen de Ecuador un destino ineludible en Sudamérica

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email