X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

viajamos a...

Sintra, un ventanal al Atlántico

La bella y misteriosa capital lusa del romanticismo es el balcón desde el que Portugal se asoma al Atlántico

14/07/2018 - 

VALÈNCIA.- A medio camino entre el encanto decadente de Lisboa y la inmensidad del océano Atlántico se despliega el rincón más mágico y misterioso de Portugal. El conjunto de palacios y castillos rodeados de bosques que integran el Parque Nacional de Sintra, la capital del romanticismo portugués, forma parte del Patrimonio de la Humanidad y es una excursión imprescindible desde la capital lusa, un complemento perfecto de mitos y leyendas que durante siglos fue el lugar de retiro estival de los monarcas portugueses.

Construido a mediados del siglo XIX por Fernado II (rey consorte de Portugal), sobre los restos de un antiguo monasterio de jerónimos, el Palacio da Pena es el más popular de Sintra junto a la Quinta da Regaleira. Está asentado en la cima de la colina más elevada de la población y rodeado de jardines. A medida que se asciende por las cuestas que conducen a la entrada, las torres y almenas de este palacio se revelan ante los ojos del visitante como una fantasía multicolor de eclecticismo arquitectónico. Una verdadera joya del romanticismo por la que cada año pasan más de tres millones de visitantes y que recuerda inevitablemente al Castillo de Neuschwanstein en Múnich, también conocido como el del Rey Loco.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Tras atravesar el arco de la entrada y llegar hasta la explanada principal es inevitable fijarse en el pórtico alegórico de la creación del mundo, coronado por una figura de Tritón en piedra de aspecto amenazante. La fachada principal, chapada por completo con ladrillos decorados con motivos geométricos, contrasta con las torres y garitas pintadas de un rojo y amarillo intenso que delimitan la Terraza de la Reina, el mejor punto desde que observar en conjunto la arquitectura de este palacio de cuento.

* Lea el artículo completo en el número de julio de la revista Plaza 

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email