X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

viajamos a...

Sri Lanka, una isla ocho veces Patrimonio de la Humanidad

Interminables playas vírgenes, ruinas budistas milenarias y una exuberante diversidad natural convierten esta isla en un destino de ensueño 

21/01/2017 - 

VALENCIA.- La antigua Ceilán es una tierra agraciada. En una extensión algo menor a la de Castilla-La Mancha, esta isla con forma de lágrima frente a las costas del extremo sureste de la India despliega una diversidad natural propia de todo un continente. Nada menos que ocho lugares declarados Patrimonio de la Humanidad y otros tantos parques nacionales donde los safaris permiten observar especies únicas en el planeta constituyen poderosas razones para dejarse seducir por este fascinante destino. Tras cerrar las heridas de la guerra civil y la destrucción del tsunami de 2004, cada vez más viajeros la visitan atraídos por las icónicas imágenes de campos de té de las tierras altas o por los kilómetros de playas todavía vírgenes donde la selva se une con las aguas del Índico. 

Ese crecimiento turístico está acelerando los cambios en Sri Lanka. Enormes complejos hoteleros comienzan a afear algunas playas del sur, mientras en varias localidades de la región montañosa los síntomas de saturación son evidentes. Es la consecuencia de un crecimiento desmesurado de la oferta turística no regulada que busca hacer negocio al calor de la ola de visitantes y que amenaza con alterar la esencia de un pueblo cálido y acogedor. Por eso, el momento de poner rumbo a la antigua Ceilán es ahora.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

El punto de llegada habitual a la isla es el aeropuerto internacional de Bandaranaike, a 30 kilómetros al norte de la capital, Colombo. La ruta natural conduce hasta Kandy, capital histórica y espiritual de la isla. Desde allí se puede acceder con facilidad tanto al triángulo cultural que forman las tres capitales históricas de la isla, en las calurosas y húmedas llanuras del norte, como a las tierras altas, dominadas por el clima fresco y salpicadas por campos de té que se extienden más allá de donde alcanza la vista.

(Lea el artículo completo en el número de enero de la revista Plaza)

Noticias relacionadas

viajamos a...

El norte de la India

Por |  - 

El Taj Mahal, obra maestra del arte musulmán, es el principal reclamo del conjunto de fuertes y palacios repartidos por Delhi, Agra y Jaipur como evocación de un esplendoroso pasado

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email