X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

grand place / OPINIÓN

¡Todos contra Maduro!

1/08/2017 - 

No. No me he equivocado de foto para ilustrar esta modesta columna de opinión, la mía. Hoy que el mundo entero se revuelve contra Maduro, a mí quien me preocupa es Polonia y la deriva autoritaria de su gobierno. Miles de polacos salen a la calle desde hace más de un año, escandalizados por las decisiones antidemocráticas del partido ultraconservador Ley y Justicia, presidido por el ex primer ministro Jarosław Kaczyński.

Y por aquí es por donde han comenzado a cambiar las bases democráticas de este país comunitario, por la ley la justicia. Con miles de ciudadanos polacos en la calle protestando por las medidas antidemocráticas de su Gobierno, desde hace más de un año, el pasado viernes publicó las reformas que afectan a la edad de jubilación de los jueces discriminando a las mujeres, y al poder judicial, con la elección directa de los jueces por el Ministro de Justicia. Bruselas no ha tardado en responder y ese mismo día iniciaba un procedimiento de infracción previsto en el artículo 7 del Tratado de la Unión Europea, que dejaría a Polonia sin voto en el Consejo de Estado.

Pero viene de lejos. Hace exactamente un año, la Comisión Europea ya le dio un toque de atención, amenazando con el mismo artículo 7. En aquél momento, acababa de interferir en la independencia del Tribunal Constitucional modificando su composición. Y no sólo eso, también llevó a cabo una purga de periodistas sospechosos de ser de izquierdas en los medios estatales, para acallar voces contrarias a su gestión. Bueno, esto de las llamadas telefónicas y las listas negras de periodistas también nos suena en Valencia, de la época dorada del Partido Popular al mando de la Generalitat. 

Pero seguimos con Polonia, el país de la Unión Europea que, entre sus 28 miembros, recibe más dinero para su crecimiento económico y la cohesión social. Nada menos que 100.000 millones de euros tiene presupuestados Bruselas entre 2014-2020. Y digo yo que, en lugar de dejarle sin voz en el Consejo Europeo, ¿por qué no le deja sin euros? Su Primera Ministra Beata Szydlo no parece hacerle ascos al dinero que llega de la Unión, pero sí a sus valores, que pretende cambiar.

Una semana después de que el Reino Unido decidiera su salida de la Unión, el ministro polaco de Asuntos Exteriores, Witold Waszczykowski, se erigió en líder de un supuesto grupo de países europeos “que buscan la renovación de la Unión Europea”. Incluso se atrevió a anunciar la presentación de un paquete de propuestas en este sentido. Entre sus compañeros de viaje: la República Checa, Eslovaquia, Hungría…

De estos países también nos llegan aires neofascistas. Porque, como las protestas en Venezuela, vienen de largo. También hace un año, este grupo de países, el grupo más numeroso que accedió en bloque a la Unión Europea en 2006, se rebelaron contra Bruselas. Se negaron a recibir refugiados durante la crisis que asolaba las costas de Grecia y de Italia. No sólo se trataba del compromiso moral y de solidaridad con el resto de países “hermanos” del Mediterráneo, también se trataba de asumir las obligaciones jurídicas adoptadas por el Consejo Europeo, es decir por el órgano representado por los Estados miembros. Europa no consiste sólo en recibir fondos, es hora de que todo el mundo contribuya”, dijo entonces la Comisión Europea.

Pero, además, habría que recordarles que ya hace tiempo que dejamos de ser una Comunidad Económica exclusivamente. Y que ahora no sólo nos repartimos dinero, sino también valores. Y estos pasan por la división de poderes, y por los principios de legalidad, igualdad y fraternidad. Parece que Montesquieu pasó de largo por Polonia. En cuanto a Venezuela, creo que no le venía de paso…

Noticias relacionadas

al otro lado de la colina

La Europa invertebrada

En Bulgaria da la impresión de haberse producido otra puesta en escena de la falta de voluntad e impulso para mantener el proyecto europeo, que esperemos no sea sólo falta de capacidad y altura de los líderes allí reunidos.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email