X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 20 de octubre y se habla de ley de vivienda TEMPE inditex AEROPUERTO DE MANISES
GRUPO PLAZA

DIRECTOR GENERAL DE ADMINISTRACIÓN LOCAL

Toni Such: "Cuando eliges a alguien por primarias debes poner elementos de control que imposibiliten que sea Dios"

13/11/2016 - 

VALENCIA. El director general de Administración Local de Presidencia de la Generalitat, Toni Such (Valencia, 1963), ostenta además el cargo de presidente del PSPV en la provincia de Valencia. Un puesto importante que además adquiere cierta relevancia en la situación actual, cuando el secretario general en este ámbito, José Luis Ábalos, ha manifestado públicamente su posición favorable a Pedro Sánchez y al 'no es no' a Mariano Rajoy, una posición contraria a la cúpula del PSPV liderada por Ximo Puig.

De hecho, días atrás la dirección provincial del partido publicó un comunicado en el que se anunciaba una resolución en la que se reivindicaba la celebración inmediata del congreso extraordinario del PSOE. Unos hechos que generaron cierta tensión interna al considerar que lo aprobado distaba en cierta medida de lo publicado posteriormente. Sobre esto y otras cuestiones del partido Toni Such habló para Valencia Plaza.

-Usted es el presidente del PSPV de Valencia, ¿hubo confusión en la resolución aprobada acerca del congreso extraordinario del PSOE?
-No hubo confusión. Había una cuestión clara, y es que el secretario general (José Luis Ábalos) es un importante colaborador de Pedro Sánchez, eso lo sabe todo el mundo. Lo que pasó es que un compañero de la Ejecutiva Provincial sacó una propuesta de resolución que no hablaba bien de la gestora y acordamos que se aprobaba nada más que un punto, el de solicitar a la gestora que convocara un congreso con la mayor brevedad posible para normalizar la situación orgánica del partido. Solo eso. Luego salió una nota de prensa que no decía eso, sino que no se valoraba la legitimidad de la gestora…. Y ahí es donde hubo un problema real, porque no se corresponde lo que tú transmites con lo que se aprueba.

Toni Such durante la entrevista con Valencia Plaza. EVA MÁÑEZ

-De todas maneras, ¿usted opinaba que la abstención para que gobernara Rajoy era el único camino en este proceso?-No, yo no opino eso. Siempre que se me ha preguntado he dicho que yo quería elecciones: creía que podíamos ir con fortaleza a un proceso electoral. De todas maneras debo reconocer que en este tiempo se han generado dudas y que, tal vez, los compañeros que apostaban por la abstención hayan acertado. Sobre todo porque yo no dudo de quienes la apoyan lo hagan por el bien del partido. También es cierto que la inmensa mayoría de la gente de fuera del PSOE con la que yo he hablado no quería celebrar elecciones, esa era la situación. Al final, en un caso como este no puedes saber nunca qué es bueno y qué es malo. Ahora ya no caben las dudas, porque se ha tomado una decisión y hay que respaldarla.

-Y en cuanto a la corriente para celebrar un congreso extraordinario de inmediato, ¿conviene someter al partido a esta prueba ahora o es mejor dejar un periodo de reflexión?
-Es evidente que en momentos de alteración no se puede aprobar ni valorar, por lo que conviene un proceso de serenidad y tranquilidad en el que se pueda razonar. Hacer un congreso para elegir a un secretario general porque sí no tiene sentido, sobre todo porque hemos estado sometidos a unos vaivenes ideológicos y políticos tremendos. Pedro Sánchez ha pasado desde el intento inicial con Podemos, al acuerdo firmado con solemnidad con Ciudadanos, hasta… en fin. Hay que reubicar el pensamiento y definir claramente la posición política del partido. Y acabar con los vaivenes que Pedro nos había traído en los últimos meses. Lo último ya fue la entrevista con Jordi Évole: un poco más y ya era independentista catalán. Eso no es posible en un partido serio, en un partido como el PSOE. No podemos ir de un lado a otro, de un espectro político al otro, en función de circunstancia de poder. Tienen que ser circunstancias ideológicas que comporten seriedad en el discurso. 

-Entonces, ¿cuál es la solución que pide para el PSOE para empezar a detener esos vaivenes?
-La situación en gestora es anómala, por lo que hay que ir hacia un congreso. Lo único que digo es que los ánimos se deben serenar, no convocarlo para elegir un secretario general y ya está, porque eso no nos aporta nada. Tenemos que abrir un debate político e ideológico importante, de posicionamiento en la sociedad, de dar una respuesta a lo que ha pasado. ¿Has visto lo de Estados Unidos ahora? Es una evidente desconexión entre lo que es la política y los ciudadanos, que no se creen ya que sirva para nada. Tenemos que hacer una reflexión con seriedad y afinar mucho en el análisis, a veces no lo hacemos y cogemos solo los trazos gruesos. Hay que hablar y saber qué está pasando en la calle. Por tanto, tenemos que hacer un congreso de deberes, no un congreso para elegir a uno. Y sobre todo, replantearnos un tema en el que nosotros como partido hemos sido muy avanzados, que es el de las primarias abiertas para que todos los militantes puedan votar.

El director general de Administración Local posa antes de la entrevista. EVA MÁÑEZ

-Bueno, Pedro Sánchez fue elegido en primarias abiertas y tampoco le ha ido demasiado bien...
-La gente tiene que entender que cuando tú eliges a alguien por primarias tienes que ponerle unos elementos de control que imposibilite que el elegido sea Dios. Eso de que solo puedan derogarlo los militantes es casi como la Revolución Francesa y provoca que el Rey acabe en medio de la plaza con la cabeza cortada. El partido debe tener instrumentos de control. Yo soy del pensamiento de Montesquieu, de la división de poderes, de que los poderes se controlen entre sí para que nadie pueda abusar. Por tanto, que los militantes hablen, aquí se hizo además en abierto cuando elegimos al president Puig. Tienen que votar militantes y simpatizantes, tiene que haber un nuevo secretario y un corpus ideológico y político que nos dirija hacia el futuro para que este partido tenga más presencia y sea relevante en el ámbito de España. 

-Desde la Comunitat, ¿conviene mantener una postura crítica con el Gobierno de España o ha llegado el momento de mostrarse más colaborativos y tender puentes a fin de lograr las reivindicaciones valencianas que se vienen arrastrando?
-Todo depende de la actitud del Gobierno de España respecto a la Comunitat. Hay una realidad en la que están de acuerdo todos los especialistas, los empresarios, los políticos… Estamos infrafinanciados. No se nos reconoce lo que aportamos y tenemos una renta per capita por debajo de la media, una renta de financiación por debajo de la media. Partiendo de esta situación, el Gobierno tiene que dar un paso. Y si no lo dan, nuestra obligación es redoblar los esfuerzos y la crítica para que eso sea posible.

-Su hija Maria Such también es directora general en el Gobierno valenciano. ¿Qué se siente teniéndola ya en el mismo rango que usted pese a su juventud?
-Mucho orgullo. Maria es una persona superformada y preparada, y tiene un nivel de conciencia social que es digno de admirar. A veces tenemos visiones distintas, porque venimos de generaciones diferentes y los años marcan distancia. Pero eso te permite ver cómo evoluciona la gente joven, mucho más potente que los que estamos ya en una cierta edad.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email