X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 21 de octubre y se habla de ley de vivienda TEMPE inditex AEROPUERTO DE MANISES
GRUPO PLAZA

son los mismos que pidieron personarse en la causa por fraude fiscal

Tres exsocios de Eresa se querellan por estafa en la venta de sus acciones a los Saus

Foto: GUILLERMO LUCAS
1/08/2017 - 

VALÈNCIA. La empresa Exploraciones Radiológicas Especiales (Eresa), controlada por Vicente Saus y sus hijas, sigue teniendo que dar explicaciones judiciales. Tres exsocios de la mercantil han presentado una querella por estafa que se está instruyendo en el Juzgado de Instrucción número 5 de València, cuando aún no se ha cerrado definitivamente la causa penal por presunto fraude fiscal, sobreseída provisionalmente en el Juzgado de Instrucción número 15. 

Se trata de los mismos exsocios que intentaron personarse en la causa por fraude fiscal de Instrucción 15 poco después de archivarse, lo que ha motivado que esta instrucción no esté del todo cerrada al haber recurrido estos afectados ante la Audiencia Provincial de Valencia contra la negativa del juez a la personación.

Según han informado fuentes cercanas a la investigación a Valencia Plaza, el motivo de la querella es una presunta estafa perpetrada por el accionista mayoritario, Vicente Saus, a los querellantes cuando le vendieron sus acciones en Eresa –rebautizado como Grupo Ascires–, líder de diagnóstico por imagen en la Comunitat Valenciana.

Explican estas fuentes que los querellantes acusan al empresario de haber pagado un precio por acción menor al real de la compañía y que, para ello, se falsearon los datos contables de la empresa. Para precisar este extremo, desde el juzgado se solicitó una prueba pericial contable de Eresa que ha determinado que con la información contable aportada por la propia empresa el precio de cada acción era ajustado al precio de mercado, lo que implicaría que no hay motivo para la querella. 

No obstante, las mismas fuentes aseguran que "todavía quedan varias cuestiones procesales por resolver y, por tanto, aun no se ha tomado la decisión sobre si citar o no a los denunciados a declarar en calidad de investigados".

Por ejemplo, los exsocios creen que las declaraciones del propio Saus y de varios socios en Instrucción 15, que investigó y archivó un presunto fraude fiscal y de subvenciones, así como las periciales realizadas en ese otro juzgado, podrían servir de prueba, ya que Saus admitió que había desviado dinero a una sociedad participada al 100% por él, aunque negó que fuera para defraudar a Hacienda. El fiscal dio por buena esa argumentación y el juez sobreseyó provisionalmente la causa, pero en el auto de archivo ya apuntaba que podría haberse producido un delito societario, perseguible solo a instancia de parte.

El problema para los exsocios es que, según las mismas fuentes, para tener acceso a las declaraciones presuntamente autoinculpatorias de Saus no han elegido el camino correcto, ya que en lugar de solicitar al juez que instruye la querella que reclame dichas declaraciones a Instrucción 15 han decidido pedir la personación en dicho juzgado que archivó la causa.

Tanto el juez como el fiscal se han opuesto a ello, y los tres exsocios han recurrido a la Audiencia Provincial. Con pocas posibilidades, según fuentes judiciales, que sostienen que "es muy raro que traten de personarse en un procedimiento archivado y del que no son parte cuando con solo pedirlo al juzgado de su querella se habría solicitado la información que falta y que, supuestamente, podría apuntalar su querella".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email