X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

Los pagos constan en un informe de la agencia tributaria del sumario del 'caso innova'

Un alto cargo de la sanidad pública catalana cobró 170.000 euros de Eresa

10/08/2017 - 

VALÈNCIA. El grupo valenciano de resonancias magnéticas Eresa, controlado por la familia Saus y que recientemente ha cambiado su marca por la de Ascires, abonó 170.000 euros a un alto cargo de la sanidad pública catalana y antiguo asesor del expresidente de la Generalitat, Artur Mas.

El pago de esta cantidad aparece en un informe de la Agencia Tributaria incluido en el sumario del caso Innova, una macrocausa dividida en varias piezas con más de medio centenar de investigados por un caso de presunta corrupción vinculado al grupo municipal de empresas de Reus Innova.

Según publicó El País, el expresidente del Instituto Catalán de la Salud (ICS), Josep Prat, ocultó a la Generalitat que estuviera recibiendo pagos de un importante proveedor sanitario. Durante el año anterior a su nombramiento en el ICS, en enero de 2011, Prat habría cobrado 142.240 euros de Eresa. Solo un mes después de ser situado al frente del ICS, Artur Mas lo fichó como asesor sanitario.

Esta circunstancia no varió la situación, ya que el directivo aún siguió ingresando algo más de 7.000 euros de la firma de radiodiagnóstico valenciana durante cuatro meses más, según refleja el citado medio a partid del informe de la Agencia Tributaria.

La vinculación de Eresa con la sanidad catalana viene a través de Cetir, un equipo médico catalán especializado en el diagnóstico por la imagen y la medicina nuclear integrado en el grupo de Vicente Saus. Cetir presta servicio en diez clínicas y hospitales tanto públicos como privados de Cataluña y posee una red propia de centros asistenciales en Barcelona, Espluges, Girona, Tarassa, San Cugat del Vallés, L’Hospitalet de Llobregat, Badolona y Mataró.

Eresa canalizó los pagos al presidente del ICS a través de su filial Sun Chiz. Esta fue una de las sociedades interpuestas a las que Eresa subcontrató algunos trabajos para los que no tenía estructura, un entramado societario por el que la firma fue investigada por presunto fraude a la Agencia Tributaria. No obstante, el caso fue archivado al dar por buena la Fiscalía la explicación del propio Vicente Saus, quien declaró que el uso de empresas interpuestas que facturaban en Eresa era una treta para "encubrir" una remuneración hacia su persona. Ante esta circunstancia, tres exsocios de Eresa han acudido al juzgado para denunciar un presunto delito societario, por lo que el caso sigue abierto.

Según un portavoz de Eresa citado por El País los pagos de Eresa al directivo de la sanidad pública catalana respondían a "contratos de asesoría por las gestiones hechas por el señor Prat para que Eresa pudiera entrar en el mercado de la República Dominicana".

El mismo medio detalla que Prat tenía acceso a información que podría ser valiosa para Eresa y su filial Cetir sobre todo la relacionada con la empresa pública Instituto de Diagnóstico por Imagen (IDI), cuya venta o apertura al sector privado fue barajada durante esa legislatura, y Cetir habría sido una de las aspirantes a entrar en ella.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email