X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

GRAND PLACE / OPINIÓN

Un lugar para un héroe

18/07/2017 - 

“En un mundo sin gas… Donde cada hombre existe para sí mismo. Donde no hay lugar a dónde ir. Donde todo lo que queda es una sola oportunidad… Éste es el lugar para un héroe”. Así comenzaba Mad Max (2), con un Mel Gibson espectacular en sus carreras imposibles por el desierto, buscando ga-so-li-na -por favor, poner acento anglosajón-. Y éste es el escenario que se dibujaba entre líneas en el curso de verano de la Universidad Politécnica de Cartagena, que se ha celebrado hace unos días en esta cálida y colonial ciudad del Mediterráneo que acaba de descubrir un anfiteatro romano bajo sus cimientos.

Tampoco hay por qué alarmarse, pero el panorama no resulta nada halagüeño cuando se enciende la mecha de la seguridad energética, que es de lo que trataba este curso patrocinado por la Región de Murcia, el Ministerio de Defensa, el Puerto de Cartagena, la Federación de Asociaciones de Ingenieros Industriales de España y una curiosa empresa española que, bajo el nombre Black Bull Group, garantiza la seguridad de las fuerzas armadas en puertos y aeropuertos internacionales.

El por qué de la guerra en Siria, las nuevas alianzas entre China y Rusia, los miedos del presidente Trump, las amenazas de Arabia Saudita a su hermano pequeño, Qatar. Todo esto nos lo han explicado en el Curso 'Seguridad energética y medioambiental: Una preocupación de todos', título bajo el que han pasado un importante número de expertos en el campo de la energía, la seguridad y el medioambiente. Y en verdad que es una preocupación, porque bajo este trinomio se esconden las nuevas y no tan nuevas guerras que sacuden el mundo y nuestros corazones…, también la de Mad Max (2) —insisto en la (2) porque es con la que aluciné de adolescente en la gran pantalla—.

Lo predijo hace más de 30 años el diputado comunista canario Fernando Sagaseta. Durante la transición, pasó por Valencia para dar una charla a un grupo minoritario y radical, entre los que me encontraba —también como buena adolescente de la época—. De letras de toda la vida y profana de las ciencias, salí asustada pensando que en el año 2000 ya no iba a quedar agua. Lo que en realidad nos dijo el visionario Sagaseta fue que en esa época el agua se vendería a precio de vino dada su escasez y a la ausencia de políticas medioambientales. Casi, pero al revés. Es el vino el que se vende a precio de agua.

Y en esta línea nos encontramos cuando hace casi dos años, durante mi época en el gobierno de la Generalitat Valenciana, el Director General del Agua, Manuel Aldeguer, vino a mi despacho suplicando dinero de Bruselas  —aunque yo no era la de los fondos…— porque necesitaba ejecutar el trasvase Júcar-Vinalopó y no tenía los millones de euros necesarios para su canalización, la que el anterior gobierno del Partido Popular había dejado pendiente. Un año después, Aldeguer organizaba un Congreso en Valencia auspiciado por la Conferencia de Regiones Periféricas Marítimas, en la que la Generalitat Valenciana lidera el grupo Agua y Energía de la Comisión Inter-Mediterránea, junto con Rabat. La gestión eficiente del agua a través de las energías renovables está entre sus conclusiones, fruto del encuentro de importantes stakeholders, como se dice ahora: expertos, empresarios, científicos…

Y esto es lo que hemos encontrado en Cartagena, las voces más autorizadas en el campo de la geoeconomía, la energía, la seguridad y la política medioambiental. Bajo la dirección del coronel Ángel Gómez de Ágreda, analista del Ministerio de Defensa Español, el curso ha oscilado desde la geopolítica de la energía, didácticamente expuesta por el coronel Pedro Baños; hasta la erudita explicación del motivo y la razón de las guerras vigentes, a través de la geoconomía de la energía, por parte de Eduardo Olier, presidente del Instituto Choiseul en España. Por su parte, Lara Lázaro, analista del Real Instituto Elcano, dibujó el mapa de las Cumbres del Clima; mientras Rosa Giles, investigadora de la Universidad de Huelva, reconducía el cambio climático al problema de la seguridad, como bien demuestran las nuevas estrategias europeas en este campo, expuestas por una servidora. La clausura contó además con la interesante explicación de cómo se garantiza la seguridad energética nacional a través de los puertos, a cargo de Fernando Tirado, de la que se encarga este joven emprendedor y también visionario desde su empresa Black Bull Group -alucinante el diseño de su web…-. El marco legal lo expuso impecablemente Irene Blázquez, jefa de Asuntos Estratégicos en el Departamento de Seguridad Nacional de Presidencia, en el gobierno español.

Todo un lujo de conocimiento y experiencias al servicio de los estudiantes de la universidad pública, tan denostada hoy en día. Todo un lujo al servicio de la investigación, del desarrollo y de la búsqueda de un mundo mejor…, como  nuestro héroe, como Mad Max (2).

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email