X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 1 de mayo y se habla de BOLSAS DE EMPLEO SERIES ANIMACIÓN MERCADONA PORNO JUSTICIA
GRUPO PLAZA

EL PUNTO DE VISTA DE UNA 'REAL GAME'

Una empresa de Altea ofrece un 'protocolo Zombie' para que el Gobierno sí esté preparado ante un ataque

La compañía propone sus eventos de ocio en torno a esta temática que ya ha alcanzado a más de 25 localidades de toda España con la asistencia de más de 15.000 jugadores

20/04/2017 - 

ALTEA. "Con 10 sencillas pautas, el Gobierno podría estar preparado ante un posible ataque de muertos vivientes y salvar a los españoles".  Así lo asegura la empresa alteana de real game ‘Eventos Zombies LZD’después de haber organizado más de 25 ataques zombies por localidades de toda España. Por ello, ofrecen su experiencia al Ejecutivo, después de que éste haya reconocido, en respuesta al senador de Compromís Carles Mulet, que carece de cualquier tipo de protocolo ante un siniestro de este calado. 

En su respuesta al parlamentario, el Gobierno asegura que no dispone de protocolos específicos para hacer frente a esa eventualidad y que "poco se puede hacer llegado ese momento" si se trata del fin del mundo. Una respuesta que no es del todo cierta, "ya que siguiendo 10 pasos, la catástrofe se podría evitar. Dichas pautas serían las siguientes", comentan desde la empresa: 

  1. No confiarse. Un apocalipsis zombi, hasta que ocurre, es muy difícil de creer. Pero si la información proviene desde diferentes puntos distantes y va en aumento, hay que comprobar su veracidad para actuar lo antes posible. 
  2. Posicionar a los cuerpos de seguridad y a los efectivos médicos. Por ello también es fundamental no recortar las inversiones en Sanidad e Investigación.
  3. Establecer puntos de información y comunicación por toda la Península, intentando mantener las comunicaciones el mayor tiempo posible.
  4. Informar. La información sigue siendo poder incluso en mitad del caos. 
  5. Preparar evacuaciones y recursos. En mitad de un apocalipsis, los recursos pronto serán escasos, así que es necesario controlarlos y racionarlos. La población sana no puede caer en manos de la infección, por lo que evacuaciones controladas a lugares seguros debería entrar en los planes inmediatos.
  6. Ser solidario. Ayudar a la gente que no pueda defenderse por sí sola. Los niños y los ancianos serán los más frágiles (como en un salvamento de un barco). 
  7. Crear fortalezas. Preparar edificios y diseñar defensas porque habrá lugares estratégicos que supongan un bastión perfecto. 
  8. Crear zonas de cuarentena. Lejos del núcleo de población, una vez confirmada la infección, construir una especie de retén para infectados y zombies. 
  9. Equipar convenientemente a aquellos que más cerca estarán de la infección, sobre todo los médicos y los científicos.
  10. El resumen de todo este planteamiento es que: nunca debe confiarse, hay que usar la información con cabeza y cuidarla (y la información también), preparar tanto a la población como a quienes se enfrenten en primera línea contra el virus, e intentar que no se extienda ni en territorio propio, ni internacional (a ser posible con la ayuda de esos países vecinos). Y no sirve decir "es el fin del mundo, no hay nada que hacer". 
next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email