X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 25 de noviembre y se habla de financiación autonómica Skate diseño Casa vella
GRUPO PLAZA

solicita la declaración de zona protegida

València blindará la costa para que no se puedan hacer prospecciones petrolíferas

14/11/2017 - 

VALÈNCIA. El objetivo en la práctica es blindar el Golfo de València. La precaución: que nadie más tenga la tentación de realizar prospecciones petrolíferas en este espacio marítimo ni en toda la franja mediterránea. Este jueves el pleno ordinario del Ayuntamiento de València aprobará una moción, suscrita por el equipo de gobierno, en la que el Govern de la Nau espera contar con el apoyo de la oposición, pese a las iniciales reticencias. En ella se solicita al Gobierno de España que lleve a efecto la declaración del corredor de migración de cetáceos de la demarcación marina levantino-balear como zona especialmente protegida de importancia para el mediterráneo (ZEPIM). Asimismo se reclamará la protección de la franja del Mediterráneo que pertenezca a la jurisdicción española de los daños que pudieran producir las actividades de prospección y explotación de hidrocarburos.

La moción se quiso presentar en el pleno de octubre como declaración institucional, pero fueron las dudas de los representantes del PP las que paralizaron esa intención. Se da la circunstancia de que la defensa del Mediterráneo y la oposición a las prospecciones petrolíferas fue uno de los caballos de batalla del ahora eurodiputado Esteban González Pons, cuando era conseller de Territorio y Vivienda. González Pons, que sigue contando en las ternas como posible candidato a la alcaldía de València, expuso entonces unos argumentos muy similares a los que ahora presentan desde el Govern de la Nau. La posición de los dos partidos de la oposición, PP y Ciudadanos, aún no está fijada y fuentes de ambas formaciones aseguraban este lunes a Valencia Plaza que la decidirán en el transcurso de las próximas horas. En el caso de Ciudadanos se da por seguro que se sumarán a la moción porque ya han apoyado mociones similares en el Congreso de los Diputados.

La que sí que es firme es la del equipo de gobierno que conforman Compromís, PSPV y VeC. La concejal de Bienestar Animal, Glòria Tello, de Compromís, quien será la encargada de defender la moción, la justificó porque “las metodologías utilizadas en las prospecciones sísmicas se han mostrado muy perjudiciales para la fauna y los sistemas marinos”, según aseguró a Valencia Plaza. “Este tipo de prospecciones se realizan mediante detonaciones que producen ondas sonoras”, explicó, “y los efectos adversos que producen este tipo de fuentes de sonido han sido descritos en diversos organismos, aves y cetáceos”.

Es por eso, dijo, que desde el equipo de gobierno y desde la Concejalía de Bienestar Animal han querido manifestar su “preocupación” por los efectos que estas operaciones pueden causar y es por eso que elevarán al pleno esta moción. “Todas estas operaciones introducen niveles muy altos de contaminación acústica en el medio marino, que resultan incompatibles con el desarrollo de las actividades vitales para muchos organismos marinos, y es por ello que pedimos a los miembros de la oposición que se sumen a esta moción que pretende proteger la vida de los animales que viven en nuestro mar”, dijo.

Las ZEPIM son figuras de protección de carácter internacional. Se trata de un conjunto de espacios costeros y marinos protegidos para garantizar la pervivencia de los recursos biológicos del mare nostrum. Estos espacios contienen ecosistemas típicos de la zona mediterránea o hábitat de especies en peligro que tienen un interés científico, estético o cultural especial. En la actualidad están consideradas como tales las islas Columbretes en la Comunitat Valenciana, las islas Medes y el cabo de Creus en Cataluña, la Mar Menor y la zona mediterránea oriental de la costa de Murcia, los fondos marinos del levante almeriense, el cabo de Gata-Níjar, los acantilados de Maro-Cerro Gordo y la isla de Alborán.

Con el apoyo de la UE

La posible inclusión del corredor de migración de cetáceos entre las ZEPIM cuenta con el apoyo implícito de la Comisión Europea. La Dirección General de Medio Ambiente de la CE se posicionó hace año y medio a favor de ella, si bien desde este organismo comunitario se recordó que es una competencia de los estados. Los responsables del organismo europeo se dirigieron al director general de Pesca y Medio Marino del Govern balear, Juan Mercant, para mostrar su apoyo. El político mallorquín había remitido una carta a Bruselas buscando aliados para que el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente aprobase la iniciativa, y los logró.

¿En qué cambiaría las cosas que el corredor migratorio fuera ZEPIM? Sobre todo en que el nuevo nivel de protección supondrá una garantía de futuro para la pervivencia de este ecosistema marino situado entre las costas de Cataluña, Comunidad Valenciana y Baleares. Si es considerado como zona protegida, dificultaría enormemente la viabilidad de los proyectos de prospecciones petrolíferas en el Mediterráneo que afectan al archipiélago balear y blindaría definitivamente al Golfo de València.

La prospección en este último espacio ya fue en su día archivada a petición de la propia concesionaria, Cairn Energy, ante la presión de entidades cívicas, grupos ecologistas e instituciones. La petrolera solicitó en junio de 2015 al Ministerio de Industria la extinción de sus permisos de exploración de hidrocarburos en el golfo valenciano. Fue Capricorn Spain Limited, la filial española de Cairn Energy, quien renunció a los permisos sin esperar el informe de impacto ambiental del Ministerio de Medio Ambiente, que se presumía negativo. En total, la empresa escocesa invirtió 7,4 millones de euros en estos trabajos.

En la moción que llegará el jueves al pleno se resalta como el “progresivo agravamiento” del nivel de ruido submarino en las últimas décadas en el Mediterráneo “pone en riesgo la supervivencia de las poblaciones de fauna marina, especialmente las de los cetáceos, como se evidencia en estudios científicos recientes”. En ella se indica también que un número significativo de áreas dentro de la cuenca mediterránea, “con importantes hábitats de cetáceos”, sufren una acumulación de ruido submarino generado por la injerencia humana. “Uno de esos puntos negros es el Corredor de Migración de Cetáceos del área marina localizada entre las costas de las Islas Baleares, Cataluña y la Comunitat Valenciana, entre el Golfo de València y el Golfo de León”, especifica el texto.

Además, se apunta que este corredor de migración de cetáceos se encuentra “seriamente amenazado” por el proyecto de prospecciones de la compañía Spectrum Geo Limited en el mar balear, así cómo por el denominado Medusa, solicitado por cuatro compañías petroleras frente a las costas de Tarragona. “En el caso de autorizarse estos proyectos, generaría un impacto ambiental crítico e irreversible sobre esas poblaciones de cetáceos”.

El Gobierno central también lo apoya

Igualmente se recuerda que el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente ha iniciado ya los trámites para la declaración de dicho corredor como ZEPIM. De hecho el pasado 6 de octubre el Gobierno se comprometió en la cumbre internacional Our Ocean, organizada por la Unión Europea, a convertir el corredor en un área marina protegida dentro de la normativa española. En principio, por lo adelantado por la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar, la decisión se hará oficial este próximo diciembre.

Por otro lado, la moción recuerda también que el Congreso de los Diputados esta tramitando una proposición de ley para la protección del mar Mediterráneo que pertenece a la jurisdicción española de los daños que pudieran producir la exploración, investigación y explotación de hidrocarburos y otras sustancias minerales. Esta proposición, después de ser aprobada por unanimidad en el Parlamento balear, ha iniciado su camino en las Cortes Generales. En ella se plantea, en un artículo único, la exclusión de las actividades de exploración, investigación y explotación de hidrocarburos en la zona del mar Mediterráneo sobre la cual el estado español ejerza o pueda ejercer jurisdicción.

En la moción del pleno València se instará al Gobierno de España a apoyar a la tramitación en el Congreso de los Diputados de la proposición de ley y a que, mientras se tramita, se apruebe y aplique una moratoria de efecto inmediato a la presentación de nuevas solicitudes de permisos de investigación, exploración y explotación de hidrocarburos, así cómo de proyectos de exploración de hidrocarburos en el Mediterráneo español.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email