X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

más peatonalizaciones en ciutat vella

València conectará la Plaza del Pilar con Guillem de Castro

10/11/2017 - 

VALÈNCIA. Decía este viernes la teniente de alcalde Sandra Gómez que se trataba de un “hito importante” y habló de “reivindicación histórica”. La conexión de la Plaza del Pilar con Guillem de Castro, la apertura del barrio de Velluters de València con la ronda interior, es ya un hecho. La Junta de Govern aprobó la contratación de la obra que hará que el edificio que está situado en el número 38 de Guillem de Castro sea también un pasaje.

A primera vista, y no sin malicia, se podría señalar que es en esa plaza donde se encuentra la sede de Compromís, el partido político del alcalde Joan Ribó, pero se trata, como así consta en las fichas técnicas del Ayuntamiento, de una acción urbanística que ya figuraba en los planos de reforma interior de comienzos del siglo XX. Está reflejada también con claridad en las alineaciones previstas en el plano geométrico de València en su sección catorce.

La construcción de este edificio-pasaje procurará una nueva puerta para el Barrio de Velluters que resolverá la tensión urbanística creada por un edificio de viviendas fuera de escala. Al tiempo le devolverá al espacio urbano el volumen de conjunto terminado, haciendo que visualmente sea más armónico; y supondrá, finalmente, la incorporación de nuevo servicio en el barrio. Y es que la edificabilidad permitida en ambos extremos de la parcela se traducirá en un nuevo centro sociocultural. El Servicio de Proyectos Singulares tiene redactado un Proyecto Básico de Infraestructura de Urbanización y Equipamiento, aprobado por la Junta de Gobierno del ayuntamiento el 24 de abril de 2009, cuando era alcaldesa Rita Barberá.

Un solar que vale menos

La conexión Pilar-Guillem de Castro viene de lejos. El proyecto de hecho llevaba años en los cajones del Ayuntamiento. Realizado por Serra y García-Cámara Arquitectos S.C.P. y Ingeniería: IRCO Iranzo Consultores, S.L., fue presentado el 16 de febrero de 2011 y obtuvo la autorización de Patrimonio de la Generalitat el 6 de febrero de 2012.

El retraso ha sido tal que ha disminuido su valor. El primer acuerdo para la cesión de la finca entre el Instituto para la Vivienda de las Fuerzas Armadas (INVIFAS), propietario del edificio de Guillem de Castro, y el Ayuntamiento de València, data del 18 de diciembre de 2009. Cuando se firmó este convenio entre las Fuerzas Armadas y el Ayuntamiento se tomaba como referencia una tasación realizada en julio de 2008 por el arquitecto José Martínez Montesa que valoró el terreno en 1,77 millones de euros sin IVA. En febrero de 2013, aún con Barberá en el Ayuntamiento, Proyectos Urbanos realizó una nueva tasación y redujo el valor a 1,45 millones (también sin IVA).

Un espacio histórico

Según la ficha técnica municipal, la plaza en su origen era el lugar de asentamiento del convento de los Dominicos fundado en el siglo XVII con la advocación a Nuestra Señora del Pilar. El entorno inmediato al edificio que se proyecta construir tiene como valor más reseñable la Iglesia del Pilar, monumento Histórico-artístico Nacional y Bien de Interés Cultural desde el 12 de agosto de 1982. Esto hace que reciba una calificación urbanística de espacio histórico protegido. La parcela se encuentra definida como un espacio de servicio público en el apartado 3 del artículo 5.41 del PEPRI.

El espacio se puede contemplar en el plano de Mancelli fechado en 1608, donde se observa como junto al Portal de Torrent, frente a la ermita de Santa Lucía, hay una manzana de casas unifamiliares con corrales delimitados por el camino de ronda junto a extramuros. También en las Vistas Valencianas, de Anthonie van den Wijngaerde, fechadas en 1563, se intuye, entre los portales de Torrent y del Coixo, una alineación de casas, con jardines o huertos junto a la muralla, sin edificación alguna. No es hasta el plano del padre Tosca, fechado en 1704 y el de 1734, que se puede apreciar en su integridad el convento hoy desaparecido.

La fachada del claustro a la plaza tenía continuidad, existiendo una calle tangente que unía la actual plaza del Pilar con la actual calle del Hospital, tal y como se puede apreciar en el plano de la ciudad de 1828. Calle que ni en el plano de 1853 del coronel Vicente Montero de Espinosa ni en el de 1860 de Ramón Ximénez aparece ya reflejada.

Convento, hospital, cuartel… derribo

Tras la desamortización de 1835 el convento pasó a a ser hospital militar y cuartel, y acabó siendo derribado en 1964. Hoy quedan la Iglesia del Pilar y las Capillas de la Comunión y del Rosario, y también hay huellas en dos alturas del claustro y sobre-claustro en los muros que están visibles, que constituyen el límite físico del espacio no edificable de interior de manzana, así como la portada de piedra caliza de la antigua portería, la cual se aprecia enfrentada al eje de la calle Roger de Flor, y un tramo de muro como vestigios del antiguo convento. Tras la construcción, a principios de los años 80, de un bloque compacto de viviendas para militares, quedó un espacio residual entre la iglesia y esta construcción.

El Ayuntamiento ya adquirió el año pasado el solar sobre el que se prevé habilitar el nuevo equipamiento. El proyecto supondrá una inversión de 2.792.000 euros, y se prevé que las obras estarán concluidas en 2019. “Vamos a volverle a dar dignidad [a la plaza]; estamos recuperando espacio para la ciudadanía”, comentó Sandra Gómez, quien destacó también el que suponía “una mejora urbanística para la zona”. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email