X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

al otro lado de la colina / OPINIÓN

¿Vuelve la mili?

En Francia se ha iniciado un reflexivo y público debate, que parecía enterrado, sobre el restablecimiento de un servicio obligatorio por parte de los ciudadanos, y que como ya ocurriera cuando se suprimió, ha vuelto a pasar sin muchas y excesivas penas ni glorias.

3/02/2018 - 

El presidente galo, Emmanuel Macron, que ya lo había propuesto en la campaña electoral, ha vuelto a acaparar los focos mediáticos (especialidad ésta de los líderes emergentes de la nueva política) al proponer la reintroducción de la mili, suprimida por Jacques Chirac al final del siglo XX, e imitado poco tiempo después aquí por José Mª Aznar.

Efectivamente, en su programa electoral de En Marche! para las presidenciales francesas de 2017, dentro del apartado Defensa (tema del que en España no se habla casi en las elecciones), cuya idea fuerza era “Asegurar la soberanía de Francia y proteger a los franceses”, se proponía dentro del Objetivo 3 - Fortalecer los vínculos entre la nación y los ejércitos- la creación de “un servicio militar obligatorio de un mes” para todos los jóvenes tras cumplir los 18 años, y a cumplir dentro de los tres años siguientes, y con la idea añadida de “en caso de crisis” ser una especie de reserva movilizable.

Esto no nos debe de extrañar porque los franceses, durante la Revolución Francesa, fueron los padres del invento, “la nación en armas”, la leva masiva de reclutas que crea un nuevo ejército, que no es ya el ejército profesional de las monarquías del Antiguo Régimen, sino un ejército de ciudadanos, tras el grito de “A las armas ciudadanos” de la Convención francesa en 1792, y así hacer frente a los ejércitos enemigos de la 1ª Coalición.

Este déjà vu no es un caso único. En este 2018 el servicio militar obligatorio vuelve a ser un hecho en Suecia; además también sus vecinos nórdicos, Finlandia y Noruega, tienen establecida esta prestación, a la par que otros países de nuestro entorno como puedan ser Dinamarca, Austria, Suiza, etcétera (más de una docena), e incluso en nuestro vecindario hay belicosos países donde también la tienen establecida como pueda ser Rusia y Turquía.

Y porque ese cambio de tendencia en estos momentos, ¿a qué se debe? Pues algo tan sencillo como que la situación internacional cada vez se vuelve más impredecible e inestable, tanto por amenazas asimétricas y/o híbridas (Yihadismo, Ciberataques, Fake News...) como por los desafíos que nos vienen del Este (por decirlo de alguna manera) y que por ejemplo ya está dejando helados a los ucranianos; así esta reinstauración de la mili cumpliría unos claros objetivos estratégicos, serviría de cara al exterior para mantener una disuasión creíble, y de puertas a dentro supondría una implicación con la seguridad nacional. El propio Peter Hultqvist, ministro socialdemócrata de Defensa sueco, lo ha dicho así de claro: “Hay una situación de seguridad nueva. El restablecimiento del servicio militar obligatorio es una señal al mundo de que estamos aumentando nuestra defensa militar”

Y en España ¿qué? Pues miren, hay muchos factores que analizar en esta cuestión; primero que es una decisión (la vuelta a la mili) de carácter esencialmente político y no técnico, al igual que pueda ser el copago en sanidad, y que como en todo Estado democrático toda medida política de este calado debería venir precedida por una gran demanda social (y a día de hoy nadie la ha pedido), además cuando se elimina una obligación o prestación social el reintroducirla es harto difícil, que diríamos si se volvieran a imponer impuestos o tributos antiguos como por ejemplo los diezmos o los derechos de Pontazgo (tributo por cruzar puentes)…

Por otra parte, estarían los análisis de los expertos y el consiguiente debate público: ¿tenemos hoy en nuestro territorio muchas más amenazas respecto al momento que se suprimió la mili? A mí me parece que no. Y además, el hecho de tener ese servicio obligatorio ¿nos daría más seguridad de la que tenemos? Yo creo que tenemos un nivel de protección más que óptimo proporcionado por nuestras Fuerzas Armadas y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Porque si estamos hablando de transmitir valores de cohesión nacional y de disciplina, estamos hablando de algo diferente (aunque también) del ámbito de la Seguridad y Defensa, y que va más allá, hablamos de algo que se debe aprender en la familia, en el colegio, en el instituto o en el trabajo, hablamos de ese compromiso y respeto que debemos tener con los derechos, anhelos y libertades de todos los españoles, en este proyecto común que se llama España.

Y como colofón, ¿qué ocurriría si se reimplantase un servicio obligatorio, civil o no (dentro de los parámetros sociales actuales)? Pues recuerden cuando se implementó en España la asignatura de Educación para la Ciudadanía la que se organizó, con múltiples y diferentes posicionamientos partidistas. En fin, a día de hoy y con nuestras actuales circunstancias, no parece cercana la vuelta a la mili.

Noticias relacionadas

AL OTRO LADO DE LA COLINA

El Swing de la Defensa europea

Se ahonda, aunque parezca lo contrario, el divorcio entre la UE y la Defensa continental, produciéndose esta semana un nuevo paso en esa, esperemos momentánea, ruptura

al otro lado de la colina

Soldados vs Máquinas

“Porque la Letra mata, pero el Espíritu da vida” decía Saulo, Apóstol de los gentiles, refiriéndose (entre otros matices) a la importancia de los valores y de la moral frente a lo mecánico e inanimado, y que, como no, puede aplicarse a muchas facetas de la vida.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email