Notables

Fierro

Germán Carrizo y Carito Lourenço

A Fierro le pasa como a la Argentina: «Marchás veinte días y todo cambió. Marchás veinte años y a tu regreso nada cambió». Germán Carrizo y Carito Lourenço son el resultado de una conquista diaria con aroma a libertad. Libertad conquistada a base de pequeñas licencias y grandes sacrificios, cuando dejaron atrás los fogones de Quique Dacosta y abrieron Fierro en 2015.

Este tándem gastronómico es el vínculo con el pasado, la lucha contra el olvido y aquello que perdimos en el fuego. Es origen y trayecto. Pero sobre todo es un proyecto en constante evolución que interpreta un savoir faire sustentado en tres pilares (familia, técnica y exploración) y reposado en una única mesa (hoy son cuatro).


En confianza: Fierro no sería lo que es sin la valentía, la destreza y la meticulosidad de una cocina forjada sobre la innovación y el recuerdo familiar de Germán y Carito. Pero tampoco lo sería sin Eva Pizarro. Tercera en concordia de esta pequeña gran familia, es capaz de sublimar con maridajes clásicos y armonías portentosas cada plato elevándolo a cotas de excelencia. Bagna càuda piamontesa de domingo, empanada Justina (como la mamá), o pato azulón de l’Albufera no sabrían igual sin un Barolo, un Douro branco o una syrah del Ródano. Si el placer es una patria, en Fierro, cada bocado (y sorbo) es una región.


¿Qué puedo encontrar?

  • Vinos

  • Creativa

  • Fusión

¿Qué pido?

Bagna càuda de rape a la brasa con anchoas y ajo