X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

es el primero desde que PHI compró la empresa valenciana en enero de 2017

Lladró anuncia un expediente de suspensión de empleo en su fábrica

Foto: EVA MÁÑEZ
6/09/2018 - 

VALÈNCIA. Vuelta a las andadas. La dirección del Grupo Lladró anunció este miércoles al comité de empresa el inicio de un expediente de regulación temporal de empleo, el primero desde que el fondo PHI Industrial compró a la familia Lladró el 100% de la compañía de figuras de porcelana en enero de 2017. Así lo confirmaron a Valencia Plaza tanto la compañía como fuentes sindicales.

El expediente supondrá la suspensión de contratos en las dos empresas de fabricación del grupo, Porcelanas Lladró y Arte y Porcelana, mientras que las otras dos sociedades, Daisa Diseños Artísticos e Industriales -el equipo creativo- y Lladró -administración y comercial-, no se ven afectadas. Según fuentes sindicales, las plantillas aproximadas de las dos empresas afectadas son de 200 personas en Porcelanas Lladró y de 50 en Arte y Porcelana.

El grupo que dirige Ana Rodríguez Nogueiras comunicó este miércoles a los dos comités de empresa su intención de iniciar el proceso negociador de la suspensión de empleo, por lo que los representantes de los trabajadores deberán nombrar sendas comisiones negociadoras -probablemente, los comités de empresa- para iniciar el período de consultas. Será entonces cuando la dirección detallará el alcance y duración de la propuesta. Ambas partes estiman que la primera reunión para conocer estos datos puede producirse a finales de la semana que viene.

Jordi Bricio y Alexander Wit, socios de PHI Industrial. Foto: PHI INDUSTRIAL

La compra de Lladró por parte de PHI Industrial, fondo de inversión en empresas en crisis controlado por Jordi Bricio y Alexander Wit, se produjo meses después de que la empresa de Tavernes Blanques ejecutara un ERE de extinción de empleos que supuso la salida de la empresa de 268 trabajadores. Fue la culminación de una década en la que la empresa había encadenado diversas fórmulas de suspensión o ralentización de la producción aderezadas con bajas incentivadas y prejubilaciones, sin llegar a ejecutar ningún despido colectivo hasta el citado ERE de 2016.

"Disgusto" en el comité de empresa

"El comité manifiesta su disgusto ante los compañeros por este nuevo procedimiento que ya creíamos desterrado con la nueva propiedad". Así se dirigía a los trabajadores, en un breve comunicado para informar de la nueva situación este miércoles, el comité de empresa de Porcelanas Lladró.

Según fuentes sindicales y a falta de recibir las explicaciones de la empresa, todo indica que el problema es el mismo que antes de la entrada de PHI: las ventas acumulan más de diez años de caída y, pese a los ajustes, no alcanzan el ritmo que tiene la producción de Lladró. El resultado es que se acumulan los stocks. Estas fuentes añaden que el temor de que esto pasara "siempre está ahí", dada la situación de la empresa, pero no ha dejado de sorprender.

Tampoco estaba tranquila la plantilla de la empresa por los reiterados cambios en los puestos directivos desde la llegada de PHI Industrial a la histórica firma valenciana. Como ha ido informado en exclusiva Valencia Plaza, tres de los cuatro grandes nombramientos realizados por PHI Industrial para relanzar Lladró han abandonado la compañía en menos de un año. El último en sumarse a esta preocupante lista fue el director comercial Daniel Talens, que provenía de la firma de relojes de lujo Hermès, donde ocupó el mismo cargo desde el primer trimestre de 2014.

El pasado mes de octubre trascendía su fichaje por la fabricante valenciana de figuras de porcelana, y solo siete meses después abandonó voluntariamente la empresa. "Le surgió un proyecto que quería acometer", argumentan desde la compañía.

La más abrupta fue sin duda la del CEO elegido por PHI para liderar el nuevo proyecto. La intención de los nuevos dueños era fichar a un directivo con experiencia en el sector del lujo para relanzar la enseña, y lo encontraron en el suizo Manuel Ehrensperger, ex consejero delegado del Grupo Pronovias y con trayectoria en la firma de joyería Swarovski o en la prestigiosa relojera suiza Chopard.

Pero dio la espantada solo doce días después de su nombramiento. Ana Rodríguez reasumió el puesto de CEO. Corría el mes de julio de 2017 y Rodríguez, que forma parte del equipo que lideró la entrada de PHI Industrial en Lladró y es esposa de Jordi Bricio, ha acabado asentándose en un puesto que en principio ocupó de forma interina.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email