GRUPO PLAZA

entrevista al Director General de Desarrollo de Negocio en Grupo Bertolín

Piles (Bertolín): "València no debe permitirse el lujo de desaprovechar suelos"

4/05/2021 - 

VALÈNCIA. La pandemia ha evidenciado la necesidad de un nuevo urbanismo en las ciudades. Una planificación que tenga más en cuenta al peatón y en el que las zonas verdes jueguen un papel esencial. El confinamiento y las restricciones no solo han provocado cambios en la búsqueda de viviendas, sino que van a suponer una transformación en el desarrollo de las urbes del futuro. "La pandemia ha mostrado los defectos que tienen las ciudades y que necesitamos modificar", subraya Antonio Piles, director General de Desarrollo de Negocio en Grupo Bertolín.

Licenciado en ingeniería de caminos, canales y puertos por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), Piles es, además, profesor asociado en la UPV y ha redactado varios Planes Generales de Ordenación Urbana (PGOU), como los del Puig, Canals o Monserrat. Ahora trabaja en Bertolín, empresa de carácter familiar con una trayectoria de 50 años dedicada al sector de la construcción.

"Estos cambios no son algo nuevo, sino que ha pasado con todas las pandemias mundiales", explica. Así, señala que en la Edad Media, con la peste y el cólera, surgió la necesidad de hacer calles más anchas y generar bulevares, una idea desarrollada posteriormente por Idelfonso Cerdá para la manzana del Ensanche de Barcelona. También, la Gran Peste de 1666 provocó lo que hoy conocemos como la 'city' londinense, con la salida de la población de la ciudad al área metropolitana. "Al final, estas situaciones aceleran los procesos de reconversión de las ciudades y reflejan los defectos que en ellas necesitamos modificar", explica.

En el actual contexto, tras la crisis por el coronavirus, también se atisban nuevos diseños en la concepción de las urbes y la forma que tiene el ciudadano de relacionarse con ellas. Una de las principales necesidades que se ha puesto de relieve ha sido la de mayores dotaciones de espacios verdes y peatonales, 'pulmones' que oxigenen al ciudadano y le permita salir de la vorágine del día a día. Pero, para que todo ello sea posible, Piles recalca que hace falta "un planeamiento urbanístico más flexible" que posibilite esas modificaciones. "Los cambios no se producen de un día para otro. Las ciudades tienen que estar planificadas y pensadas. La pandemia ha demostrado la falta de espacios públicos, la necesidad de aceras anchas y de distanciamiento social. Eso va suponer un nuevo modelo de las ciudades", reivindica.

Foto: EDUARDO MANZANA

¿Cómo mejorar las ciudades? 

La concepción de lo que son ahora los grandes núcleos urbanos se basará, según Piles, en la movilidad, la inclusividad y la resiliencia. Para ello, apela a la peatonalización de vías, la creación de espacios compartidos de prioridad peatonal e instaurar la velocidad 30 como máxima en todo el espacio urbano. "En València estamos viendo en el centro una reconversión donde se está tendiendo hacia esto de tal forma que el transporte rodado se minimiza. En el planeamiento actual de la ciudad, prácticamente el 60% del espacio público está destinado al coche. Y eso debemos reducirlo", sostiene. 

De hecho, augura en un futuro ciudades sin coches, aunque, para ello, cree que se debe "mejorar mucho el transporte público". "Sin una buena red no podremos dejar de sacar el coche, porque la gente necesita moverse", recalca. 

Para mejorar la inclusividad, defiende la creación de barrios "autosuficientes", en los que todo el mundo pueda acceder a los servicios básicos sin necesidad de que el ciudadano tenga que desplazarse a más de 15 minutos de su domicilio. Enclaves, donde, además, la ciudadanía goce de espacios verdes y dotaciones de servicios para lo que cree que la solución urbanística en barrios ya consolidados son las 'supermanzanas'. 

"Se trata de ampliar la superficie peatonal y los espacios para el ciudadano minimizando el tráfico rodado", apunta. De hecho, Barcelona tiene previsto crear más de 500 supermanzanas en algunas zonas. En València también el consistorio las implementará en el trazado del 'cap i casal'Por tanto, la dependencia del centro de las ciudades poco a poco se irá rebajando. 

Foto: EDUARDO MANZANA

Ante estos nuevos desafíos y consciente de que València no puede crecer más por su limitación con la zona de la huerta, incide en la necesidad de desarrollar los terrenos que aún quedan pendientes de urbanizar. No solo para atender las necesidades de vivienda, sino para consolidar barrios. "El modelo de desarrollo de los solares que quedan en la ciudad debe ser el modelo de la ciudad compacta, que consiste en un uso racional del suelo en el que conviva el residencial con suficientes espacios públicos, que es lo que la gente quiere: zonas de juego para niños, plazas, etc. Eso es lo que se espera de un nuevo barrio", explica Piles. 

Edificación en altura

Por tanto, apunta que a suelos como el de Benimaclet, donde hay todavía un sector por urbanizar -que sigue parado por desavenencias entre consistorio y promotora-, hay que "sacarles el máximo provecho". "Hay que materializar la edificación en altura para conseguir más espacios verdes. Ese es el modelo de la ciudad compacta. València no se puede permitir el lujo de no sacar el máximo provecho de los pocos desarrollos que quedan en la ciudad. Si hay un número de viviendas a materializar en el sector de Benimaclet tenemos que maximizarlo. No podemos desaprovecharlo y reducirlo. Pero eso hay que compatibilizarlo con espacios verdes y servicios. Si se limitan las alturas, se ocupa más espacio y se minimizan las dotaciones", recalca.

A su juicio, la ciudad está dando importantes pasos para avanzar hacia ese nuevo urbanismo, generando nuevos espacios pensados para el ciudadano y con importantes desarrollos en marcha. "València está dando sus pasos y no debemos cambiar el discurso", asegura. Eso sí, considera que en este proceso de reconversión la voz la deben llevar los expertos. "Tenemos que dejar a los profesionales del desarrollo que sean ellos los que opinen y discutan el modelo de ciudad. Está muy bien preguntar a la gente las necesidades de su barrio y que se haga partícipe a los ciudadanos, pero esa información tiene que ser analizada por expertos en urbanismo y desarrollo sostenible", asegura.

Un ejemplo claro del nuevo urbanismo es, para Piles, el futuro barrio de Turianova. Se trata de un desarrollo que promueve la promotora de Aquila Capital, sobre una superficie de 500.000 metros cuadrados y donde prácticamente se levanta un barrio desde cero. Las obras de urbanización y construcción las está acometiendo el Grupo Bertolín. "En esta urbanización, el 80% son espacios públicos y solo un 20% se destinará a manzanas residenciales. Los edificios contarán con 15 alturas, de forma que conseguimos el modelo de ciudad perfecto, porque el resto del espacio se reserva a dotaciones para los vecinos y espacios verdes", destaca. Y es ese modelo el espejo en que las ciudades deberían mirarse, considera.

Vivienda postcovid

La vivienda, señala, también será un eje fundamental en esa transformación futura. Durante la pandemia no solo ha sido un hogar, sino que en unos meses se convirtió en centro educativo, de ocio y, para muchos, sigue siendo su lugar de trabajo. Todo ello ha provocado nuevas prioridades. "Se necesita ahora un tamaño mínimo de 135 metros cuadrados construidos, en los cuales 120 sean útiles, además de sistemas de ventilación de aire, terrazas y luz natural ,porque vamos hacia habitaciones multiuso. A mayor tamaño, mayor precio. Y para conseguir un equilibrio se necesitan suelos económicos y tasados", resalta.

En este sentido, apunta al papel primordial que tiene la administración en cuanto a sacar al mercado terrenos que tiene parados, para conseguir que las compañías promuevan inmuebles de mayor superficie sin que ello repercuta en el coste final. "Cada vez que hay un desarrollo, el 10% se reserva a la administración libre de cargas. Por tanto, se debe permitir que las empresas privadas construyan edificios para generar vivienda barata, de calidad y adaptada a los nuevos tiempos", concluye.

Foto: EDUARDO MANZANA 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email