GRUPO PLAZA

los inversores están intranquilos

¿Será 2022 un año de inflexión para los mercados financieros?

21/01/2022 - 

MADRID. Los inversores están intranquilos. En respuesta a la inflación galopante de Estados Unidos, la Fed se está volviendo más agresiva cada día si bien es probable que la inflación general esté llegando a su punto máximo en lo que a tasa de variación interanual se refiere. En EE.UU. la inflación es del 7% y ya se empiezan a descontar hasta cuatro subidas de tipos de interés en el año. Además, es probable que la Fed complemente las subidas de tipos con medidas de reducción de su balance.  Sin duda, temen los efectos de la segunda ronda: el traslado de la inflación a los salarios.

Y es cierto que ya antes de navidades se anticipaba que la Reserva Federal comenzaría a subir los tipos de interés en el 2022. Pero el 5 de enero, al conocerse las actas de la última reunión de la Reserva Federal de mediados de diciembre anterior, saltaron las alarmas: en dicha reunión no sólo se habló de subir los tipos, sino también de la posibilidad de comenzar a reducir el tamaño de su balance. Algo que muchos no esperaban tan pronto. Hasta ese momento se sabía que el balance de la Reserva Federal dejaría de crecer al reducir progresivamente las compras de bonos en el mercado hasta el mes de marzo, cuando finalizarían.

Es decir, los inversores eran conscientes de que la Reserva Federal dejaría de añadir nueva liquidez al sistema. Pero una cosa es dejar de añadir y otra bien diferente es retirar. Y como tantas otras veces hemos dicho, las inyecciones de liquidez han sido el principal motor de los activos de riesgo en los últimos diez años.

Las materias primas, al alza

Mientras tanto, las materias primas siguen subiendo. En el ejercicio 2021, el petróleo fue uno de los activos con mayor revalorización: superando el 50%. Este año ha comenzado con el mismo protagonismo con subidas del 13% en lo que llevamos de año, situándose en niveles no vistos desde el año 2014. El Brent está en niveles en torno a 88 dólares el barril y el WTI de 85 dólares el barril. Una de las principales causas de estas subidas en 2022 es que la demanda se está manteniendo más de lo esperado durante esta ola de la pandemia Covid-19. No olvidar los recortes de suministro de la OPEP que ayudan a esta revalorización.

2022 podría ser un año de inflexión en este sentido. Y lo cierto es que, si los bancos centrales quieren frenar la inflación, y especialmente los efectos de una segunda vuelta (presiones salariales), tendrán que actuar con cierta contundencia. Un cambio de escenario para muchos. Y de lo que estamos convencidos es que 2022 va a ser un año de fluctuaciones, ya que los mensajes y las interpretaciones de este nuevo escenario irán cambiando con el transcurso de los meses. 

Y a diferencia de otras ocasiones en el pasado, si la renta variable podría sufrir, los mercados de renta fija también presentan importantes riesgos, ya que con los tipos de interés reales negativos que existen actualmente, creemos muy difícil, por no decir imposible, frenar las presiones inflacionistas. Los bancos centrales no tienen opciones fáciles, y lo que es peor no cuentan con opciones favorables. Pero lo dicho, ya nos hemos acostumbrados a ver cómo los bancos centrales donde dijeron digo, dicen Diego.

Equipo de Portocolom AV

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email