GRUPO PLAZA

PLAZA PODCAST Hablamos de Europa

Viesca: "Si se para Alemania por el gas, lo vamos a pasar muy mal todos"

El director de Proyectos Europeos de Finnova, destaca el peligro de que el sector cerámico cierre por el alto coste del gas o se traslade a países asiáticos

sábado, 17 septiembre 2022

VALÈNCIA. El precio de la electricidad ha sido, es y será durante los próximos meses la principal preocupación económica de valencianos y resto de europeos. Tal es así que empresas que aguantaron los envites de los peores meses de pandemia ahora se están planteando cerrar mientras que los ciudadanos hacen largas colas delante de las distribuidores para rebajar algunos euros su factura de la luz y no dan crédito a las facturas que les han llegado en meses de verano en los que casi no han estado en sus viviendas. Esta semana la presidenta de la Comisión Europea, la alemana Ursula von der Leyen ha planteado en el Debate del Estado de la Unión una serie de medidas que Juan Viesca, director Proyectos Europeos de la Fundación Finnova ha explicado en el programa de la 99.9 Plaza Radio, Hablamos de Europa.

Estas medidas deben ser aprobadas a final de mes por el Consejo Extraordinario de Energía, formado por los ministros del ramo. Como augura Viesca, nadie se va a oponer a las iniciativas propuestas por la comisaria alemana: "Alemania es el motor económico de la Unión Europea. Si se para Alemana por el gas, lo vamos a pasar muy mal todos" 

Entre las principales iniciativas propuestas destaca la reducción obligatoria de la demanda de electricidad del 5% en horas punta, cuando el gas entra en el mercado, y un 10% en general. El director de Proyectos Europeos de Finnova recuerda que la Comisión Europea dejará en manos de cada estado el diseño de los mecanismos para aplanar esa curva de consumo, que espera que sirva para abaratar el precio del gas. 

Reduciendo la demanda en las horas de precio máximo se lograría una reducción del consumo de gas de 1.200 millones de metros cúbicos durante el invierno.

Bruselas descarta establecer un tope al gas a nivel europeo pero ha incluido un impuesto a los beneficios extraordinarios obtenidos por las empresas gasistas debido, teóricamente, a la pandemia y a la guerra. Es decir, que no se enriquezcan aun más por estas situaciones.

A este impuesto se le ha denominado, eufemísticamente, contribución solidaria. En concreto, consiste en gravar a las empresas gasistas, petroleras y de carbón cuyos beneficios hayan superado en un 20% los de los tres años anteriores. Esa tasa será del 33% de los beneficios extraordinarios obtenidos por estas empresas. Esto es diferente a lo que planteó inicialmente el presidente del Gobierno. La propuesta de Pedro Sánchez se basaba en gravar sobre la facturación y no sobre los beneficios.

Otra de las medidas de von der Leyen es incentivar los contratos de energía a largo plazo o PPAs según sus siglas en inglés (Power Purchase Agreement).

Uno de los aspectos más importantes es que, todos los ingresos obtenidos por estos impuestos se emplearán para financiar medidas de apoyo a los clientes finales de electricidad con el objetivo de que mitiguen el impacto de los altos precios de la electricidad. Y la cantidad no es baladí. El Plan debería recaudar más de 140,000 millones de euros para los 27 miembros de la UE que se destinarían a los hogares y las empresas..

El gas ahoga a las cerámicas

El presidente de la patronal azulejera Ascer, Vicente Nomdedeu, y el secretario general, Alberto Echavarria, han mantenido varias reuniones en Bruselas con las instituciones europeas. El principal objetivo ha sido trasladar en primera persona cuál es la situación de la industria española fabricante de baldosas cerámicas que atraviesa una coyuntura muy marcada por la crisis energética. Las empresas cerámicas dependen del gas para producir y, como señala Viesca, hoy por hoy no hay alternativa tecnológica que lo pueda sustituir. Juan Viesca incluso aventura que muchas empresas azulejeras y cerámicas de Castellón podrían cerrar o trasladarse a otros países donde el gas es mucho más económico. Y, cómo no, los países asiáticos tienen de nuevo ventaja.

Es muy duro pero, aún a fecha de hoy. como señala Viesca, es más económico trasladar un contenedor desde Shanghái hasta Valencia que de Valencia a Madrid.

El germen de internet se descubrió en Europa pero han sido EEUU y Asia quienes se han llevado el gato al agua. En Europa tenemos el cerebro y el resto del mundo lo mercantiliza, destaca el director de Proyectos.



Podcasts Relacionados

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme