X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 16 de diciembre y se habla de ciegsa JOSÉ CÍSCAR gandia Cine Trattoria da Carlo
GRUPO PLAZA

ENTREVISTA AL PRESIDENTE DEL ANTIGUO COMITÉ DE EMPRESA DE RTVV

A. Vicent: "Este Consell de izquierdas decidió que los trabajadores de RTVV eran una molestia"

29/11/2016 - 

VALENCIA. "El cierre es innegociable". Así sentenció el 5 de noviembre de 2013 el presidente de la Generalitat Alberto Fabra a la antigua Radiotelevisión Valenciana (RTVV) y, con ello, a sus 1600 trabajadores. Un día antes se declaraba nulo el primer ERE a la empresa iniciado en 2012, presentado por razones "económicas, organizativas y productivas" y recurrido ante los tribunales. El Consell de Fabra se reúne y aprueba en el pleno de Les Corts 22 días después la ley de tramitación urgente que permitía liquidar la corporación. 

Tan sólo una jornada después de aprobar la norma, el 28 de noviembre de 2013 entra en vigor y se nombra a los liquidadores que deberán ejecutar la orden de cortar las emisiones. El Consell del PP empezó por la radio, donde la voz del presentador de 'La Taula Esportiva', el programa de deportes más escuchado de la parrilla de Radio 9, quedó silenciada. Minutos después, los trabajadores, representantes de los partidos políticos de izquierdas y otros medios de comunicación se concentraron en el centro de producción de Burjassot donde se encontraba asentada Canal 9. Durante toda una noche y parte del día siguiente se estuvieron retransmitiendo en directo informaciones previamente censuradas como el accidente del metro en 2006. A las 12:19 del 29 de noviembre, hace ahora tres años, la carta de ajuste aparecía en las televisiones de todos los valencianos. 

El proceso de cierre de la antigua Radiotelevisión Valenciana fue "tortuoso" para los extrabajadores, y aquel sentimiento sigue latente. Casi dos años después de que el Partido Popular perdiera la Generalitat y los grupos que forman el Consell anunciaran en campaña electoral la necesidad de recuperar el servicio, los valencianos siguen sin verlo restablecido. La reapertura sigue encallada por el retraso en la elección del Consejo Rector y la imposibilidad técnica de emitir en pruebas. El presidente del antiguo comité de empresa de RTVV Albert Vicent, se reúne con Valencia Plaza en el tercer aniversario del cierre de RTVV para hablar de la nueva ley aprobada en julio para abrir un nuevo ente, las reuniones que han mantenido con el actual Consell, la gestión que han llevado a cabo los grupos parlamentarios en Les Corts y la amenaza que supondría para la nueva Corporació Valenciana de Mitjans de Comunicació que el ERE fuese declarado nulo tras celebrarse el juicio previsto del 11 de enero en la Audiencia Nacional. 

-Si se declarara nulo el ERE, calculan que la indemnización podría alcanzar un total de 150-200 millones de euros, ¿qué solución piden los extrabajadores para que haya acuerdo con la Generalitat?
-Nosotros siempre que hemos hablado con la Generalitat le hemos transmitido a través del secretario autonómico de Comunicación, José María Vidal, que esa es la peor solución por ser la más cara. Acabaríamos pagando todos y seguramente provocaría la inviabilidad del proyecto que ahora se está desarrollando. Así que, de acuerdo al diseño que salga de Les Corts, nosotros planteamos que se haga un plan de legislatura en el que se puedan recuperar trabajadores que a su vez puedan garantizar un servicio público con los dos canales de televisión, los dos de radio y la plataforma multimedia. Y si hace falta que se incorporen nuevos perfiles, que seguramente sea así porque la plataforma ya te indica que se va a necesitar gente que la gestione, que se contrate nuevos trabajadores y se refuerce la plantilla. Eso no quiere decir que los 1.600 trabajadores tengan que volver, quiere decir que de acuerdo al modelo, ajustemos necesidades.

-¿Y bajo qué criterio piensan que se debe decidir quién vuelve y quién no de la anterior plantilla?
-Tanto el acuerdo del ERE como la ley recogen que primero debe darse una voluntariedad, hay gente que ya no le interesa volver. Debemos pensar que hay una pirámide de edad determinada y con la indemnización hay personas que podrían no buscar una reinserción. No obstante, la fórmula no la tenemos ni la sabemos, y tampoco la Generalitat, que es quien tiene la capacidad para hacer ese tipo de consulta -cuántos extrabajadores estarían dispuestos a volver-. Pero, ha tenido más de año y medio para plantearlo y no lo ha hecho. Nosotros hemos pedido muchas veces lo siguiente: abrir una mesa de negociación, plantear el modelo de corporación que se quiere y, de acuerdo a eso, recuperar extrabajadores. ¿Quién tendría que recuperar? Pues los criterios que primarían deberían ser haber aprobado una oposición, el factor de antigüedad también debería pesar y luego ya considerar otros factores objetivos de acuerdo a la ley…

-Pero técnicamente no se superaron unas oposiciones, fue un "proceso de selección"… 
-Bueno, pero era lo mismo que una oposición a efectos prácticos. Tenía dos o tres fases de prueba, baremación, una entrevista, fue publicado en el Diari Oficial de la Generalitat Valenciana (DOGV). No se considera oposición porque se asocia a funcionario público y nosotros éramos laborales, pero a efectos prácticos era lo mismo. Y los que entren ahora tampoco serán funcionarios, serán personal laboral fijo.  

"José María Vidal nos dijo que la mejor solución era que se declarase nulo el ERE"

-La vicepresidenta aseguró hace unas semanas que se había invitado a los extrabajadores al Palau y se les ha denegado en numerosas ocasiones, y sin embargo ustedes reiteran que no ha habido diálogo nunca...  
-Es que una cosa es entrar al Palau a tomar café y otra cosa muy distinta hacerlo para hablar de cuestiones laborales. La última vez que nos reunimos con un representante del Consell fue con José María Vidal el 14 de abril de 2016, un encuentro en el que también estaban los liquidadores y resto de representantes sindicales. Le trasladamos un documento con una propuesta de solución en el que se proponía establecer un calendario de trabajo y constituir una mesa de negociación, para con todo eso avanzar y decidir dónde se quería llegar. Sin embargo, Vidal nos dijo que no tenía nada que hablar con nosotros de temas laborales, que la parte técnica la estaba estudiando Abogacía de la Generalitat y que la mejor solución era que se declarase nulo el ERE porque era lo que daba más seguridad jurídica. Nosotros le dijimos que esa solución supondría para las arcas públicas entre 150 y 200 millones de euros y le preguntamos si el conseller de Hacienda, Vicent Soler, conocía esta postura, que se estuviese apostando por esa "solución" porque la considerábamos una barbaridad estar aceptándolo, pero sólo nos dijo que era la mejor, la más segura. Como comprenderás eso no es entrar a hablar con el Consell o con Presidencia. Hubo un momento en el que si se declaraba la nulidad, cada semana costaba un millón de euros más para las arcas públicas por abonar salarios de tramitación… 

-¿Albergan esperanzas de que la Abogacía cambie de postura esta vez cuando ya la manifestó en su momento? 
-Cuando no se quiere hacer política para resolver un problema que se ha enquistado, tenemos un problema. Escudarse en Abogacía es cómodo porque permite que tu digas "bueno, es que los técnicos" o hacer lo propio con el informe del Consell Jurídic Consultiu (CJC), pero al final al que le toca arremangarse y hacer política es a la Generalitat. Hay que actuar con valentía y nosotros aún no hemos recibido ningún papel con una propuesta concreta por su parte. 

-El presidente del Consejo Rector de la Corporació Valenciana de Mitjans de Comunicació CVMC, Enrique Soriano, decía este domingo en una entrevista concedida a El Mundo que la opción de que se revirtiera el ERE era poco probable… ¿comparten esta consideración? 
-Ahí estamos hablando de dos cosas. La Generalitat hay un momento en el que aprueba una ley y decide quedarse sin los servicios de radio y televisión públicos. Luego viene otro Consell y toma la determinación de recuperar esos servicios. Cabe recordar que el acuerdo del ERE dice que si se decide recuperar los servicios de radio y televisión, se debe rescatar a los extrabajadores para su puesta en marcha. No señala ni a RTVV ni tampoco a una nueva corporación en el caso de que se crease, como así ha sido, sino que habla de servicios. Hoy Les Corts, por orden del Consell, han creado ya una ley  y también una corporación. Lo único que queda es crear una sociedad anónima, con lo que, con un instrumento como la CVMC para reponer estos servicios, deberían aplicar lo que en su día pactaron con los extrabajadores. Cuando Enrique Soriano dice que "a nosotros no nos afecta el ERE", no es verdad. El ERE afecta a la Generalitat en conjunto, y en este caso a una empresa instrumental como es la Corporació Valenciana de Mitjans de Comunicació.

-Precisamente respecto a este asunto también decía Soriano que si se declaraba nulo el ERE, éste correspondía a una empresa que está en liquidación y no afectaría a CVMC...
-Son dos escenarios judiciales: con la nulidad del ERE, el personal debería ir a una empresa que está en liquidación, por tanto, hasta la sentencia se deberían pagar los 45 días por año trabajado, el salario de tramitación, etcétera. Y en teoría esos trabajadores se quedarían en una empresa que está en liquidación. No obstante, si se presenta una demanda por sucesión de empresas y se establece que la Generalitat como accionista único tenía un instrumento que era RTVV SAU y ahora va a tener otro instrumento que es la CVMC que va a utilizar las mismas instalaciones, trabajar con los mismos repetidores y con el mismo archivo, realizando la misma prestación de servicios, entonces esos trabajadores tendrían derecho a pedir el ingreso en la nueva empresa. Sólo en ese caso. Lo que no es de recibo es que si se diera una sucesión de empresas lo único que se quedara fuera fuesen los extrabajadores, cuando el resto lo van a mantener todo.

-¿En qué medida una sentencia favorable para los extrabajadores comprometería el futuro de la CVMC?
-Comprometería plenamente, por eso lo que estamos diciendo es que antes de llegar a una sentencia que sea inaplicable, lleguemos a un acuerdo que sea realizable. El principal problema que se ha dado aquí es que la Generalitat en vez de entender que nosotros podíamos ser parte de la solución, nos han visto como el principal problema. Este Consell de izquierdas podría haber dicho: tiendo la mano a los extrabajadores y a los sindicatos, los implico en un proyecto común, lo lidero y, sin embargo, decidió que los trabajadores eran una molestia. La Generalitat tuvo una oportunidad de oro de emplazarnos en un proyecto liderado por ellos para que nosotros les ayudásemos y sacáramos adelante lo más pronto posible. Pero se enquistó la situación y al final ha derivado en los tribunales. Aún hay tiempo para negociar, pero cada vez menos. El 11 de enero en estos momentos es una losa para el Consell.

-CVMC pretende emitir en pruebas recientemente y para ello contratará al personal mínimo. Ustedes le solicitaban la semana pasada a Enrique Soriano que se cumpliera el artículo 6 del acuerdo del ERE y los primeros contratados fuesen extrabajadores, ¿les ha trasladado que esto pueda darse?
-No. Nos dijeron que iba a ser un contrato externalizado, un contrato de una prestación de servicios a través de una tercera empresa. Le trasladamos  que evidentemente eso suponía incumplir el acuerdo del ERE y la ley, concretamente la disposición transitoria novena. 

-¿Cuántos trabajadores debe tener la nueva corporación?
-Esta es la pregunta del millón, depende del modelo. Nosotros calculamos cerca de 800 y la comisión de expertos llegaba a 900, pero siempre hemos dicho que se podría negociar a lo largo de la legislatura.

-¿Está el antiguo comité de empresa de RTVV recopilando documentación para demandar a la Generalitat por sucesión de empresa?
-El comité de empresa no, pero sí que hay sindicatos que lo están haciendo. El comité nunca ha actuado jurídicamente como una entidad única, por lo tanto, no puede presentar demandas y son los sindicatos los que actúan. 

-¿Qué sindicatos estarían entonces haciéndolo?
-En estos momentos no puedo dar esa respuesta... 

-¿Cree que esperarán estos sindicatos a los resultados de la reunión entre CGT y Generalitat para ver si hay acuerdo o en su defecto que la Audiencia se pronuncie? ¿O se encontrará el Consell con un segundo pleito antes?
-Para mí son planos jurídicos diferentes. La demanda de CGT es por un ERE que no se ajusta al derecho y la otra demanda, si se presenta, sería por un supuesto de sucesión de empresa, pero no tiene nada que ver.

-Decía usted en una de las manifestaciones de los viernes ante el Palau de la Generalitat que han tenido un total de 45 reuniones a lo largo de todo un año con representantes políticos, ¿se han reconocido los "derechos laborales" de los trabajadores que han reivindicado? 
-Hemos asistido a todas las comparecencias en comisiones que se han hecho en Les Corts, nos hemos reunido con síndics, expertos, hemos seguido el proceso de elaboración de la ley y aportado en el foro de Podemos... Pero hasta ahora sólo se ha reconocido el derecho "moral", cuando lo que pedíamos era un derecho restaurador. Un derecho restaurador en el que podría estar la clave, que debe llevar a cabo el Consell y para el que es imprescindible la colaboración entre las dos partes. 

-¿Qué valoración hace de cada uno de los grupos en Les Corts respecto a cómo han gestionado este proceso?
-Al PP siempre que le hemos pedido reunión la hemos tenido, pero claro, luego no vota a favor de la ley, no colabora en el proceso de recuperación... A la hora de ayudar, no han hecho nada. Para el PP en estos momentos una televisión es muy incómoda y si fueran inteligentes jugarían a recuperarla para sacarle el máximo partido a lo que representan en Les Corts, donde tienen gran parte de representación. El papel de PSPV y Compromís ha sido dar apoyo al Consell y no se han movido ni un milímetro. Por su parte, Podemos tiene la ventaja de no estar en el Consell y eso les ha permitido estirar más; ser más exigente con el presupuesto o aplicar en la ley medidas para restablecer derechos de los extrabajadores. Son quienes más han hecho, pero es una posición cómoda porque no están en el gobierno. No obstante a quien no gobierna no le puedes pedir más.

"Me parece bien que se rescaten los millones destinados en 2016 a la CVMC, pero este gesto es fruto de una mala gestión y no haber hecho una planificación correcta"

-¿Qué le parece la enmienda que presentaron el otro día PSPV y Compromís para trasladar los millones destinados a la CVMC en 2016 al próximo ejercicio?
-Esto no es que aumenten definitivamente los presupuestos, quiere decir que este año has sido incapaz de gestionar 29 millones que tenías presupuestados para la nueva corporación y que estás a punto de perder. Estos millones deberían haber sido invertidos ya para que la radio y la televisión pudieran estar en marcha o al menos preparadas para poder emitir. Van cuatro meses retrasados. Me parece bien que se rescaten esos millones, pero este hecho es fruto de una mala gestión y no haber hecho una planificación correcta. 

-¿Se sienten engañados por algún grupo parlamentario? 
-Lo que ha dicho siempre el Consell es que el cambio la decisión de optar por abrir otro ente con otra sociedad mercantil, en vez de paralizar el proceso de liquidación lo había determinado Abogacía de la Generalitat. Sin embargo, antes de llegar al Gobierno, los cuatro partidos de izquierdas compartían con nosotros que el procedimiento a seguir era, primero paralizar la liquidación y después iniciar un tercer ERE para redimensionar la plantilla, algo con lo que estábamos de acuerdo. Y en eso había unanimidad entre Compromís, PSPV, Podemos y Esquerra Unida. Así que en ese sentido nos sentimos engañados porque nunca se ha dado una explicación de por qué se cambió de criterio. Se podría haber optado por lo que se aplicó en Grecia, donde se anuló la ley de cierre y volvieron todos los trabajadores…

-¿Por qué no están de acuerdo con la ley de la nueva CVMC en el apartado de contratación?  
-Porque se queda por detrás incluso del acuerdo del ERE. En uno era un derecho preferente y en otro no. La ley dice que se valorará como mérito diferenciado haber sido trabajador de la anterior corporación y el ERE señalaba la "prioridad en la contratación". Se ha bajado un peldaño en las exigencias.

-El dictamen del CJC decía que esta preferencia sería contraria al ordenamiento jurídico porque supondría un "eventual privilegio"… 
-Pero es que no lo hemos inventado nosotros. Esta cláusula está presente en muchos ERE. Cualquiera que vaya a Inspección de Trabajo sabe que es así. El ERE de Vaersa recogía que en caso de recontratarse se debía recuperar a trabajadores, y lo mismo sucedía con el ERE de Tragsa. Es una práctica habitual que una de las medidas sea la contratación de extrabajadores si la empresa recupera su actividad o servicio si se ha impactado tan gravemente en una empresa. Entra dentro de las medidas para paliar todos los daños. De hecho, Inspección de Trabajo dio el visto bueno y emitió un informe favorable a esta cláusula.

-¿Qué es lo que se ha hecho mal en todo el proceso de recuperación de una radiotelevisión valenciana?
-Entiendo que esto ha sido un fracaso colectivo. En primer lugar, del PP que desde el principio entendió que era momento de cerrar RTVV para intentar marcar el camino al resto de autonomías e iniciar un proceso de recentralización en el que se quitaban las televisiones autonómicas en el conjunto del Estado. Por eso tiene el mayor pecado. Pasada esa etapa y por lo que le toca al Consell actual, no ha habido valentía política y se ha enquistado la cuestión en querer empezar un proceso desde cero, un concepto que es falso. 

"En algún momento podemos habernos excedido verbalmente y deberíamos pedir perdón si fuera necesario, pero hablamos de un colectivo muy grande que de la noche a la mañana los tiran a la calle"

El Consell tenía buena voluntad porque no quería repetir todos los errores que cometió el antiguo gobierno en materia de gestión, manipulación y utilización de medios públicos. Pero cuando eso intentas llevarlo a la práctica, es imposible que puedas empezar desde cero porque vas a utilizar el mismo edificio, con los mismos repetidores, fondos audiovisuales e instalaciones que había antes. En la Comunitat, hoy por hoy no puedes empezar nada desde cero que tenga que ver con televisión. Y, de hecho, ahí está el problema principal, que RTVV SAU no está liquidada, que el ente no está liquidado, que existe un déficit que hay que pagar a los bancos de centenares de millones de euros… Así que, empezar desde cero quedaba muy bien como intención y objetivo final, pero se confundió el objetivo final con lo que era el proceso. Probablemente cuando nosotros nos hemos manifestado, en algún momento podemos habernos excedido verbalmente y deberíamos pedir perdón si fuera necesario, pero estamos hablando de un colectivo de trabajadores muy grande que de la noche a la mañana los tiran a la calle. No vamos a justificarlo, pero era en un marco muy delicado. Todos tienen responsabilidad, pero el que más, desde luego, es el que tiene los mecanismos para solucionarlo, que es quien gobierna y quien tiene el DOGV y los presupuestos. Tiene mayor posibilidades para resolver.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email