X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

DEL 8 AL 14 DE ENERO

Agenda Hedonista: la hora de la redención

Una semana para expiar los pecados de estas fiestas

Por | 08/01/2018 | 5 min, 17 seg

VALÈNCIA. Acabamos de dar la bienvenida al año 2018, retomamos la Agenda Hedonista en este día 8 y te ofrecemos hasta 8 recomendaciones para consagrar el mes a la gastronomía. Como posiblemente tengas el estómago abotargado por las fiestas, seremos prudentes. Esta semana habrá ocasión de disfrutar de pizza y dulces, de vino y pan, pero bajo un punto de vista sano y nutritivo, volviéndonos hacia la comida ecológica y vegana. Vamos a retomar el gusto por lo verde, mientras defendemos el virtuosismo de la dieta mediterránea. Comer mejor como propósito de Año Nuevo no implica renunciar al placer, y vas a entenderlo.

Lunes: ¿Ki?

‘Ki’ es una palabra japonesa con la que se denomina a la energía vital del cosmos, pero también la última apertura en València en lo que a restaurantes macrobióticos y veganos se refiere. No solo ofrece menús saludables por precios razonables en el barrio de Ruzafa, sino que además se ha propuesto difundir una nueva conciencia con cursos de cocina y eventos privados. Algunas de sus iniciativas más curiosas son las comidas sensoriales, las cenas temáticas (alrededor de países como Japón y Perú, por ejemplo) o la hora saludable (de 13 a 14 horas, te regalan una crema o una sopa del día). Frente a preceptos tan razonables como consumir alimentos de temporada y proximidad, plantean otras premisas energéticas que relacionan comida con elementos terrestres. Que cada quien decida.

La respetuosa pizza del martes

Empieza a ser raro el establecimiento valenciano que no consagra un día de la semana a la pizza. La Mandrágora ha optado por los martes, a partir de las 21.30 horas. El espacio, situado en pleno casco antiguo, se define como una asociación cultural y gastronómica para reunir a los veganos de València, donde se ofrecen actividades, talleres y charlas contra los alimentos de procedencia animal. Además, no funciona como un restaurante al uso, sino que cada quien entrega el precio que considera razonable por lo que come, que en este caso son masas recién salidas del horno e ingredientes recolectados de la huerta.

Miércoles: pan no es mal

Puestos a hablar de masas, ¿qué hacemos con el pan? Más que eliminarlo de la dieta, es posible apostar por variedades más saludables, como las que dispensan en las panaderías artesanales donde además trabajan con harinas ecológicas. Artespiga constituye una apuesta diferencial en el Ensanche (también se vende en los supermercados de Ecorganic), ya que desde hace más de una década trabaja con productos certificados por el Comité de Agricultura y amasados siempre a mano. También es interesante la propuesta de Pan Tan, en la cercana avenida Reino de València, cuya oferta gira alrededor del pan de centeno y sus beneficios, aderezado con productos biológicos y cafés de todas partes del mundo.

Jueves: healthy takeaway

Sí, es posible. Aloha Vegan Delights es un local de comida para llevar especializado en reinterpretar comidas que cargan con el estigma de poco saludables. Esto quiere decir que dispensan hamburguesas no carnívoras, veggie-Kebabs y hasta salsas caseras sin ningún tipo de aditivo. Completan la oferta los postres artesanales y los bowls de açai (esa fruta tropical tan de moda), además de los licuados y los smoothies, cuyo compendio redondea la imagen fresca y divertida del establecimiento. Ya sea acercándose hasta el mostrador del local o con encargos domicilio, es posible regodearse en el street food sin caer en las marranadas.

Viernes: clásicos de los veggies

Uno de los referentes en la gastronomía ovolactovegetariana y vegana de creación propia, con más de 30 años de experiencia en la ciudad, es el restaurante Ana Eva. Cocina de mercado, con productos frescos que siempre se preparan al horno o al vapor. Por el local del barrio de Botànic desfilan ensaladas silvestres y cremas de veduras, arroces y pastas, sin olvidar el nutrido repertorio de postres y la amplia carta de cervezas artesanas. Todo ello hace posible disfrutar de la buena mesa pese a no seguir esta dieta habitualmente. Puestos a reservar, conviene recordar que entre sus grandes atractivos también se encuentra el espacio, con dos grandes comedores, uno de ellos situado en un patio ajardinado.

Celíacos que se desayunan los sábados

En su día intentamos sacar de apuros a los celíacos valencianos con una sucinta guía, pero Guillermo Toledano lleva dedicando dos décadas a esta complicada labor desde Celiacruz. La cafetería de Ruzafa dispone de un obrador propio donde se producen panes diarios y bollería de todo tipo, de modo que los intolerantes al gluten no se queden sin probar los cruasanes, los fartons o las monas de Pascua. La oferta del local también incluye tablas de montaditos, pizzas y brunchs tematizados (italianos, veganos, americanos…). Para reivindicar que el uso de harinas especiales no debería repercutir en el precio final, todos los sábados, de 9.30 a 12.30 horas, se ofrece un completo desayuno gluten free por un precio ajustado (tan solo 7 euros), que incluye café, yogur, zumo multifrutas y tarta casera.

Domingo: tesoros de la tierra

Quienes completen la semana con diligencia en su alimentación pueden permitirse, además sin ningún tipo de remordimiento, el brindis del domingo. Será a cuenta de Ladrón de Lunas, bodega de la denominación de origen (D.O.) Utiel-Requena, que es famosa por su producción de vinos y cavas. La firma organiza visitas periódicas a sus instalaciones, en Masía Aldamar, para presumir de unas estancias que son especialmente originales, desde su jardín con un almez centenario, pasando por la almazara, los salones de eventos, la bodega centenaria o la sala de crianza actual. La actividad incluye la cata de tres vinos y un cava Bisila, acompañados de un almuerzo y su Aceite Extra Virgen de Oliva. Hay que reservar plaza (por apenas 12 euros) y atreverse a dar con la auténtica riqueza natural.

Este año cuida de todos, pero sobre todo de ti

Vamos a por 2018, Hedonista

Comenta este artículo en
next