X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

la compañía presenta una solicitud a la CNMC con todos los detalles del servicio que competirá con renfe

Air Nostrum comenzará a operar el AVE Madrid-Barcelona-Montpellier en octubre de 2018

4/10/2017 - 

VALÈNCIA. Los accionistas de Air Nostrum ya tienen completamente definido su aterrizaje como operador ferroviario de Alta Velocidad. La empresa creada específicamente para ello, Intermodalidad de Levante SA (Ilsa), ya ha comunicado a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) todos los detalles para entrar a competir con Renfe en la línea Madrid-Montpellier, que tendrá una parada intermedia en Barcelona.

Si se cumplen sus previsiones, el debut como operadores de una línea de AVE –su primera incursión empresarial fuera del sector aéreo– se producirá el 5 de octubre del próximo año. Así lo asegura la empresa valenciana en el formulario en el que desgrana su plan para explotar una línea ferroviaria internacional. El documento lleva la firma de Víctor Bañares, director general y consejero de Ilsa fichado por Carlos Bertomeu para pilotar este proyecto.

La solicitud, presentada el pasado 25 de septiembre, es preceptiva para recibir el visto bueno del regulador antes de explotar un nuevo servicio internacional de transporte de viajeros. Por el momento es la única empresa que la ha presentado, aunque el plazo está abierto, como también fue la única en presentar alegaciones a las condiciones fijadas por Competencia para operar el servicio.

La CNMC ha fijado una serie de principios y criterios metodológicos que los candidatos deben cumplir para recibir el visto bueno. El objetivo de esta prueba es acreditar que el aspirante tiene un interés real en explotar una línea entre dos países –el transporte internacional de pasajeros está liberalizado desde 2010– ya que el hecho de poder realizar paradas intermedias para dejar y recoger pasajeros dentro del mismo país podría ser aprovechado para entrar en corredores aún no abiertos a la libre competencia.

Eso es lo que sucede con esta línea. La operación entre Madrid y Montpellier supone dar entrada de facto a una empresa privada para que compita a corto plazo con Renfe en el corredor Madrid-Barcelona, el más apetecible para las firmas que quieren entrar en este negocio. Por tanto, para testar la vocación internacional de los candidatos la CNMC ha fijado una serie de requisitos como contar al menos con un 30% de los ingresos y del tráfico de viajeros con origen o destino fuera de España, que el trazado cuente con al menos una estación fuera de España o que el tramo internacional suponga al menos el 20% de los kilómetros totales, entre otras exigencias.

Con la publicación de la petición de Ilsa el pasado día 25 comenzó a correr el plazo de cuatro semanas que Competencia concede a las "entidades afectadas" para que le soliciten que se le realice una "prueba de objetivo principal" al aspirante. Previamente deberían aportar las pruebas por las que considerasen que el nuevo servicio propuesto "es distinto a transportar viajeros entre estaciones situadas en Estados miembros diferentes".

Hasta este martes, ni el Ministerio de Fomento ni Renfe como operador actual de la línea habían pedido que se realizase esa prueba de objetivo, según confirmó la CNMC a Valencia Plaza.

Una "oportunidad"para un nuevo operador

En su escrito de solicitud, los socios de Air Nostrum recuerdan que Ilsa dispone ya de la correspondiente licencia emitido por la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria (AESF) y que está en trámites con las autoridades españolas y francesas para obtener los certificados de seguridad. También detallan la ruta que operarían con dos frecuencias al día –el doble que Renfe– entre Madrid y Montpellier con los tiempos de llegada y salida en cada una de las estaciones. Efectuaría paradas en Zaragoza, Barcelona, Perpignan y Narbona.

El tiempo total de viaje serían 5 horas y 47 minutos, el mismo que emplea Renfe, con menor tiempo de parada en Barcelona y Perpignan. El tren que tiene previsto utilizar es el AVE S100 con 347 plazas.

En cuanto a la justificación de la conveniencia de la entrada de un operador privado en esa línea, Ilsa apela a la escasa atención que a su juicio han prestado tanto la española Renfe como la francesa SNCF a los "mercados periféricos", sobre todo a los internacionales. También subraya la "baja conectividad entre la región del Languedoc Rousillon y Madrid.

Además, la empresa valenciana destaca que el enlace ferroviario entre Figueres y Perpinyà y la conexión de este enlace con la red de altas prestaciones, "abre nuevas posibilidades de establecimiento de relaciones ferroviarias interregionales entre el sur de Francia, Catalunya, Aragón y la Comunidad de Madrid".

Ilsa cifra en 5,2 millones de viajeros anuales el mercado de viajeros entre Languedoc-Roussillon, MidiPyrénées, Catalunya, Aragón y la Comunidad de Madrid. De ellos, solo el 241.382 utilizan el tren, apenas un 5%, por lo que existe "una oportunidad para un operador ferroviario Internacional".

"Actualmente el horario de Renfe desde Madrid a Montpellier es comercialmente malo, no permitiendo llegar a Montpellier a media mañana, sino en horario nocturno. No es apto para viajes de trabajo", concluye la firma impulsada por los dueños de Air Nostrum. Frente a ello, prometen doble frecuencia diaria "con inmejorable horario comercial y con trenes durmiendo tanto en Madrid-Atocha como en Montpellier Saint Roch".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email