X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 21 de octubre y se habla de ley de vivienda TEMPE inditex AEROPUERTO DE MANISES
GRUPO PLAZA

viajamos a...

Ámsterdam, más allá de lo de siempre

La capital más liberal de Europa seduce al visitante con su oferta de ocio, diversión, cultura e historia

12/10/2017 - 

VALÈNCIA.- Tiene fama de ser una de las ciudades más liberales, abiertas y tolerantes del mundo. Que el consumo de drogas blandas o la prostitución estén permitidos y sean aceptados con naturalidad sin duda contribuye a ello. Como también el contar con, nada menos que, un 60% de población extranjera y ser una de las ciudades del orbe con más nacionalidades representadas, por encima incluso de Nueva York. Pero sería un error no profundizar más allá del estereotipo que acompaña a Ámsterdam.

La capital de los Países Bajos es única también por su peculiar trama urbana, asentada en gran parte sobre el terreno conquistado al mar del Norte y horadada por un complejo sistema de canales que le otorgan un singular perfil de tela de araña. Recorrer en bicicleta los barrios con más solera cruzando sobre alguno de sus más de 1.200 puentes decorados con flores supone una auténtica delicia. Sin perder de vista que aquí se encuentran museos de talla mundial como el Rijksmuseum o el dedicado al genio Vincent Van Gogh, que completan el mosaico de una de las capitales europeas más seductoras.

La monumental Plaza Dam puede ser un buen punto de partida para comenzar a recorrer la capital. Ni rastro queda ya de la presa –o Dam– que unos pioneros construyeron a finales del siglo XIII para domar las aguas del río Amstel en una singular batalla contra el mar librada durante siglos, pero este lugar es el germen de una comunidad que prosperó rápido gracias al comercio marítimo. El imponente Palacio Real, antiguo ayuntamiento levantado durante el Siglo de Oro neerlandés, destaca en un costado junto a la Iglesia Nueva (Nieuwe Kerk), donde se coronan los monarcas holandeses.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Antes de sumergirse de lleno en el popular Barrio Rojo, que se extiende desde el lado opuesto, conviene callejear hasta la cercana plaza de Spui, donde aguarda un rincón que pasa inadvertido para muchos turistas pese a ser uno de los más especiales. Begijnhof, o Jardín de las Beguinas, es un apacible patio interior medieval en el que antiguamente vivía una comunidad religiosa femenina. Casi hay que adivinar la ubicación exacta de la entrada situada en la callejuela Begijnensteeg —cerrada a media tarde—, pero merece la pena entrar al patio ajardinado para ver la casa más antigua de la ciudad, hecha de madera, y dos interesantes iglesias calvinistas.

*Lea el artículo completo en el número de octubre de la revista Plaza

Noticias relacionadas

viajamos a...

Kenia, el espíritu de África

Por |  - 

En la Reserva Natural de Masái Mara aún es posible contemplar la vida salvaje con toda su potencia original y episodios de cruel belleza como la gran migración 

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email