X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

Los propietarios invierten 28,3 millones en la urbanización de 270.000 metros cuadrados

Ática, Metrovacesa y los Gómez Trénor activan un PAI de 2.300 viviendas en Quart de Poblet 

4/12/2017 - 

VALÈNCIA. Cerca de 270.000 metros cuadrados para la construcción de más de 2.300 viviendas en Quart de Poblet. Son las dimensiones del PAI Molí d'Animeta, que irrumpe en el efervescente mercado inmobiliario de València y su área metropolitana tras más de 20 años de tramitación. "La reparcelación del proyecto será aprobada a principios de año y el inicio de las obras de urbanización está previsto entre finales de 2018 y principios de 2019", detalla a Valencia Plaza el presidente de la promotora Ática, Vicente Llácer.

La firma valenciana es el agente urbanizador del PAI a través de Actividades Industriales Quart SL, una sociedad que controla al 100% tras haber adquirido durante los últimos dos años las participaciones de sus socios -entre quienes se encontraban ilustres como Ferrobús, Miguel Montoro y Edival-.

Tal estrategia ha llevado a Ática a liderar el proyecto al aglutinar alrededor del 60% de los terrenos. La acompañan Metrovacesa, con un 6%; y Dosval, con un 3%. Esta última sociedad es de la familia Gomez-Trénor, propietaria de la embotelladora de Coca-Cola ubicada junto a los terrenos a urbanizar. Además, un 11% está en manos del Ayuntamiento de Quart de Poblet. El 20% restante pertenece a pequeños propietarios.

La inversión para urbanizar el PAI será de 28,3 millones de euros, según concreta Ática. Alrededor de 5 millones los aportarán los propietarios que han optado por asumir los costes en metálico. La previsión es que las obras duren dos años, de modo que no concluirían hasta principios de 2021.

No obstante, la escasez de suelo listo para construir en València y su área metropolitana auguran un papel protagonista para el PAI en el mercado inmobiliario de los próximos años, máxime teniendo en cuenta algunas de sus características.

La amplitud del PAI permitirá la construcción de grandes complejos residenciales -con atractivos como zonas comunes y piscina- en una zona muy bien comunicada con la capital de Turia al encontrarse entre la A-3 y la V-30 y junto a las paradas de metro Quart de Poblet y Faitanar.

Además, el sector contará con una extensa y singular zona verde, que fue precisamente el asunto que más complicó la tramitación del proyecto. En la zona este del PAI discurre la acequia de Mislata, declarada Bien de Interés Cultural (BIC), y para respetarla Ática ha tomado dos decisiones: concentrar el grueso del área ajardinada en el lugar y construir un puente en la zona sur que salve la acequia.

No será un jardín al uso. Consistirá en alrededor de 74.000 metros cuadrados de huertos urbanos -previsiblemente gestionados por el Ayuntamiento de Quart de Poblet- que incorporarán una red de sendas para el tránsito de los ciudadanos. Las parcelas respetarán los lindes históricos de los terrenos.

Una 'zona rústica' como medio Viveros

Esta zona rústica, groso modo, equivale al doble del Parque del Oeste de València y a la mitad del de Viveros. A ella se sumará otra gran área de jardines en la franja norte del PAI que coincidirá con la trayectoria del metro. entre las dos sumarán 100.000 metros cuadrados.

Por lo que respecta a las dotaciones públicas, el proyecto tiene asignados 25.000 metros en la zona oeste para la construcción de una escuela y otros 21.000 al norte de los huertos urbanos todavía por definir. Además, el proyecto cuenta con la particularidad de que el 50% de las más de 2.300 viviendas serán VPO.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email