X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

La alianza empresarial aspira a gestionar un pai cuyas cargas ascienden a 110 millones

Atitlan y sus socios negocian nuevas compras de suelo en el PAI del Grao

31/03/2018 - 

VALÈNCIA. Atitlan sigue maniobrando para que el desarrollo urbanístico del PAI del Grao se produzca lo antes posible. La compañía de Roberto Centeno y Aritza Rodero, que lidera la alianza empresarial que se adjudicó un 33% de los terrenos de la Fórmula 1 de València en el marco del concurso de acreedores de la mercantil Acinelav Inversiones 2016, negocia además la compra de solares de pequeños propietarios, que en total abarcan otro tercio de los terrenos.

Así lo confirman a Valencia Plaza fuentes conocedoras de las negociaciones, en las que Atitlan está primando la calidad de los inmuebles sobre la cantidad. Es decir: la firma, sabedora de que los pequeños propietarios están muy atomizados y que el desarrollo del espacio pasará por llegar a acuerdos con Adif, propietaria del 33% restante, no persigue con sus operaciones lograr más del 50% de los terrenos, sino materializar aquellas que sean una oportunidad de negocio.

Según agregan las mismas fuentes, al desarrollo del espacio le resta todavía el largo proceso de que se aprueben las modificaciones en el planteamiento municipal anunciadas por el Ayuntamiento de València y que, como se espera, el consistorio renuncie a la gestión directa del PAI -en la actualidad atribuida a la firma pública Aumsa-, dejando paso a la creación de una una agrupación de interés urbanístico.

Por descontado, Atitlan y sus socios (el fondo británico Hayfin Capital, la familia Martinavarro y el empresario Francisco Martínez) aspiran a asumir la gestión de un PAI en el que han invertido alrededor de 30 millones de euros. Adif, por su parte, ha adoptado un rol menos activo, aunque con la clara intención de conservar por el momento sus activos para revalorizarlos conforme avance la actuación.

Se estima que las cargas de los terrenos ascienden actualmente a alrededor de 110 millones de euros, ello teniendo en cuenta todos los trabajos a realizar y los 45 millones del coste de la construcción del circuito urbano de Fórmula 1 abandonado en el lugar, un coste que abonó la Generalitat y que el Ayuntamiento de València acordó en su día repercutir a los propietarios del suelo cuando desarrollen el espacio.

No obstante, como viene subrayando este diario, el consistorio analizará qué infraestructuras construidas son realmente exigibles a los dueños, de modo que se se prevé una cifra inferior para los propietarios del suelo -si bien el Ayuntamiento sí deberá hacer frente a la totalidad del pago a la Generalitat-.

300.000 metros en la fachada marítima

El PAI del Grao consta de alrededor de 300.000 metros cuadrados, lo que lo convierte en la mayor superficie por urbanizar de la fachada marítima de València. La compañía de Aritza Rodero y Roberto Centeno -este último yerno de Juan Roig- se hizo con el tercio que tenía Acinelav, que se fue al traste durante la crisis.

Sus anteriores propietarios eran -de mayor- Bankia Habitat, Pavasal, Construcciones Valencia Constitución, Kiraly Desarrollos Inmobiliarios (participada por Gesfesa) y el constructor Salvador Vila, según recoge el Registro Mercantil. La participación de Bankia acabó en manos de la Sareb con la reestructuración bancaria; y la del resto, controlada por la banca acreedora tras ser declarada su insolvencia en 2011.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email