X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 28 de abril y se habla de dependencia Mónica Oltra bruselas JUSTICIA
GRUPO PLAZA

la naviera ya tiene un pedido en marcha para un fast ferry de 187 millones

Baleària negocia la compra de otros dos barcos medianos por 160 millones de euros

23/09/2016 - 

VALENCIA. La naviera Baleària está negociando con varios astilleros el encargo de dos nuevos barcos de dimensión mediana y propulsados por gas para sustituir embarcaciones fletadas en rutas consolidadas. La inversión prevista, según explicó este jueves su presidente, Adolfo Utor, oscila entre los 80 y los 100 millones de euros por embarcación, aunque precisó que el encargo todavía no es firme.

Utor realizó este anuncio tras pronunciar una ponencia en Valencia organizada por la Asociación Española de Directivos (AED) sobre directivos, grupos de interés y la ética de los resultados. En la misma, el presidente de la naviera alicantina también repasó los hitos de la empresa, explicó que los planes para abrir una ruta entre Cuba y Estados Unidos se han enfriado por incertidumbres surgidas en los últimos meses, sobre todo desde la isla, y expresó su preocupación por el impacto de la falta de gobierno en la marcha de la economía española.

En el transcurso de la conferencia, Utor recordó que meses atrás encargó un cruise ferry propulsado por gas que actualmente está en construcción en el que invertirá 187 millones de euros y que tiene opción de encargar otro. Además de ese pedido ya formalizado, avanzó que negocia encargar la construcción de otros dos barcos. Serían embarcaciones de tamaño mediano y también propulsadas por gas, el combustible por el que la firma apuesta para el futuro por motivos de coste y baja contaminación.

Tras la conferencia, el presidente de la naviera detalló que esos dos nuevos barcos irían destinados a reemplazar a alguna de las embarcaciones que actualmente tiene fletadas, cinco en total. El motivo es la subida de los fletes a nivel mundial como consecuencia de la reducción en la oferta de barcos. Esa circunstancia provoca que a largo plazo resulte más ventajoso invertir en la construcción de nuevas unidades que en fletarlas.

"Tenemos cinco barcos fletados y vamos a sustituirlos por barcos nuevos. Los crecimientos los vamos a hacer con barcos fletados y los barcos nuevos los vamos a dedicar a líneas consolidadas, maduras, en las que conocemos la demanda que existe", especificó Utor.

La entrada en Cuba, no tan clara

El presidente de la naviera también explicó a los socios de la AED que sus planes para comenzar a operar entre Cuba y Estrados Unidos, un proyecto cuya entrada en servicio depende de que la firma reciba las autorizaciones pendientes, se han enfriado en los últimos meses por la irrupción de algunas incertidumbres, particularmente desde Cuba.

El empresario aseguró que por parte de EEUU cuenta con todos los permisos preceptivos. Aún así, la naviera está pendiente de la derogación de dos leyes que limitan el comercio marítimo y ello depende de las elecciones previstas en otoño. "Las elecciones en los EEUU han paralizado un poco el tema; no va a ser lo mismo según quién gane", admitió.

En cuanto a Cuba, Utor opinó que las autoridades de la isla "se hacen querer" porque se trata de la "novia querida por todo el mundo", en alusión al interés empresarial por aprovechar la incipiente apertura. Utor sostuvo que Baleària, que ya opera en Bahamas, tiene un proyecto "muy importante" en el Caribe y que el interés en Cuba consiste sobre todo por ser los primeros en llegar. "Si suena la campana, estamos los primeros para llevar pasajeros entre Cuba y Estados Unidos. No sabemos si para ganar dinero, pero sí para hacer historia", resumió.

Objetivo: 50% de facturación internacional en cuatro años

Esos proyectos en el Caribe son uno de los pilares de la estrategia internacional de la compañía. Actualmente cuenta con un fast ferry entre Florida y Bahamas, opera también en Tánger y, desde este verano, une Valencia con Argelia, una línea que se potenciará en los próximos meses con tres frecuencias por semana.

Ese negocio representa el 20% de su facturación. Los planes a medio plazo pasan por abrir nuevas rutas en el Caribe, con Puerto Rico como próximo objetivo, aumentar los tráficos entre Almería y Nador y consolidar el crecimiento de la conexión entre Valencia y Argelia. Con ello confía en alcanzar un 50% de su facturación en el exterior en el plazo de tres o cuatro años.

Sobre la trayectoria de la compañía, el empresario explicó que tras apostar por la alta velocidad o por mejorar la experiencia en los viajes, la firma afronta una tercera etapa en la que se tiene en cuenta "no solo la rentabilidad, sino el respeto al medio ambiente".

Ello ha sido posible porque España es "una potencia mundial en gas natural licuado" con suficiente capacidad de suministro. "Nosotros hemos apostado por un modelo dual, pensando en que lo barcos pueden venderse o cambiar de destino. Llevamos con este modelo siete años", especificó.

En cuanto a la situación política, lamentó que todos los partidos están "pendientes del corto plazo", por lo que consideró que el país se encamina "a otras elecciones de cabeza". "La falta de gobierno es perjudicial y nos está afectando en algunos ámbitos a medio plazo", aseguró.

También reconoció que le "preocupa" imagen "injusta" que se tiene de la Comunitat y explicó que en la época durante la que las inversiones en suelo proporcionaban grandes plusvalías no quiso "participar de la fiesta". "Siempre tuve por máxima no diversificar porque mi fin no era ganar dinero rápido, sino hacer barcos", concluyó.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email