X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

licita las obras con un presupuesto estimado en 423.384 euros sin iva

Cacsa repara el Oceanogràfic dieciséis meses después de ceder la gestión a Avanqua

7/10/2016 - 

VALENCIA. La Ciudad de las Artes y de las Ciencias (Cacsa) ha licitado el contrato para las obras de rehabilitación estructural del Oceanogràfic en cuatro lotes. Los trabajos prevén actuar sobre estructuras de hormigón y metálicas del complejo, así como solucionar filtrados y humedades del complejo y asientos diferenciales. 

La licitación llega un año y cuatro meses después de que Avanqua, del grupo Aguas de Valencia, asumiera la gestión y explotación de los edificios e instalaciones del Oceanogràfic y el Ágora al presentar la oferta más ventajosa a Cacsa.

Las deficiencias que se pretende solucionar con las obras que ahora contrata Cacsa son anteriores a la cesión de la explotación del negocio y forman parte del conjunto de problemas estructurales que la administración se comprometió a resolver ante la firma concesionaria del complejo, según explica la firma a este periódico.

De hecho, tras asumir la gestión, Avanqua ya acometió a principios de este año un proyecto de reforma encaminado a aumentar el atractivo del complejo al que destinó nueve millones de euros. Entre las mejoras, instaló un cocodriliario, un árbol gigante para el aviario o un acuario de tiburones martillo.

Los problemas en el recinto vienen de lejos. El anterior Consell, con Máximo Buch como responsable de la Conselleria de Economía -de la que depende Cacsa-, mantuvo un sonado enfrentamiento judicial con el anterior concesionario del Oceanográfic, Parques Reunidos, en los meses previos a que finalizase la concesión y cuando la Generalitat ya planeaba impulsar un nuevo concurso con condiciones menos ventajosas para la firma explotadora.

Conflictos en el pasado

Tras ser demanda por Parques Reunidos por el supuesto impago de una deuda superior a 8 millones, Cacsa replicó con una otra demanda en la que pedía a la empresa una compensación económica de 6,8 millones por incumplimiento de las condiciones contractuales de mantenimiento y conservación del parque. A ello sumó otra reclamación económica por lucro cesante al haber incumplido el compromiso de llevar orcas al complejo.

La decisión de sacar a concurso la gestión de parte de la Ciudad de las Ciencias fue criticada en su momento por el PSPV al entender que una adjudicación tan complicada no debería haberse iniciado con unas elecciones autonómicas cercanas –acababan de celebrarse las elecciones de 2015– y apuntaron desde el principio que estaban en contra de la privatización de las instalaciones.

En el pliego de condiciones para las obras que Cacsa ha sacado a concurso esta semana, se pide a las aspirantes tener un volumen de negocios anual igual o superior al lote que se licita, y, de otra, disponer de experiencia en la realización de trabajos del mismo tipo además de "disponer de sistemas de gestión ambiental certificados para los servicios de construcción y obras y disponibilidad de medios". 

CACSA DEMANDÓ AL ANTERIOR OPERADOR, PARQUES REUNIDOS, POR MANTENIMIENTO DEFICIENTE

Para el primero de los lotes (reparación de estructuras de hormigón armado), Cacsa establece un precio unitario de 126,40 euros por metro cuadrado, lo que la sociedad estima que quedaría adjudicado con un coste total de 164.952 euros sin incluir el IVA. Cantidad que podría incrementarse en 2.300 euros más en caso de tener que ejecutar imprevistos y por los que se debieran abonar horas extras de los operarios. 

En el segundo lote, correspondiente a las reparaciones de estructura metálica, Cacsa establece el presupuesto en poco más de 67.000 euros (IVA excluido) y divide las operaciones en dos servicios variables-reparación de óxidos y pintura para la estructura metálica-. En este caso, la sociedad también contempla que el presupuesto pudiera incrementarse en 575 euros por imprevistos derivados en las obras y en 9.250 euros por el precio por kilo del material empleado para las adecuaciones.

Para subsanar las filtraciones y humedades, la empresa estima, aunando el coste de operaciones e imprevistos, que las obras en este tercer lote quedarán licitadas por valor de 132.030 euros sin IVA. De la misma manera, para la subsanación de asientos diferenciales, el gasto máximo a realizar por Cacsa queda estimado en 47.185 euros, IVA excluido. 

Con todo ello, el presupuesto evaluado para la ejecución de todas las obras necesarias para la adecuación del Oceanogràfic ascienden a 423.384 euros sin contar con el IVA, lo que entrañaría que las obras de rehabilitación superara el medio millón de euros al sumarse los impuestos requeridos. 

Por otra parte, la licitación también atiende los plazos de ejecución en los que las obras de reparación y subsanación deben estar finalizadas. En los dos primeros lotes, el contratista debe realizarlas en un período máximo de tres meses. No obstante, para la reparación de humedades y filtraciones, el plazo es más amplío y conceden cinco meses debido a que son los mayores problemas con los que cuenta el complejo. En el último de los lotes, los períodos se dividen por actuaciones en accesos cuyo tiempo máximo quedaría fijado en dos meses y una semana.

Deficiencias también en el Ágora

Los problemas que tienen los diversos edificios de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, son numerosos y sonados. En agosto de 2015, por ejemplo, la auditoría encargada por el nuevo gestor -Avanqua, cuyo accionista mayoritario es Aguas de Valencia y gestiona por concesión de la Generalitat Valenciana las instalaciones de este recinto, las tiendas y la restauración de L'Hemisfèric y Museo- para evaluar el estado del Ágora -edificio que el anterior Consell sacó a concurso pese a estar sin terminar-, demostraba que el mismo no estaba en condiciones para asumir los usos proyectados por la empresa para la explotación del espacio porque presentaba importantes deficiencias en la cubierta, problemas de seguridad y deterioro de elementos estructurales. 

En enero de este año, el secretario autonómico de la Agencia Valenciana de Turismo, Francesc Colomer, y la presidenta de Avanqua, Celia Calabuig, presentaron el plan de mejoras y el modelo de gestión para el edificio, que estuvo cerrado del 10 de enero al 12 de febrero de este año para aplicar las reformas y en las que participaron más de 70 empresas distintas.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email