X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

entrevista al secretario autonómico de turismo

Colomer: "Si un ayuntamiento se quiere suicidar prohibirá el turismo"

28/05/2018 - 

VALÈNCIA. La Comunitat Valenciana empieza la semana con una nueva ley de Turismo tras más de 20 años con una norma que ya no respondía a la realidad actual. Un nuevo escenario turístico se ha formado en el último lustro, marcado por los apartamentos turísticos y la nueva filosofía del actual ejecutivo centrada en la esencia mediterránea.

La nueva Ley de Turismo, Ocio y Hospitalidad, que ha conseguido prácticamente la unanimidad de Les Corts con la abstención del PP, refleja el consenso que existe por poner el turismo en el primer plano económico de la Comunitat Valenciana, además de otorgar a los ayuntamientos más autonomía para que conformen su modelo turístico, entre otras muchas cuestiones.

- ¿Esperaba aprobar la ley un año antes de terminar la legislatura?

- Sabía que iba a costar. Las tramitaciones son muy complejas, cada vez son más difíciles. Hay mil trámites, los procedimientos son muy largos, y eso también entraña mucha participación, publicación,  transparencia, consenso. Modelar y pactar, llamémosle democracia. Y es algo que me encanta. Por lo tanto, ha tardado pero era un compromiso y aquí estamos, satisfechos y muy responsables con lo que nos aguarda. 

- ¿Cómo se imagina el escenario después de la aprobación de la ley?

- Siempre he pensado que una ley no cambia el mundo, no es un cambio inmediato. Pero es una ley integral, una ley completa, que aborda el fenómeno turístico desde todos los puntos de vista. No cambias el mundo pero sí balizas el camino de las transformaciones. Esta ley no solo tiene una ambición administrativa de multas, sanciones y preceptos sino que desde el propio rótulo son unas credenciales de propuesta de valor.

- ¿Qué destacaría de la ley?

- El código ético de turismo, que es una transcripción del mundial adaptada a los valencianos. La hospitalidad, que no es un elemento decorativo sino que va más allá. La ley también crea un sistema de conocimiento turístico, de gestión inteligente de los destinos turísticos. Es una ley que interpreta el mundo en el que vivimos de transformación. Es una ley que consagra la sostenibilidad, la vertebración del territorio y el paisaje como hilo conductor del relato turístico.

Prefigura el estatuto del municipio turístico, que es un cambio de paradigma del municipio turístico. Obliga a los municipios a ser proactivos, enrolados en la gestión inteligente y en la hospitalidad. No tanto premiaremos al municipio que tenía unos ‘gastos extras en’ y que se basaban en criterios cuantitativos de plazas hoteleras y de segundas residencias, ahora el parámetro será cualitativo.


También están los órganos de gobernanza. Construye una arquitectura tanto pública como privada para saber que nuestras decisiones serán las más democráticas y las más consensuadas. El turismo son los municipios, las marcas, los destinos, las asociaciones, el interior, el litoral, y con eso creamos un mecanismo de gobernanza que garantiza que la toma de decisiones es la que debe ser. También tendremos la comisión de ética, que estará en el órgano máximo de decisión. Ésta será la que custodiará todo el despliegue del código ético valenciano en el conjunto del sector con un sistema de alertas para premiar y generar ese cambio de mentalidad hacia la responsabilidad social.

La ley tiene mucho que ver con el libro blanco del Turismo que realizamos en el inicio de la legislatura. Desde 1990 no se había vuelto a realizar ese gran diagnóstico y descripción de estrategia futura. Y la ley también cuelga de esa gran reflexión.

- ¿Qué reglamentos tienen pendientes de desarrollar al margen del relacionado con municipios?

- El del municipio turístico lo tenemos muy avanzando. Lo hicimos con un convenio con la Federación de Municipios de la Comunitat Valenciana y la universidad con quienes se ha trabajado el articulado. 

Los otros reglamentos son los del alojamiento. La ley no puede ir al detalle porque si dentro de tres años tienes que cambiarlo, tienes que volver a entrar en una tramitación legislativa. Los reglamentos también pueden ser participados y pactados, se exponen al público y se hablan.

También tenemos que reglamentar el turismo activo, que esta nueva ley le da cobertura legal. Y tenemos que desarrollar el reglamento de esta entidad, que cambiará a Turismo Comunitat Valenciana.


- Se ha criticado por parte de otros partidos que se le cedan competencias a los ayuntamientos respecto a las viviendas turísticas.

- La ley aborda el intrusismo, la competencia desleal y la profesionalización del sector y crea instrumentos de seguridad jurídica y de seguir avanzando tanto en el cuadro sancionador como la pedagogía. La profesionalización es una alianza entre administraciones, lo que no podemos es jugar al escondite. Al el Estado, ni está ni se le espera. Europa no se sabe a qué juega. 

El tema de la compatibilidad urbanística ya existe, no es descubrir nada. Lo que hacemos es crear alianzas, buscar sinergias y coordinación. Frente a esto podíamos conformarnos con un modelo de vivir todos de espaldas. Haciendo abstracción de la ley autonómica, cada ayuntamiento tiene autonomía local reconocida y tiene la potestad de tener su Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) donde ordenan, con independencia nuestra, los usos del suelo. Dónde tienen que haber viviendas, comercios, cómo es la estructura viaria, dónde está su suelo industrial. Esa es la ordenación indelegable de los ayuntamientos.


Pretender que las viviendas turísticas y el sector viviera al margen de los ayuntamientos no tiene sentido. No es que habrá 542 normativas, es que ya las hay, y no pasa nada. Era previsible la confusión pero no hay que confundirse para nada. Hasta ahora, para entrar en nuestro registro, con una declaración responsable hay suficiente. Después, nosotros, transmitimos al ayuntamiento en cuestión lo que ha sucedido en su término municipal. Ellos nos pueden decir que esas viviendas no se adecuan a su PGOU y las quitamos del registro o el ayuntamiento va con sus inspectores.

Esto es un bucle surrealista. Con la nueva ley, para no marear a la gente, les decimos que vengan con el permiso de su ayuntamiento. Pero ya se cuidará mucho el ayuntamiento que entienda que el turismo es una fuente de progreso en concertar en su planeamiento los consensos con los actores sociales y económicos de la población, decidir qué quiere ser de mayor. Si un ayuntamiento se quiere suicidar, digo yo, prohibirá el turismo y pondrá hándicaps. Una cosa es controlar la capacidad de carga, que eso es positivo e ir en la línea de la sostenibilidad económica y social, del propio confort de los turistas para no saturar, y otra cosa es suicidarse. València no puede acaparar todo el debate.

- ¿Qué opinan las asociaciones de viviendas turísticas de la nueva ley?

- Antes de aprobar la ley las cité para abordar cara a cara ciertas controversias o mensajes que se lanzan. El alojamiento turístico en viviendas es un mundo muy plural y polifónico, pero esta ley lo que garantiza es la profesionalización y la legalidad.

- El mismo día de la aprobación de la ley Podemos señaló que una artículo dejaba abierta la puerta a la tasa turística.

- El tenor literal de ese artículo habla de estrategias entre turistas, residentes y sector turístico para contribuir a la sostenibilidad y una serie de preceptos que se recogen de manera constante a lo largo de la ley. Entonces, ¿aquí de qué estamos hablando entonces? Nadie está hablando ni de tasa, ni de impuestos, ni de calidad, ni de hacienda, ni de nada. Y además, se está hablando de los residentes. ¿Están queriendo que los residentes contribuyan económicamente? No me cuadra con el debate de que la tasa iba dirigida a los turistas y aquí se habla de turistas, residentes y sector. De ahí a entender que en ese apartado está camuflada la tasa…

- La ley se aprobó por consenso, tan solo el PP se abstuvo. ¿Está contento?

- Si algo hemos hecho ha sido cultivar la idea de que el turismo es una tema de Estado. Llevamos tres años sin ninguna concesión al partidismo ni ningún conflicto de partido. Tratamos de predicar con el ejemplo cada día y la consecuencia lógica es que esta ley tenga el soporte que ha tenido. 

- El ocio se encuentra hasta en el título de la ley.

- Esta ley es la primera en la que se habla de ocio sin hablar de decibelios. Se pone en valor como un elemento fundamental de transformación del modelo y de identidad de un territorio mediterráneo, abierto, que hace de la música y de la cultura un elemento de identidad y de reclamo. No se habla del ocio para hablar de horarios ni de multas, sino en positivo. Con esta ley se construye un relato y presenta nuestras credenciales en el mundo, qué somos los valencianos. 

El ocio es un elemento sin el cual no entenderíamos la política turística de la Comunitat Valenciana. La oferta hostelera, en cualquier franja horaria. Toda la parte de Producto Interior Bruto que genera algo que nos hace ser una sociedad más divertida, más dinámica. Todo el tema de la música, de los festivales de música. El modelo turístico de la Comunitat Valenciana se basa en el ocio. Por eso en esta ley recogemos toda la dimensión productiva con toda la dignidad. La ley construye un relato. Sabemos a dónde vamos y lo metemos en la ley. Construimos un relato y el ocio tiene un papel desde el título.

- Esta ley también va muy dirigida a la sociedad.

- El turismo no es un tema menor, el turismo nos define como sociedad y economía y lo que esta ley exige el reconocimiento del sector turístico como fundamental. En la ley también cobra valor el paisaje, la cultura, los festivales y la gastronomía autóctona. Son las cuatro grandes novedades de definición de modelo concreto que consagramos.
 

- ¿Cómo van las obras que tiene pendientes Turismo?

- En Benidorm pretendemos hacer un Centro de Turismo. El Ayuntamiento ha dado el visto bueno y pronto empezaremos el diseño. Quiero que sea un centro de vanguardia, de innovación, puntero, pero vinculado al espacio y acento hotelero en cuanto a formación. El de València se ha adjudicado la obra y el de Els Ports ya hemos rehabilitado dos grandes naves de la Fábrica Giner. Las obras del CdT, centro de aceleración empresarial y escuela ya están adjudicadas y empezamos la semana que viene. Estoy satisfecho por lo que cuesta mover obra pública. 

El otro día también fui a visitar al nuevo alcalde de Alicante para que nada se pare y para decirle que estábamos pendientes de que ellos otorgaran la licencia para una una Tourist info en la explanada del puerto para la que ya hemos adjudicado la obra. 700.000 euros de inversión para además realizar gestión de experiencia. El plan de infraestructuras, si todo sale normal tirando a mal, se acabará en esta legislatura.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email