X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

piden unidad a los pequeños accionistas frente a los gallardo

El presidente y consejeros de Hospitales Nisa rechazan la oferta "nada amistosa" de Vithas

10/06/2016 - 

VALENCIA. Al grupo catalán Vithas, propiedad de la familia Gallardo –fundadora de Almirall–, se le complica la compra del grupo hospitalario valenciano Nisa. Un grupo de accionistas encabezados por siete de los 12 miembros del consejo de administración de Nisa remitieron este jueves un comunicado a Valencia Plaza en el que rechaza la forma de proceder "nada amistosa" de Vithas.

Los firmantes son un grupo de accionistas entre los que están estos siete consejeros, incluido el presidente de la compañía, Manuel Giner Quilis.

"Somos un grupo de accionistas de referencia de Nisa Nuevas Inversiones en Servicios, SA (Nisa), que representamos una mayoría en el Consejo de Administración, y queremos manifestar públicamente, nuestra más absoluta disconformidad con la forma de proceder de la entidad Vithas Sanidad SL (Vithas), en su intento de tomar el control de Nisa, aunque sin concretar con qué objetivo", empieza el comunicado.

"El hecho de haberse dirigido inicialmente sólo a accionistas de referencia de Nisa, para con ellos tratar de conseguir el control, sin un proceso negociador, pacífico, transparente, equitativo, claro en sus condiciones y planteamientos, no nos parece que sea una forma correcta de tomar una participación mayoritaria en una sociedad", añade.

Según denunciaron públicamente accionistas minoritarios, Vithas se dirigió a los consejeros, que controlan más de un 30% de la compañía, para comprarles sus participaciones particulares al margen del resto de más de 500 pequeños accionistas de la compañía valenciana. El capital de Nisa está muy atomizado debido a que las acciones las han heredado segundas y terceras generaciones de los fundadores hace 50 años, que ya eran muchos.

La maniobra de la compañía que preside Jorge Gallardo Piqué provocó que un buen número de accionistas minoritarios decidiesen agrupar sus acciones para tener más fuerza para negociar. Estos accionistas, que aseguran sumar más del 10% del capital, denunciaron más tarde que Vithas estaba ofreciendo a los consejeros hasta un 35% más que a los accionistas minoritarios. Ante los rumores de que varios consejeros iban a firmar un acuerdo con Vithas –que, de momento, nadie ha confirmado–, la  agrupación mandó un requerimiento notarial al consejo para advertir a sus miembros de que podrían incurrir en algún tipo de responsabilidad societaria.

No obstante, al menos siete de los 12 consejeros no estaban por la labor de negociar con Vithas al margen de los minoritarios, como se ha visto ahora.

Según el comunicado firmado por estos consejeros y otros accionistas minoritarios, "Vithas pretende ahora, después de su intento inicial fallido, que el presidente de Nisa dé traslado a todos los accionistas, de su interés en ponerse en contacto con ellos, para negociar individual y confidencialmente los términos de una adquisición, cuyas condiciones (acciones a adquirir, precio, forma de pago, etc.) continúan sin concretarse".

"Con dicha petición, Vithas reincide, a nuestro juicio, en la misma incorrección del procedimiento inicial, careciendo de total concreción y trasparencia. Intentando evitar, de nuevo, un proceso de negociación con Nisa, claro y preciso, que no pueda perjudicar a ningún accionista, esto es, ni a los que quieran permanecer en la Sociedad, como a los que deseen vender sus acciones", añaden.

El comunicado finaliza con un mensaje directo a los Gallardo: "Por todo lo expuesto, requerimos a Vithas para que desista de este planteamiento nada amistoso y que, por el contrario, realice un ofrecimiento concreto y transparente a la totalidad de los accionistas de Nisa".

Y les advierte: "Mientras no se produzca el cambio de actitud de Vithas requerido, este grupo de accionistas manifiesta su firme voluntad de estar unidos, para proteger y defender a la totalidad de los accionistas. Por eso, hacemos público que, en breve se promoverá una Agrupación, a la que se podrán adherir todos los accionistas de Nisa que lo deseen, con la finalidad de establecer mecanismos que garanticen adecuadamente su protección".

Según ha podido saber Valencia Plaza, esta oferta de agrupación es diferente de primera que se presentó, que contrató a la consultora Main para negociar con el grupo catalán. 

En esta batalla accionarial hay un tercer actor, Atitlan, sociedad de inversión de Roberto Centeno y Aritza Rodero que empezó a comprar pequeñas participaciones el año pasado hasta alcanzar más del 6%. Centeno aspira también a controlar Nisa, pero ante la irrupción de Vithas con ofertas de compra mucho mayores que el precio que había estado pagando Atitlan, esta empresa ha llegado a un acuerdo para vender a los Gallardo en caso de que alcancen una mayoría suficiente para controlar la sociedad.

Los Gallardo legalizaron 113 millones con la amnistía fiscal

La familia Gallardo, fundadora y máxima accionista del laboratorio farmacéutico Almirall –fabricante del medicamento Almax–, puso en marcha a principios de 2009 un fondo especializado en el sector de la salud bautizado como Goodgrover, que es la propietaria del 80% de Vithas. El otro 20% pertenece a Caixabank.

Los Gallardo son una de las grandes fortunas del país, ya que poseen el 58% de la cotizada Almirall, valorado en 1.500 millones de euros.

Precisamente este jueves se conocía que los hermanos Jorge y Antonio Gallardo Ballart pagaron 2,7 millones en la amnistía fiscal de 2012, apenas un 2,4 por ciento de los 113 millones que guardaban en Suiza y que regularizaron de esta forma, según publicaron los periódicos eldiario.esLa Marea y Diagonal en el marco de una investigación en colaboración con el buzón de filtraciones Filtrala.org.

Según revela la documentación entregada por una fuente anónima, los Gallardo pagaron al fisco 2,73 millones de euros para hacer florecer el dinero que ocultaban en los bancos JP Mogan y Lloyd's. Jorge Gallardo pagó 1,36 millones por 55,8 millones, el 2,4 por ciento que permanecía oculto hasta 2012 en Suiza.

Antonio abonó 1,37 millones del dinero que guardaba en las mismas entidades que su hermano y en Banque Privée Edmond de Rothschild. Las cuentas estaban vinculadas a dos sociedades opacas en Panamá creadas en 2005.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email