X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

un diputado solicita los informes y solo contesta sanidad con una negativa

El Consell oculta a Les Corts el informe de valoración del Hospital de Dénia

30/04/2018 - 

VALÈNCIA. La transparencia del Gobierno valenciano respecto al proceso de reversión del Hospital de Dénia está siendo prácticamente nula. Se sabe que quiere recuperarlo desde que hace más de dos años el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, lanzó la petición de que iniciasen las gestiones a las consellerias de Sanidad Universal y de Hacienda.

Desde entonces no ha trascendido mucho más, al margen de una reunión del presidente de DKV, Javier Seoane, con el propio presidente de la Generalitat, para pedirle una  solución a este periodo de incertidumbre. Un encuentro que desveló Valencia Plaza. DKV es la principal accionista de Marina Salud, gestora del departamento, con el 65%, mientras que Ribera Salud tiene un 35% de la propiedad.

En toda esta negociación se tiene constancia de que existe un informe de valoración de las acciones del Hospital de Dénia. No solo está finalizado desde hace meses -según confirman tanto fuentes de Presidencia como de Hacienda- sino que además la consellera de Sanidad, Carmen Montón, lo ha mencionado en varias ruedas de prensa.

Con la constancia de la existencia de ese documento, el diputado no adscrito David de Miguel realizó en Les Corts una petición de información al Consell el pasado 28 de febrero. En ella solicitaba la copia de todos los informes realizados por el Consell y organismos públicos en relación a la valoración de las acciones de DKV en Marina Salud. 

A esto también sumaba la petición de informes sobre el procedimiento a realizar por el Consell para la adquisición de estas acciones además de todos los informes solicitados a empresas externas sobre la misma cuestión. Es decir, el rango de posibilidades estaba cubierto. 

Solo recibe respuesta de Sanidad

Sin embargo, solo ha recibido una contestación de la Conselleria de Sanidad que más parece una burla que una respuesta. En el escrito, la Dirección General de Recursos Humanos y Económicos de la Conselleria asegura que este departamento no ha emitido ningún informe o valoración relativo a estas peticiones. Como diría la consellera de Sanidad, "es una conversación que se está desarrollando al más alto nivel". 

La respuesta es cierta, ya que el informe no lo emitió ni encargó la Conselleria de Sanidad. Fue la de Hacienda, como bien saben en el Palau de la Generalitat, que obviamente tiene el informe. La petición de De Miguel iba a dirigida al Consell, por lo que la respuesta de Sanidad no puede ser un error sino otro ejemplo de falta de transparencia del Gobierno de Ximo Puig.

No está presupuestado

El informe es un punto clave al no tratarse de una reversión al uso, sino de la compra de las acciones por parte de la Generalitat a la empresa privada. La intención de la Generalitat es utilizar el dinero de las liquidaciones pendientes con las concesionarias, en concreto con la de Dénia. No obstante, la compra de estas acciones no figura en los Presupuestos de la Generalitat para 2018, por lo que el Consell tendría que hacer una modificación presupuestaria de calado. 

Además, existen -o al menos existían- discrepancias entre la empresa y la administración con las liquidaciones. Mientras la viceintervención consideró que Marina Salud debía abonar 107 millones correspondientes al periodo 2009-2013, la Comisión Mixta de Seguimiento ofrecía una cifra de 103.667 euros a favor de la empresa. Por lo que no cuadrarían los planes iniciales de la Generalitat. 

Por más que se ha reiterado de forma constante que la intención es llegar a un acuerdo con la compañía para devolver el departamento a la gestión pública, ya llevan más de media legislatura para resolver el problema. El último órdago fue en Les Corts el 5 de abril, donde el presidente de la Generalitat habló de la apertura de la "negociación definitiva" tras la reunión con el presidente de DKV.

La cuestión es que tras más de dos años, ni la Generalitat compra las acciones ni deja comprar a la otra parte accionista, Ribera Salud, que tiene derecho de tanteo. Cabe recordar que se incluyó una cláusula en la Ley de Salud, a través de una enmienda de Compromís, para evitar que una misma empresa pueda tener más del 40% de las acciones en dos departamentos. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email