X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

el caso idental

Dientes que cuestan un ojo de la cara

Acudieron a iDental ante la promesa de recibir «asistencia dental social» y acabaron formando una plataforma de asociados para que les devuelvan la sonrisa. La firma dice que «está trabajando en ello» y que habrá solución para todos los casos

11/11/2017 - 

VALÈNCIA.- Iván Barea llega una hora antes a su cita con Plaza. Conoce de sobra el lugar: la clínica de iDental de la calle Mariano Cuber del Cabanyal-Canyamelar, donde acudió por primera vez en busca de «Asistencia Dental Social» —tal y como reza el lema de la compañía—. «Ya que veníamos aquí, he aprovechado para captar a unos cuantos afectados para la plataforma», explica tras abordar a un paciente descontento. Sin demasiado esfuerzo, empatiza con él y lo suma para la causa. Apenas esboza tres claves: el «engaño» con el que firmó el primer día, los largos «meses de espera» para recibir los tratamientos y la «mala calidad» del material y el servicio de la empresa alicantina. Como colofón le enseña su dentadura, repleta de ausencias y tornillos torcidos. «El implante está a punto de caerse. ¿Ves cómo se mueve?».

Por supuesto, la empresa niega que el aterrador panorama que dibuja Iván sea la tónica general, al tiempo que augura una mejora de su servicio tras la reciente compra de la compañía por parte de Weston Hill. «En 2016 iDental atendió solo en València a más de 5.200 pacientes y a más de 12.500 en toda la Comunitat Valenciana. De todos ellos únicamente un 1,6% ha presentado alguna queja o reclamación», argumentan. El porcentaje arroja justo doscientos pacientes descontentos reconocidos por la compañía, que es precisamente el número de afectados que ya ha reunido la plataforma de València en sus primeras semanas de funcionamiento, tal como explican su portavoz, César Vargas, y el abogado Manuel Sais Martínez, cuyo despacho, Legem Abogados, ha asumido la representación legal del colectivo.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

«Observamos una mala fe estructural», aseveran. Según relatan, en iDental todo comienza con una primera revisión exhaustiva y un presupuesto que, como por arte de magia, pasa en segundos de prohibitivo a asequible para los clientes. «A mí me dijeron que tenían que hacerme siete implantes para arreglarme toda la parte frontal de la boca. Ya me faltaban tres piezas, pero tenían que quitarme otras tantas que estaban en mal estado. La primera cantidad era imposible de pagar. Me dijeron que valía unos 15.000 euros hacerlo todo, y yo ya pensaba en marcharme de allí. Pero se pusieron a hacer números, a preguntarme cosas sin pedirme ningún papel, hasta que me lo dejaron en 4.000 euros por una subvención del Estado. Y claro, entonces te parece barato. Encima te dicen que te lo financian para pagarlo poco a poco y que si no lo aceptas la subvención salta a otra persona. En definitiva, que salí de allí con el contrato firmado por los 4.000 euros», recuerda Iván.

* Lea el artículo completo en el número de noviembre de la revista Plaza

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email