X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

EL ÀGORA SÍ TIENE ALTERNATIVA

El Ayuntamiento y la Marina quieren el CaixaForum en el Docks

El proyecto es, a los ojos de ambas instituciones, "estratégico" y capaz de acelerar "la transformación del Cabanyal-Canyamelar"

3/10/2016 - 

VALENCIA. ¿Tendrá Valencia un CaixaForum? La pregunta había sonado alguna vez en el pasado, pero tras la adjudicación del Banco de Valencia a CaixaBank en 2012 la cuestión se convirtió en pertinente. En la evaluación pública de las acciones de su Obra Social hace ahora tres años, el director general de la Fundación 'La Caixa', Jaime Lanaspa, aseguró que cuatro ciudades habían demandado esta dotación, pero Valencia no era una de ellas. Allí mismo confirmó que, "al menos hasta 2016", esa posibilidad estaba descartada. La fecha no era casual: en unos meses abrirá sus puertas el CaixaForum de Sevilla, en proyecto "desde antes de la crisis" como el de Zaragoza, y despejará el terreno para un nuevo proyecto: el de Valencia.

Es posible que aquellas declaraciones de Lanaspa en 2013 despertaran la inquietud de la determinante cartera de clientes que CaixaBank acababa de asumir en la ciudad. Como publicó hace unos meses Levante EMV, la presión social -y empresarial- ha hecho dejar atrás aquel punto de vista en el que se aseguraba que, además, Valencia tenía un buen número de contenedores culturales. El periódico también concluyó hace apenas unas semanas que el Àgora de Santiago Calatrava, en la Ciudad de las Artes y las Ciencias, albergaría la citada dotación. Sin embargo, el Ayuntamiento y la Marina se han posicionado ante las posibles dificultades de esa solución y quieren el CaixaForum en el edificio Docks. 

Docks, la única posibilidad 'sin mochila' de problemas

Hasta el momento se había conocido la posibilidad de tres emplazamientos para el CaixaForum: el Àgora, la sede dela Fundación Bancaja en la plaza de Tetuán y el Docks. La situación de este edificio, bajo una concesión al Grupo Romeu hasta 2022, está a la espera de que el Consorcio 2007 que gestiona la Marina lo recepcione. La empresa propietaria sigue a la espera de que se haga efectiva la "interesante oferta" de 150.000 euros por cancelar la concesión, aunque ya ha advertido -como adelantó Valencia Plaza- que si en dos meses no se formaliza tiene sus propios planes para el edificio

Con la oferta aceptada, "el edificio es el único de los tres que no tiene una mochila de problemas para albergar el CaixaForum", comenta a este diario una de las fuentes conocedoras de los movimientos por parte de la entidad bancaria durante los últimos meses. La posibilidad del Àgora requiere reescribir la adjudicación por parte de la Generalitat Valenciana a Avanqua sobre su contrato de explotación de una parte de la Ciudad de las Artes y las Ciencias. El Consell, que está inmerso en las negociaciones como principal interesado en dar solución al edificio de Santiago Calatrava y la gestión de la citada mercantil, tiene que rehacer ese contrato con la filial de Aguas de Valencia para restar el posible beneficio de su gestión por la que Avanqua paga unos seis millones de euros anuales. No obstante, más allá de esa cifra a acordar, esa reformulación del contrato es un marasmo legal de cara al resto de aspirantes a la adjudicación salvo que se alcance una solución económica e individual en la que, según ha podido saber este diario, se lleva trabajando desde hace meses.

Además, se desconoce el nivel de implicación que tendría el estudio de Santiago Calatrava en la propuesta que también avanzó en exclusiva Levante EMV: la construcción de un cubo dentro del Àgora con un jardín interior. Más allá de las consideraciones arquitectónicas de la solución (que las hay entre los agentes del proyecto), el propio Calatrava tendría que dar su validez al proyecto que, no siendo una modificación de su fachada, podría suponer una alteración de los derechos intelectuales del edificio. Es un extremo complejo de evaluar, ya que la solución del cubo, que es un proyecto que demuestra lo avanzada que está esta posibilidad por parte de La Caixa -a expensas de solventar todas estas situaciones- se adecua según los técnicos a la definición de "multiusos" que Calatrava asignó al edificio.

Este diario contactó durante la semana pasada para conocer si por parte del estudio existía conocimiento del proyecto o de la negociación para que el Àgora fuera sede del CaixaForum, pero hasta la fecha ninguno de los interesados les ha transmitido ninguna información. Desde Zürich, donde habían visto el boceto de propuesta "publicado por la prensa", preferían no especular ante la posibilidad de la supervisión del proyecto que en cualquier caso pasará por sus manos. Fuentes próximas al desarrollo del proyecto para esta ubicación aseguran que difícilmente podría haber algún tipo de oposición al 'edificio dentro del edificio'.

De otro lado, el citado edificio de la Fundación Bancaja también cuenta con complejidades importantes "que se derivan de su situación actual". La transferencia del edificio, inmejorablemente situado, parece ser una de las problemáticas entre la Fundación Bancaja y la interesada, pero también la propia situación interna del Centre Cultural que "quedó descartado a las primeras de cambio" según las fuentes en torno al proyecto. 

De una solución para el Àgora a un proyecto "estratégico" para "la transformación del Cabanyal-Canyamelar"

Con el único escollo de formalizar la cantidad citada al grupo Romeu, Docks se presta a ser un candidato "con el añadido para CaixaBank de poder crear una dotación transformadora para la ciudad de Valencia". Del tráfico de millones de turistas por la Ciudad de las Artes y las Ciencias, algo que está más que garantizado y que aumentaría de hecho con la llegada de la infraestructura sociocultural, a la posibilidad de que el CaixaForum de Valencia pase a formar parte de la transformación del frente marítimo. El proyecto se ha agitado durante las últimas semanas en este sentido y dos de las instituciones más interesadas han dado un paso al frente para no dejar escapar la posibilidad.

Para la responsable del edificio a través de la regidoria de Patrimonio, María Oliver, "no se trata de descalificar el Àgora, pero sí que es cierto que queremos crear tres polos dotacionales en el ámbito cultural para la revitalización del Cabanyal: el Musical, la Casa dels Bous y Docks". Por ese motivo, la responsable del Ayuntamiento asegura que el edificio que hasta el pasado verano albergó la discoteca Animas le parece "un mejor emplazamiento que el Àgora para el CaixaForum". Su estrategia en ese sentido es clara: "rescate de la concesión y cederlo a la Marina para el uso cultural".

Para el director estratégico del Consorcio 2007, Ramon Marrades, tampoco cabe duda: "A la Marina no nos pertenece tomar la decisión de ubicación del CaixaForum, pero un equipamiento de esas características contribuiría decididamente en la transformación del Cabanyal-Canyamelar". El proyecto, que pasaría a ser "estratégico para la transformación del frente marítimo, trabajando además en la desestacionalización de su oferta, es una propuesta decisiva para consolidar esa apuesta por la creación de un polo de creatividad, cultura y gestación de nuevas empresas". La regeneración de Veles e Vents, las inminentes adjudicaciones de espacios en las bases de la propia Marina y la consolidada y ampliable base de nuevas empresas entre las que se incluye Marina de Empresas, encofraría las bases para "un giro en la percepción social, económica, empresarial y cultural de la ciudad con respecto a la zona", según las fuentes gestoras de la Marina.

Pese a todo, la solución del Àgora está según las fuentes próximas al desarrollo del proyecto, "muy avanzado". Son las voces técnicas que no desconfían, por lo que se transmite desde la Generalitat, que las negociaciones económicas que den luz verde a la instalación del cubo dentro del edifico de Calatrava avanzan en la buena dirección. Soluciones económicas e individuales que justificarían además una salida para el último de los edificios de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, en este momento todavía en obras, con sus remates de altura (las conocidas alas no instaladas) descartados, en un proyecto en suma del Consell en el que se lleva trabajando "desde hace un año". 

Si la principal opción se frustrara, aunque se da por seguro que, en caso de que el emplazamiento del CaixaForum fuera Docks habría una importante obra de adecuación, algunas voces recuerdan que el edificio contó con una importante obra de reforma hace apenas unos años. Esa obra, que distribuyó espacios, creó los baños y una serie de instalaciones que han actualizado la situación de este edificio patrimonial, es la misma que ha llevado a reconsiderar al Grupo Romeu la posibilidad de utilizarlo como edificio de oficinas, como se indicaba en la noticia arriba enlazada. Los costes de la construcción del supuesto cubo dentro del Àgora tendrían que generar toda esta serie de instalaciones y aquí se abre una variable sobre la que fuentes técnicas consultadas tienen dudas: si la construcción debe ser efímera o desmontable, algo que condicionaría la dotación, o si bien no debe serlo. Las fuentes del proyecto descartan que en ningún caso deba ser así, pero nuevamente el proceso se enfrenta con bocetos, maquetas y soluciones económicas con terceros "muy avanzadas" al paso de pasar por la conformidad del estudio de Calatrava.

La suma de estas situaciones eleva en cualquier caso el coste del proyecto, al tener que salvar también la situación del Àgora en su compleja realidad arquitectónica y de gestión. Sobre esa decisión (y el proyecto en general) tiene un peso fundamental la Generalitat que por otro lado también ha ido sumando, según todas las fuentes, en el proceso para la transformación tanto de la Marina como de la realidad del barrio. El mismo, tiene retos inmediatos más allá de la gestación del polo de atracción social y económico, como la conexión vertebral con la EMT (e incluso con un servicio de bus turístico que contemple su situación), pero también con la reorganización del entramado urbano y la mejora de la movilidad en general desde el resto de la ciudad.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email