X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

Ximo Puig da orden de negociar con la asegura para revertir la privatización

El Consell se cuela en la puja por el Hospital de Dénia cuya compra ultima Ribera Salud

30/03/2016 - 

VALENCIA. La Generalitat inicia formalmente la reversión de las concesiones sanitarias en la Comunitat. El jefe del Consell aseguró este martes haber dado la orden a los consellers de Hacienda, Vicent Soler, y Sanidad, Carmen Montón, de comenzar a negociar la "reversión, en un plazo razonable" del departamento Dénia-La Marina, gestionado por la empresa Marina Salud.

Ximo Puig no pudo concretar cómo piensa conseguir la "urgente" recuperación para el sistema público de esa concesión, pero sí dijo que una de las vías de acceso sería negociar con la aseguradora DKV la compra del 65% de las acciones que posee en la firma concesionaria del departamento al que pertenece el Hospital de Dénia.

La reversión pura de la concesión tendría un elevado coste para las arcas públicas, ya que implicaría tener que indemnizar a la adjudicataria en al menos 60 millones de euros por los años restantes del contrato, que expira en 2023.

La Generalitat, según admitió Puig, carece de recursos para proceder a la reversión directa, por lo que la única vía que le queda para recuperar la gestión de ese departamento es la negociación con el accionista mayoritario de la empresa gestora en busca de una solución "razonable y financiable".

No obstante, el anuncio del presidente de la Generalitat llega al menos dos meses después de que DKV comenzara a negociar con Ribera Salud -propietaria del 35% de las acciones de Marina Salud- la venta de su paquete accionarial, tal y como publicó Valencia Plaza.

Según explican fuentes conocedoras de la negociación, la aseguradora alemana ultima el traspaso de sus acciones al grupo que preside Alberto de Rosa, que de esta forma pasaría a controlar el 100% de la sociedad.

La declaración de intenciones de Puig cogió por sorpresa a las empresas implicadas, sobre todo por lo avanzado de su negociación. La realidad, según apuntaron fuentes empresariales, es que hasta este martes ninguna de las dos consellerias señaladas había iniciado gestiones en esa línea.

Montón llama a DKV

De hecho, fue apenas un par de horas después del anuncio cuando la consellera de Sanidad, Camen Montón, llamó personalmente al consejero delegado de DKV, Josep Santacreu, para cerrar una primera reunión.

Con la compra a punto de cerrarse por parte de Ribera Salud, ¿qué opciones tienen la Generalitat de colarse con éxito en la puja? Según Ribera Salud, la Conselleria de Sanidad no tendría derecho de tanteo, ni tan siquiera podría oponerse a la compra del 100% por parte de esta empresa, ya que cumple los requisitos de solvencia técnica y económica exigidos en las bases del concurso de concesión.

Prueba de ello es que ya gestiona otras tres áreas de salud de la Sanidad pública valenciana: Elche, Torrevieja y Alzira. Además, desde hace aproximadamente un año lo hace como accionista único de las respectivas empresas adjudicatarias tras adquirir las participaciones en poder de sus socios: Asisa, en el caso de Elche y Torrevieja, y Adeslas, en el caso de la empresa gestora del Hospital de Alzira.

Por el contrario, Ribera Salud sí tendría derecho de tanteo sobre las acciones de DKV en el caso de que la aseguradora alemana decidiera vender a un tercero, fuera la Generalitat valenciana u otra empresa. El mismo derecho a quedarse las acciones por el precio acordado tendría DKV si Ribera Salud decidiera vender.

En el caso de la compra de las acciones de DKV en Marina Salud por parte de la firma que preside Alberto de Rosa, la única posibilidad que la Generalitat tendría de oponerse oponerse se daría en el caso de que entrara en la puja un inversor ajeno al sector sanitario.

En ese caso la Generalitat sí podría plantear objeciones, aunque en el contrato y en la legislación sólo existe obligación de comunicar los cambios accionariales, según señala Ribera Salud.

Cambio de estrategia

Al margen del recorrido que pueda tener la negociación anunciada por el presidente de la Generalitat, sus palabras marcan un punto de inflexión sobre la estrategia a seguir por el Consell respecto a la recuperación de las concesiones sanitarias en la Comunitat.

Puig, que escogió la localidad alicantina de Pedreguer para realizar el anuncio, manifestó que la voluntad del Consell es que el departamento de salud de Dénia-La Marina sea el primero en regresar a la gestión pública porque es donde, a su juicio, "más se ha evidenciado que el sistema de la privatización no ha funcionado".

Sin embargo, la postura de la conselleria de Sanidad respecto a este asunto se ha ido suavizando con el paso de los meses. Si en sus primeras semanas al frente del departamento Carmen Montón mostró una clara determinación por acabar con las concesiones sanitarias, las dificultades para concretar la reversión y sobre todo el alto coste que tendría para la Generalitat han ido modulando esos planes.

Montón ha dicho en numerosas ocasiones que la concesión del Hospital de La Ribera -en Alzira-, que expira en marzo de 2018, no se va a renovar, y en una comparecencia en las Corts afirmó que su departamento está "empeñado en realizar una reversión responsable de las cinco concesiones administrativas de la red sanitaria valenciana", porque "es un compromiso del Consell reflejado en el Pacto del Botànic".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email