X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

pretende rebatir el de la sindicatura de comptes

El contrainforme de Eresa sobre resonancias magnéticas se basa en datos erróneos

15/04/2016 - 

VALENCIA. La UTE Erescanner Salud, controlada por el grupo Eresa, hizo público el martes un "informe de revisión" que pretendía rebatir el informe de la Sindicatura de Comptes de julio de 2013 que destapó la falta de control de la Conselleria de Sanidad sobre el concierto del servicio de resonancias magnéticas adjudicado en 2008. Según la Sindicatura, si el servicio lo prestase la Conselleria de Sanidad con sus propios medios, se ahorraría hasta 16,7 millones de euros al año.

El informe de la concesionaria de resonancias magnéticas lleva fecha de 1 de diciembre de 2015 -año y medio después- y llega a la conclusión de que la gestión privada de este servicio sanitario no sólo no cuesta más dinero, sino que ahorra 14,5 millones al año a la Conselleria

El documento está firmado por Juan Carlos Torres Sanchis, socio de Fides Auditores, empresa que comparte rellano en la calle Colón 1 de Valencia con la firma Saus, Cano y Sanchis SL, que es el despacho de asesoramiento financiero de Vicente Saus y su familia, accionistas mayoritarios de Eresa.  

El el contrainforme de 9 páginas pretende rebatir el exhaustivo informe de 150 páginas que la Sindicatura de Comptes realizó en 2013, premiado por la revista Auditoría Pública, y para ello utiliza los propios datos de los que se valió el Síndic, según reitera a lo largo de todo el escrito. Torres Sanchis no ahorra descalificaciones hacia el trabajo de la Sindicatura, con expresiones como "es un ejercicio que no se sostiene", "hipótesis inaceptable" o "los cálculos del Informe de la Sindicatura son una simplificación que no atiende a datos reales".

Sin embargo, toda la argumentación del contrainforme se basa en unos datos erróneos, según ha podido comprobar Valencia Plaza al cotejarlos con el informe de la Sindicatura, que fue analizado en un amplio reportaje publicado por la revista Plaza el pasado mes de enero.

Y es que Torres afirma que la actividad de los hospitales Dr Peset y San Juan -los dos que no tienen concierto y realizan las resonancias con sus propias máquinas- es de 1.594 y 2.745 informes al año por equipo, respectivamente, de donde realiza una media de 2.350 informes, la mitad que la media de las máquinas de Erescanner Salud (5.120). Razona así que el servicio allí donde la gestión es pública tienen menor productividad. 

Dos errores de bulto

Sin embargo, el dato de los hospitales Dr. Peset y San Juan que recoge Torres es en realidad el de la facturación del servicio prestado por Erescanner en sus instalaciones privadas a estas dos áreas de salud -no todos sus pacientes pasan por los dos hospitales públicos-, según consta en el página 84 del informe de la Sindicatura (anexo VI).

El dato real de actividad de los equipos públicos se recoge en el anexo VIII (página 91) y es de 5.238 exploraciones en 2012 en el caso del Dr. Peset. En cuanto al de San Juan, en 2012 el equipo llevaba poco tiempo, de ahí su baja actividad, según advertía la Sindicatura, que estimaba que a pleno rendimiento alcanzaría las 5.568 exploraciones anuales. Es decir, una actividad similar en ambos casos a la del servicio prestado por la concesionaria.

El cálculo de la Sindicatura del coste medio de la resonancia en hospitales públicos, 108 euros, se dispara a 386 euros en el informe de Fides Auditores, que eleva el dividendo y reduce el divisor, en ambos casos por error.

El patinazo de Torres se completa con otro error al calcular el coste de cada exploración realizada con medios públicos, ya que el auditor eleva un 63% el calculado por el Síndic al incluir, "lógicamente", los costes estructurales, es decir, energía, agua, limpieza, consumibles, vigilancia... Sin embargo, estos costes ya los asume la Conselleria tanto en el caso de los equipos de Erescanner instalados en los hospitales públicos -la gran mayoría-, como en los equipos del Dr. Peset y San Juan. Por tanto, a la hora de compararlos no tiene sentido tenerlos en cuenta en un caso y no en el otro.

Esto ya lo advertía la Sindicatura en su informe de 2013, en la página 35, página que el propio informe de Fides reproduce en un anexo: "Debe tenerse en cuenta que, según el contrato vigente, para todos los equipos propiedad del proveedor que están instalados en los hospitales, son por cuenta de éstos, la instalación, consumos y consumibles referidos a: electricidad, aire acondicionado, comunicaciones, agua,fungibles, consumos farmacéuticos (excluido el contraste), limpieza y vigilancia. En consecuencia, a efectos de comparar cuál sería el coste adicional al que debe hacer frente el hospital, sólo se han considerado los costes incrementales que tendría que asumir puesto que los estructurales ya están siendo asumidos actualmente".  

De esta forma, el cálculo de la Sindicatura del coste medio de la resonancia en hospitales públicos, 108,36 euros, resultante de dividir el coste total anual por el número de exploraciones anuales, se dispara a 386,05 euros en el contrainforme de Fides Auditores, que eleva el dividendo (costes totales) y reduce el divisor (número de exploraciones), en ambos casos por error.

En los aparatos de Erescanner el coste medio era de 257,19 euros en 2012, según la Sindicatura. Fides Auditores asegura que, con datos proporcionados por la UTE, el coste medio ha descendido hasta 241,09 euros en 2015, todavía muy por encima de los 108 euros calculados por el Síndic en el servicio público.

Estupor en la Sindicatura, que no responderá

Como publicó Valencia PlazaErescanner Salud UTE ha lanzado una ofensiva para hacer ver que su actividad genera ahorro a la administración pública con el objetivo de evitar perder el contrato a partir de 2018, cuando vence. La Conselleria ya ha anunciado que recuperará la gestión pública.

Foto: GUILLERMO LUCAS

Además de la publicación del informe de Fides Auditores, el martes se hizo llegar a la mesa de Les Corts y a los responsables de Sanidad de los diferentes grupos parlamentarios una carta que pretendía "aclarar cualquier duda al respecto de su gestión y la calidad del servicio" que ofrece Erescanner Salud a los pacientes de la Comunitat Valenciana, según palabras de la empresa.

Al día siguiente se debatía una Proposición No de Ley (PNL) de tramitación especial de urgencia sobre las resonancias magnéticas presentada por Podemos, en la que el partido liderado por Antonio Montiel planteaba posibles vías para revocar el concierto con Erescanner Salud.

En el debate, el PP se identificó totalmente con la empresa de los Saus, hasta el punto de que el diputado José Juan Zaplana, acusó a la Sindicatura de Comptes de "hacer trampas" en el informe de las resonancias

Según pudo saber Valencia Plaza, las declaraciones de Zaplana causaron estupor en el organismo fiscalizador de la Generalitat, que, como es norma en la casa, no tenía previsto emitir ninguna respuesta pública, como tampoco respondió al informe de Fides Auditores.

El organismo que dirige Rafael Vicente Queralt ultima una actualización del informe de 2013 sobre el servicio de resonancias magnéticas.

Noticias relacionadas

el billete

El duelo Montón-De Rosa

Lo de Alzira es un asunto político cuando debería ser administrativo, un conflicto con tintes de duelo personal entre Carmen Montón y Alberto de Rosa

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email