X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 28 de junio y se habla de ayudas VPO inmobiliario bloc apertura en domingo hoteles cultura
GRUPO PLAZA

crónica vp - duelo de mítines en el psoe

El espíritu 'podemita' de Sánchez y el socialismo histórico de Díaz, frente a frente

27/03/2017 - 

VALÈNCIA. Este domingo será especialmente recordado por los militantes del PSOE como el verdadero pistoletazo de salida a unas primarias socialistas que serán fundamentales en la historia de la formación del puño y la rosa. La andaluza Susana Díaz, tras varios meses de contemporizar y jugar con los tiempos, presentó en Madrid su candidatura para liderar el partido en una puesta de largo que respaldaron prácticamente todos los referentes históricos del PSOE y gran parte de los líderes autonómicos. 

Un acto a lo grande en el que la asistencia rondó las 9.000 personas y en el que la delegación valenciana se situó en torno al millar de militantes, incluido el presidente de la Generalitat y secretario general del PSPV, Ximo Puig.

En la otra orilla, y con Patxi López casi condenado ya a la tercera posición por el volumen y afluencia de sus actos, Pedro Sánchez ofrecía su particular contraprogramación con un mitin de empaque en el pabellón deportivo de Burjassot que congregó a unas 2.300 personas, en su mayoría de la Comunitat pero también de regiones próximas a la valenciana (FOTOGALERÍA).

Aspecto del pabellón de Burjassot en el mitin de Sánchez, al que acudieron unas 2.300 personas. Foto: KIKE TABERNER

Allí, el aspirante madrileño puso sobre la mesa unas cartas que ya viene esgrimiendo en los últimos meses: tras iniciar su discurso reivindicando el Corredor Mediterráneo y la financiación que los valencianos "se merecen", centró su intervención en la importancia de empoderar a la militancia del partido. "Los cambios vendrán desde abajo o no vendrán", aseguró, para autoafirmarse como "rojo", el color socialista "y no otro" y comprometerse a la participación de las bases en decisiones como los pactos postelectorales. Un discurso lleno de alusiones a su intención de sacar a Mariano Rajoy de La Moncloa y críticas deslizadas a la abstención decidida por el PSOE tras su caída para permitir el gobierno del PP. "¿Ha cambiado algo esto? ¿En qué hemos mejorado?", preguntó a unos asistentes entregados.

En esta línea, Sánchez tejió un discurso alineado con los postulados socialistas más próximos y coincidentes con Podemos, con cuya ayuda el madrileño sueña para 'tumbar' a Rajoy si logra el triunfo en las primarias. Un discurso que él mismo justificó en la necesidad de que el PSOE "vuelva a ser de izquierdas" y cuyo principal punto débil se sitúa en que fue Sánchez el que buscó como aliado a Ciudadanos cuando tuvo su ocasión para ser presidente.

Sánchez, rodeado de simpatizantes socialistas. Foto: KIKE TABERNER

No obstante, el relato argumental está claro. Frente a una Susana Díaz que controla buena parte del aparato y cuenta con el favor de la mayoría de cúpulas autonómicas, la oportunidad de Sánchez está en las bases, tradicionalmente más de izquierdas que los cuadros dirigentes del PSOE. Con este guión, acertadas fueron las intervenciones del exeurodiputado Andrés Perelló, uno de los oradores más valiosos de la candidatura de Sánchez: "No queremos explicar que somos más útiles en la oposición que en el Gobierno"; o del secretario general provincial, José Luis Ábalos: "Nos han hecho daño, pero del dolor hemos construido una marea socialista", un término con claras connotaciones podemitas.

El músculo de Sánchez, centrado en la provincia de Valencia, dará la batalla

Los actos del aspirante madrileño vienen caracterizándose en la Comunitat por buena afluencia de público pero no con demasiado músculo orgánico. En esta ocasión, el mitin arrastró a algunos nombres propios más que en anteriores citas: aunque lejos del dominio de cuadros que ostentan Ximo Puig y los suyos, sí hay mimbres para dar una intensa batalla especialmente en la provincia de Valencia.

El diputado José Luis Ábalos durante su intervención. Foto: KIKE TABERNER

 Así, se dejaron ver en el acto el portavoz del PSPV en Les Corts, Manuel Mata, el alcalde de Torrent, Jesús Ros, o el diputado provincial y portavoz del lobby socialista 3.0, Bartolomé Nofuentes, quien luego comió con Sánchez junto a otros dirigentes locales de su plataforma. Además de los citados Ábalos y Perelló, no fallaron otros 'pedristas' como la parlamentaria Mercedes Caballero, los diputados provinciales Isabel García, Pepe Ruiz y Mercedes Berenguer, alcaldes como el anfitrión Rafa García, Michel Montaner (Xirivella), Ramon Marí (Albal), María Luisa Salvador (El Puig), el exalcalde de Elche, Alejandro Soler, el exeurodiputado Vicent Garcés o el exconcejal de Valencia y exdiputado Juan Soto.

Más de un millar de militantes del PSPV en el acto de Díaz

Mientras, en Madrid, Susana Díaz hacía un despliegue de referentes e históricos socialistas: Felipe González, Rodríguez Zapatero, Alfredo Pérez Rubalcaba, Alfonso Guerra, José Bono, Carme Chacón... además de un elenco de barones autonómicos entre los que se encontraba Puig, quien aportó además como ofrenda una delegación de en torno a un millar de militantes del PSPV. La andaluza no dejó pasar la ocasión de felicitar al presidente valenciano por haber "devuelto la honestidad, la decencia política y la dignidad a lo público". "Estoy orgullosa de ti", sentenció, a lo que siguió una prolongada ovación de los asistentes.

La presidenta andaluza, Susana Díaz, durante su intervención ante unas 9.000 personas. Foto: EFE

En cuanto a la delegación del PSPV destacó la presencia de alcaldes como Gabriel Echávarri (Alicante), Carlos González (Elche), Carlos Fernández Bielsa (Mislata), José Antonio Sagredo (Paterna), Toni Francés (Alcoi), José Benlloch (Vila-real), Roger Cerdà (Xàtiva), Jaime Albero (San Juan), Víctor Jiménez (Rocafort), Fran López (Rafelbunyol), Enrique Moll (Pego), el portavoz en la Diputación de Valencia, Pablo Seguí, y el presidente de la FVMP y alcalde de Elda, Rubén Alfaro. Además, también asistieron al acto la teniente de alcalde de Valencia Sandra Gómez y el concejal Vicent Sarrià.

Ximo Puig junto al histórico Alfonso Guerra y al presidente aragonés, Javier Lambán. Foto: EFE

Por otra parte, varios diputados valencianos del Congreso acudieron a mostrar respaldo a Díaz como Ana Botella, Ciprià Ciscar, Artemi Rallo o Patricia Blanquer, así como altos cargos del Gobierno valenciano entre los que se encontraban Toni Such, Antonio Torres, Zulima Pérez, Joan Calabuig, Maria Such o Carmelina Pla. Fuerte representación fue la de la Ejecutiva del PSPV con el vicesecretario de Organización, Alfred Boix, a la cabeza junto a la responsable de ese área en Alicante, Toñi Serna, Francesc Romeu, Ana Barceló, Concha Andrés y Sandra Martin, entre otros.

En cuanto a la intervención de Díaz, puso el acento en que el PSOE es un proyecto autónomo "que no se entrega a nadie, ni imita a nadie. No hay izquierda transformadora  más allá del PSOE", aseguró, en lo que pareció ser un mensaje encriptado para la candidatura de Sánchez y su acercamiento a los postulados de Podemos. "Voy a recorrer todos los rincones del país, agrupación por agrupación, pidiendo que el PSOE sea cien por cien PSOE", sentenció Díaz, quien se comprometió a liderar un proyecto que conduzca al gobierno "desde la victoria electoral".

Susana Díaz, aclamada junto a Felipe González y Alfonso Guerra. Foto: EFE

"Os pido que estas primarias no se conviertan en una carrera de halagos ni de marketing; que hagamos unas primarias limpias, que nos están mirando", afirmó también la andaluza, para apelar además al "orgullo" del pasado del partido y subrayar que "nunca" sentirá que el PSOE le "pertenece".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email