X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 25 de junio y se habla de CÓMICS Caso Emarsa corts valencianes Joan Ribó SUCESOS
GRUPO PLAZA

EL INFORME DE LA SINDICATURA DE COMPTES ALERTA DE LA SITUACIÓN IRREGULAR

El Govern de la Nau trocea contratos igual que lo hacía el PP

Foto: EVA MÁÑEZ
6/02/2018 - 

VALÈNCIA. La llegada del Govern de la Nau no ha puesto fin a algunas de las malas prácticas heredadas de la etapa del PP en el Ayuntamiento de València. La Sindicatura de Comptes concluye en un informe de fiscalización hecho público este lunes que durante su primer año y medio al frente de la gestión municipal el equipo que encabeza Joan Ribó ha seguido abusando de los contratos menores similares que juntos superarían el límite que obliga a convocar un concurso, como cuando Rita Barberá era la alcaldesa de la ciudad. La Sindicatura ha detectado una gran cantidad de contratos menores adjudicados incluso el mismo día, a un mismo empresario y para un mismo fin, lo que le lleva a concluir que estos podrían haberse fraccionado con el objetivo de reducir el importe para poder asignarlos de forma directa en lugar de someterse a las reglas de contratación pública.

Tal y como recuerda el organismo que dirige Vicent Cucarella, los contratos menores son aquellos cuyo importe es inferior a 50.000 euros cuando se trata de contratos de obras y a 18.000 euros cuando su objeto son suministros, servicios u otros contratos. Por debajo de esos importes, la administración puede concederlos 'a dedo'.

El informe de la Sindicatura de Comptes analiza los procedimientos de contratación durante los ejercicios 2015 y 2016. Esto es, los últimos meses de alcaldía de Rita Barberá –hasta junio de 2015– y el primer año y medio del nuevo equipo de gobierno. En la fiscalización llevada a cabo se alerta de numerosos expedientes de contratos menores que deberían haberse agrupado siguiendo un procedimiento y sin embargo se tramitaron como contratos menores, con la elección directa que supone de la empresa contratista.

De hecho, dado que muchos contratos se formalizaron con escasos días de diferencia –incluso en el mismo día– a un mismo empresario y por el mismo fin, eran susceptibles de ser licitados de forma conjunta o, al menos, en varios lotes. En este punto, el Síndic también incide sobre el ahorro que podría haber supuesto para la administración la realización de un procedimiento abierto o negociado, al ser garantía de mayor concurrencia de aspirantes frente a las adjudicaciones directas.

La última etapa del PP: de obras a edición de libros

El informe de la Sindictura de Comptes empieza aludiendo a los contratos de 2015, en la última etapa del Gobierno del Partido Popular. Por ejemplo, dos contratos menores para la adquisición de 37 ordenadores portátiles distribuidos entre dos centros del mismo servicio del Ayuntamiento: Bienestar Social e Integración. Las adjudicaciones se efectuaron entre los días 23 de abril y 12 de mayo de 2015 con el mismo empresario por un valor total de 18.843 euros. A esto se suma que en las facturas emitidas no se detallan ni los precios unitarios, ni los modelos ni las características de los ordenadores.

Durante el mismo Gobierno también se realizaron tres contratos menores de servicios para la impresión de sendos libros. Todas las adjudicaciones se realizaron el día 29 de mayo de 2015 con el mismo empresario con un valor conjunto de 33.379 euros. 

A esto suman varios contratos menores de obras adjudicados al mismo empresario durante el año 2015 relativos a obras de adecuación y reforma en la Casa Consistorial de València que, al no especificar si se tratan de necesidades sobrevenidas o no, no se sabe si podrían incluirse en un mismo plan de actuación. Destacan entre ellos dos contratos menores adjudicados los días 5 de febrero y 6 de abril con un valor estimado de 99.045 euros. Los contratos menores con esta empresa se repitieron con el Gobierno actual, con contratos el 6 de agosto y el 21 de octubre de adecuación de despachos por un valor de 61.711 euros.

Foto: EVA MÁÑEZ

El Govern de la Nau: de redes sociales a carril bici

En 2015 siguen apareciendo contratos fraccionados con el Govern de la Nau. Dos contratos menores adjudicados para realizar las obras de renovación de aceras y calzadas en la pedanía de Castellar Fase I y Fase II, adjudicaciones que se realizaron el 3 y 9 de diciembre a dos empresas distintas, una para cada fase, con un valor que sumaba 90.909 euros, pero que deberían haber licitado conjuntamente, según la Sindicatura. 

Con la entrada del nuevo año no llegó la vida nueva, ya que los hábitos se mantuvieron. El 5 de febrero de 2016 se adjudicaron dos contratos menores a la misma empresa licitadora: un contrato para la adquisición de la licencia de unos programas informáticos y el otro para el servicio de instalación de dichos programas. El Síndic insiste en que debería haberse licitado conjuntamente al tener un valor estimado de 31.150 euros. 

También aparecen dos contratos menores adjudicados al mismo arquitecto los días 7 y 31 de diciembre para el levantamiento de planos y memorias de actuación para la rehabilitación de varias viviendas en el Cabañal con un valor estimado conjunto de 23.443 euros.

Foto: EVA MÁÑEZ

A esto se suman tres contratos menores, dos de ellos adjudicados el 30 de mayo a una misma empresa, para el servicio de control sanitario de plagas en la ciudad de València. El tercer contrato resultó adjudicado el 29 de julio de 2016 a esa misma empresa para el servicio de realización de una campaña de comunicación y concienciación sanitaria respecto a una de las plagas anteriores. Tres contratos que suman 43.359 euros.

Nueve contratos a una misma empresa

Uno de los casos más llamativos se refiere a nueve contratos menores de obras adjudicados en un plazo de cuatro meses a una misma empresa contratista relativos a obras de reforma en las juntas municipales de distrito en la ciudad con un valor estimado de 271.058 euros. Siete de esos contratos menores, que suman 251.982 euros, se tramitaron de forma consecutiva aprobándose la adjudicación de todos el 21 de septiembre de 2016.

Para la Sindicatura de Comptes esta situación evidencia aún más el carácter de actuación conjunta o integrada, así como la voluntad de contratación separadas de las obras y señala que debería haberse realizado por licitación, aunque se hubiera dividido en lotes.

El carril bici no se libra. Aparecen tres contratos menores de servicios adjudicados a la misma empresa para la redacción del proyecto de obras del carril bici en tres avenidas de la ciudad de València con un valor total de 21.786 euros, adjudicándose un contrato menor para cada avenida los días 4 de mayo, 13 y 14 de octubre de 2016. Desde la Sindicatura tampoco entienden por qué el gasto correspondiente a la redacción del proyecto de carril bici de la Avenida de Burjassot costó el doble que los otros contratos menores

Foto: KIKE TABERNER

El informe también llama la atención sobre la gestión de un contrato menor para publicidad institucional en las redes sociales que se adjudicó a una empresa por una cuantía de 17.700 euros, casi en el límite para tener que convocar concurso. Se trataba de un estudio previo de mercado para la implantación del servicio. Sin embargo, este contrato tiene relevancia especial con relación a la adjudicación de otro contrato no menor posterior.

A los seis días de la adjudicación se impulsó la contratación del servicio de gestión, mantenimiento y seguimiento de los perfiles de redes sociales. Este contrato se adjudicó el 23 de febrero por un precio de 35.280 euros, siguiendo el procedimiento negociado sin publicidad.

Sin embargo, lo relevante es que se invitó a participar y resultó adjudicataria del contrato la misma empresa que había ejecutado el contrato menor del estudio. Esta circunstancia, aunque tan solo presentó oferta la adjudicataria, de las tres invitadas a participar, supone una "vulneración grave de los principios básicos de igualdad de trato y no discriminación de los agentes económicos, así como los principios de publicidad y transparencia" de los procedimientos "al colocar a la adjudicataria en una posición de ventaja sobre el resto de los candidatos por conocer de forma previa o con mayor detalle los pormenores de la prestación", según la Sindicatura.

Por último, el informe recoge dos contratos de obras adjudicados con tres días de diferencia, los días 2 y 5 de agosto de 2016, a una misma empresa adjudicataria. Las obras suponían la reforma de los aseos en las plantas tercera y segunda de la Casa Consistorial del Ayuntamiento, por un valor conjunto de 77.825 euros. 

El Ayuntamiento "discrepa abiertamente"

En sus alegaciones al informe de la Sindicatura, el Ayuntamiento de València manifiesta "discrepar abiertamiente" de la premisa en la que se basa la conclusión sobre el abuso de los contratos menores. A juicio del Consistorio, el informe parte de la base de que la agrupación de contratos es "una suerte de obligación", con lo que da la impresión de que no exista "ámbito discrecional alguno" por parte del licitador. A partir de ahí, el Ayuntamiento cree que el informe pone a posteriori "una serie de ejemplos que pretenden ilustrar esa afirmación genérica realizada previamente". 

Además, defiende que no existe "una facultad reglada a la que deba quedar sometido el órgano de contratación y que suponga la necesidad de tramitar un determinado procedimiento de adjudicación" cuando no se supere el límite de 18.000 y 50.000 euros según si el contrato es de servicio u obra. Rechaza además que exista el fraccionamiento apuntado por el informe a la vista de lo que dice la propia Sindicatura en su Manual de fiscalización.

La réplica del Síndic

En respuesta a esas alegaciones, la Sindicatura de Comptes insiste en que la facultad de adjudicar directamente como contratos menores o mediante la contratación conjunta o por lotes no es discrecional en aquellos contratos "orientados a una misma finalidad, sustancialmente iguales y adjudicados además durante un corto plazo de tiempo".

Vicent Cucarella, Síndic Major de Comptes. Foto: EVA MÁÑEZ

Adicionalmente, rebate que la mayoría de los casos revisados sí presentan un vínculo funcional, fueron impulsados casi en las mismas fechas y con una misma finalidad, por lo que debería haberse promovido una invitación conjunta o bien a través de lotes.

Sobre las alegaciones presentadas por el Ayuntamiento específicamente para cada contrato revisado, el ente fiscalizador directamente las rechaza porque la mayor parte de las mismas "se basan en la opinión del Ayuntamiento y que no se comparte, por lo que no cabe considerarlas".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email