X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

HACIENDA PONE EN MARCHA UN PLAN PARA MANTENERLO AL DÍA

El inventario de la Generalitat no está actualizado desde 1983

Foto: EVA MÁÑEZ
27/02/2017 - 

VALÈNCIA. El inventario de la Generalitat lleva sin actualizarse desde 1983. Desde el primer año que la Sindicatura de Comptes señaló este desajuste nunca ha llegado a solventarse, aunque alguna vez, según explican desde el propio ente fiscalizador, se ha hecho algún intento. El problema es que, como repite cada año el informe de la Sindicatura sobre las cuentas de la Generalitat, también el último (2015), "no existe un inventario completo y actualizado que recoja detalladamente la composición, ubicación y valoración del inmovilizado no financiero".

La actual situación de la Generalitat es como el de una tienda que no sabe qué tiene en el almacén. Si algo desaparece, es posible que no se den cuenta o que se quede en un rincón sin que nadie le de uso. Desde la Sindicatura, señalan que los 17.309,16 millones de euros de activo que refleja el balance de la Generalitat deberían estar soportados por este balance extracontable, que no se corresponde con la realidad desde hace 34 años. “Se trata de que estén detallados, uno a uno, todos los coches, construcciones o terrenos para saber dónde están, el valor por el que se adquirieron o la depreciación”, explican.

La actual administración, con un departamento capitaneado por Empar Martínez, directora general de Sector Público, se encuentra en proceso de desenmarañar el asunto. A día de hoy, la Generalitat dispone de dos inventarios, uno en el que figuran sus Bienes Inmuebles y derechos sobre los mismos y un inventario en el que figuran sus Bienes Muebles.

Sin embargo, se incumple la Ley de Patrimonio porque no se actualiza de forma permanente ya que no es cómodo hacerlo. De hecho, en el caso de los bienes inmuebles, la Conselleria de Hacienda se ha encontrado con irregularidades en muchos expedientes, algunos incompletos, otros pendientes de resolución, que al final han provocado que numerosos edificios no estén a nombre de la Generalitat.

Casi 200 colegios no estaban en el inventario

Esta situación genera problemas, por ejemplo, si se quiere ceder algún inmueble a alguien o realizar un traspaso, para empezar. Según explican desde la Conselleria, numerosos centros de salud o los edificios de las cámaras agrarias localizados a lo largo de la Comunitat Valenciana tampoco estaban incluidos.

Sin embargo, el ejemplo más llamativo es que centros educativos por valor de 1.309 millones no figuraban en el inventario porque estaban a nombre de Ciegsa, la empresa constructora de inmuebles educativos de la Generalitat. Al elaborar la Cuenta General 2015 de la Administración, el Consell realizó diversos ajustes en este sentido. Estos centros educativos estaban abiertos y en plena actividad y su gestión era responsabilidad de la Conselleria de Educación desde hace tiempo, por lo que ya debían estar traspasados de Ciegsa a la Generalitat.

“La actual política del Consell en materia patrimonial es “cero inmuebles sin uso”. Y eso pasa por poder realizar una gestión patrimonial de forma integral", explica la directora general de Sector Público, Modelo Económico y Patrimonio, Empar Martínez. "Nuestra intención es que los edificios e inmuebles de la Generalitat tengan el uso más adecuado para la ciudadanía".

foto: EVA MÁÑEZ

“Había decenas de inmuebles y solares sin adscripción, bienes sin actualizar, y bienes infrautilizados. Como consecuencia del desconocimiento que había sobre el patrimonio de la Generalitat se estaba generando una infrautilización de los recursos de la administración valenciana”, señala Martínez.

"Junto al despilfarro de los grandes eventos y fastos, de la Fórmula 1 y de los sobrecostes escandalosos, hay otro despilfarro silencioso, que es el de la infrautilización del patrimonio público de la Generalitat, que ha supuesto el tener que invertir o alquilar inmuebles o espacios cuando la Administración tenía recursos propios".

No están registradas las amortizaciones

Como señalaba la Sindicatura, tampoco se recogen en las cuentas las amortizaciones de los elementos del inmovilizado sujetos a depreciación, es decir, el reflejo del valor que van perdiendo con el paso del tiempo. Los bienes se dan de alta en el inventario por el precio de adquisición, pero luego es necesario ir actualizando de forma permanente el valor de los mismos en el inventario, teniendo en cuanto los cambios que hayan podido afectar a su valor o depreciación. Hacer esto de todos los bienes que tiene la Generalitat, tanto inmuebles como muebles, es una labor compleja y minuciosa, que requiere de tiempo y de numerosos recursos humanos.

Hay que hacerlo con todos y cada uno, desde un edificio, hasta una mesa, una silla o una papelera. El inventario de bienes está en constante actualización, pero llegar a este nivel de detalle al ajustar el valor real de cada uno es arduo y costoso. Para ello están diseñando un programa que facilite todo este proceso.

Un herramienta informática para acabar con el problema

Desde la dirección general de Sector Público, Modelo Económico y Patrimonio se está trabajando, en colaboración con la dirección general de Tecnologías de la Información y la Comunicación para disponer de una herramienta informatizada que permita visualizar la totalidad del patrimonio existente. 

Se trata de un proceso largo y complejo de informatización de expedientes para que se pueda visualizar la totalidad del patrimonio. La nueva herramienta informática también permitirá automatizar procesos de forma que se ganaría en eficacia y eficiencia. 

Por ejemplo, si un determinado bien mueble tiene una vida útil de cuatro años, la herramienta informática quitaría un 25% del valor cada año, y el cuarto automáticamente daría de baja ese bien. Así evitarían tener que hacerlo de forma manual y se podrá llevar a una actualización del valor de los bienes de forma más fácil.

Vicent Soler, conseller de Hacienda. Foto: EVA MÁÑEZ

El inventario hasta ahora estaba orientado a satisfacer la gestión administrativa, a comunicar datos a las conselleries, al catastro, al registro, etc. Pero no permitía una visualización global de todos los bienes, ni una visualización selectiva atendiendo a determinados criterios mediante un motor de búsqueda.

Esto resultará clave en la nueva herramienta, ya que para realizar una gestión integral de todo el Patrimonio de la Generalitat es necesario tener acceso a todos los datos. Da igual que un bien esté adscrito a un ente público que a la Generalitat, hay que tener acceso a los datos del conjunto de bienes.

Desde este departamento se está en comunicación permanente con las conselleries para actualizar y ofrecer aquellos inmuebles que se detecta que o bien no tienen uso o que el uso que tienen podría cambiarse para aprovecharlos mejor. Pero además se están preparando los pliegos de una asistencia técnica para ayudar a Patrimonio a completar el inventario porque no tiene medios humanos para ello.

Las participaciones en sociedades, también sin actualizar

También es necesario incorporar en el inventario las participaciones de sociedades. Desde el Consell se han fijado como objetivo llevar a cabo una actualización del inventario de bienes patrimoniales procedentes de la participación en el accionariado de empresas, que permita una gestión del mismo y el establecimiento de objetivos.

Hasta ahora, la participación en empresas minoritarias se había tratado como un acto administrativo, pero desde el Consell creen que, en general, cuando la Generalitat participa en una sociedad es fruto de una decisión política con un objetivo determinado. Cuando esto ocurre es porque se persigue apoyar desde lo público alguna actuación determinada. La excepción serían las acciones procedentes de herencias.

En el tema de las participaciones en empresas hay también una casuística muy diversa. A veces la Generalitat era la única que asumía la deuda de una sociedad que había que aflorar, como por ejemplo, Tissat, la firma de telecomunicaciones que es el cerebro informático de la Generalitat. Algo que se debe tener reflejado en el patrimonio.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email