X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

polémica por previsión de 1,4 millones de fondos públicos

El 'número dos' de Educación y el comisionado de Alzira, patronos de la fundación de Orengo

3/03/2017 - 

VALÈNCIA. El Gobierno valenciano trató este jueves de desvincularse de la Fundación Cical, creada a la medida del exalcalde de Gandia y exasesor de la Diputación José Manuel Orengo, tras el revuelo creado al conocerse que la entidad, que en la Generalitat aseguran que es privada, ha presupuestado para 2017 unos ingresos de 1,45 millones de euros procedentes en su totalidad de administraciones públicas, de los que 400.000 los aportaría precisamente la Generalitat. 

Sin embargo, ni la Fundación Cical es privada ni la Generalitat es ajena a ella. De hecho, uno de los cuatro patronos fundacionales lo es en representación de la Generalitat y el puesto lo ocupa nada menos que Miguel Soler, secretario autonómico de Educación. Soler fue nombrado patrono el pasado martes en la reunión del Consejo General de la fundación celebrada en el Palau de la Generalitat con la presencia de Ximo Puig. El número dos de Educación, al igual que Orengo, no aparecía en la foto que distribuyó la Generalitat, pero estaba allí. 

La Fundación Cical se constituyó a finales de 2016 por iniciativa de la Federación Valenciana de Municipios y Provincias (FVMP) "con el apoyo de la Generalitat", según consta en el dossier de presentación de la propia fundación. Lo hizo con cuatro patronos. La presidencia recae por razón de su cargo en el presidente de la FVMP, Rubén Alfaro, y los otros patronos son personas de "alta cualificación" designados a propuesta de la FVMP en representación de la propia Federación -Francisco José Micó Micó-, de la Generalitat, de Divalterra (Diputación de Valencia) –vacante– y del Ayuntamiento de Gandia. 

El representante de la Generalitat fue originalmente Emili Josep Sampío, actual subsecretario de Presidencia y al que Orengo nombró jefe de servicio de Gestión Urbanística del Ayuntamiento de Gandia cuando era alcalde. Sampío cesó el pasado 30 de diciembre y en su lugar fue nombrado Soler el pasado martes. 

El representante del Ayuntamiento de Gandia es otro viejo conocido de Orengo, Antonio Enguix, ex jefe de servicio económico-financiero del Consistorio y, desde el pasado 14 de febrero, comisionado de la Conselleria de Sanidad en el Hospital de La Ribera. 

Fuentes de la Fundación Cical explican que, además de la vacante en representación de Divalterra, hay previstos otros dos puestos de libre designación en el Patronato, puestos que aún están vacantes y que se quiere que sean ocupados por mujeres.

Preve 1,4 millones de euros de ingresos públicos

Al margen de los patronos, también ha llamado la atención el proyecto de presupuestos para 2017 de la fundación, tal y como informó el diario Las Provincias. Así, en las previsiones de ingresos de la entidad se cuenta con 400.000 euros procedentes de la Generalitat Valenciana, 200.000 euros de la Diputación de Valencia, 100.000 de la de Alicante y 75.000 de la de Castellón; estas dos últimas en manos del PP, por lo que se antoja más complicado que accedan a dotar de fondos al proyecto del socialista Orengo.

Además, también se esperan fondos procedentes de las cuotas de los consistorios: en concreto, 419.000 euros de los ayuntamientos mayores de 100.000 habitantes; 119.200 euros de los consistorios de más de 50.000 habitantes y 139.000 euros de los menores de 50.000 habitantes. Por ejemplo, atendiendo a las cuotas fijadas, se estima que el Ayuntamiento de Valencia que lidera Joan Ribó debería aportar 200.000 euros a Cical. Entre lo que se refiere a los gastos previstos de la fundación, destacan los 345.000 euros en personal -más 114.000 de Seguridad Social-; solo superados por los 550.000 euros para investigaciones científicas.

Otro hecho destacable que figura en esta proyección "aproximativa" -como se indica en el documento-, es la distribución que se hace del hipotético ingreso de procedente de la Generalitat, que se sitúa en "una ayuda directa de un máximo de 200.000 euros para la puesta en marcha" y "lanzamiento del Centro" y una cantidad "a determinar" que también se estima en 200.000 euros "en los procesos de concurrencia competitiva que desarrolle en materia de investigación la propia Generalitat, "bien a través de la Agencia Valenciana de la Innovación (AVI), o fondos propios".

Unas cifras de las que se desmarcaban este jueves en Presidencia de la Generalitat, desde donde recordaban que el jefe del Consell, Ximo Puig, acudió a la reunión del Consejo General de Cical del pasado martes como, por así decirlo, "cargo honorífico" de la entidad -tal y como figura en sus estatutos- si bien esto no indicaba que se hubiera realizado ninguna aportación a esta organización, un hecho que el propio presidente subrayaba a preguntas de los medios en Alicante.

Reunión del Consejo General de Cical con la presencia de Ximo Puig y de Jorge Rodríguez

En este sentido, también emitió un comunicado el presidente de la Federación Valenciana de Municipios y Provincias (FVMP), el socialista Rubén Alfaro, y por ende, también presidente de Cical. Así, defendió que la entidad se trata de "una organización sin ánimo de lucro, de naturaleza fundacional privada" y que no ha recibido "ayuda ni aportación alguna de ninguna Administración, salvo la dotación inicial aportada por la FVMP". Además, recalcó que la fundación "tiene como fines, entre otros, la promoción del conocimiento y la mejora de los servicios públicos, en especial en el ámbito local, y en beneficio del interés general".

Alfaro puntualizó que la Generalitat "únicamente participa en la Fundación Cical a través de su órgano de representación social, científica e institucional", al tiempo que apuntó que en el Consejo General de este ente están representados el presidente de la Generalitat; el presidente de la FVMP; el rector de la Universitat Politècnica de València (UPV); el de la Universidad de Alicante (UA); el de la Universitat Jaume I de Castelló de la Plana (UJI), y el de la Universidad Miguel Hernández de Elche. También forman parte el rector de la Universitat de València (UV), y el presidente de la Diputación de Valencia, junto al de la de Castellón y Alicante, añadió.

¿Quien dijo duplicidad?

Curiosamente, en los presupuestos de la FVMP para el año 2017 se aprecia un incremento importante en lo que se refiere a la subvención de la Generalitat a esta entidad. Así, en los últimos cuatro años el montante de este ingreso anual había sido 250.000 euros y, sin embargo, de cara al presente ejercicio figura en las cuentas una subvención de la Generalitat de 700.000 euros a la FVMP, que sin embargo no aparece como facilitadora de ingresos a Cical en el proyecto de presupuestos de la fundación. Es decir, si se cumplen las previsiones de la fundación de Orengo, tanto la FVMP como Cical recibirían un pellizco importante del Gobierno valenciano.

Por otro lado, la maniobra del 'número tres' del PSPV no ha gustado en sectores de Compromís, tal y como informó este diario, pese a que algún diputado de la coalición como Emili Altur sí ha participado en el proyecto. En este sentido, fuentes del grupo de la Diputación aseguraron que estudiarán la fundación pero dejaron entrever sus dudas acerca de los objetivos y la manera de financiarse, dado que precisamente el total de los ingresos consiste en aportaciones de las diputaciones, Generalitat y cuotas de consistorios; "prácticamente como el grueso de los fondos de los que se nutre la FVMP" y, puntualizaron, para unas funciones que "podría hacer esta entidad o la propia diputación".


Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email