X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

encuesta elecciones autonómicas 2019

El PSPV (por ahora) se sale

Los socialistas ganan más de diez escaños mientras que el Partido Popular cae hasta ser la tercera fuerza, Ciudadanos paga su desorientación estatal y Podemos podría ser prescindible para el Gobierno de izquierdas

16/09/2018 - 

VALÈNCIA.-El PSPV que lidera Ximo Puig se convertiría en la primera fuerza política si se celebraran ahora las elecciones autonómicas. Los socialistas, merced al viento de cola que les llega desde Madrid tras el triunfo de la moción de censura sobre Mariano Rajoy y la entrada de Pedro Sánchez en La Moncloa, subirían entre doce y catorce escaños hasta situarse en una horquilla de 35-37 diputados (33,46%), lo que les permitiría incluso gobernar solo con el apoyo de Compromís y sin verse obligados a contar con Podemos. 

Estos son los datos que arroja la encuesta encargada por Plaza a la empresa SyM Consulting y realizada entre los días 1 y 3 de septiembre, precisamente en un momento de tensión entre PSPV y Compromís aunque antes de que estallara el caso máster de la ya exministra Carmen Montón. El sondeo, que tiene un error máximo del 2,54%, se ha obtenido a través de 1.492 entrevistas válidas con el sistema telefónico asistido por ordenador (IVR).

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Los resultados se alejan notablemente de los que obtuvo esta misma consultora en el mes de abril, donde los socialistas sufrían para mantener los 23 escaños logrados en 2015 e incluso apuntaban a un leve descenso, algo que contrastaba con la pequeña subida de Compromís, lo que dejaba un empate técnico por la hegemonía de la izquierda. 

Sin embargo, según esta última encuesta, aunque la coalición que lidera Mónica Oltra seguiría mostrando mejoría respecto a lo conseguido en las anteriores elecciones autonómicas (de 19 a 22-23 escaños), quedaría muy alejada como para discutir el liderazgo de Ximo Puig, y por lo tanto tendría que enterrar (al menos cuatro años) su sueño de llegar al número 2 de la calle Cavallers. Ahora bien, la suma de escaños de estos dos partidos se elevaría a entre 55 y 60 diputados, superando de forma muy holgada la mayoría absoluta que se sitúa en 50, lo que haría innecesaria la obligatoriedad del concurso de Podemos en una siguiente edición del Pacto del Botánico.

Buenas noticias para los socialistas, pero no tan malas para Compromís, dado que evidencian su consolidación e incluso gana entre tres y cuatro escaños pese al ascenso vertiginoso del PSPV. Si, como algunos piensan en la coalición valencianista, esta meteórica subida favorecida por la irrupción de Pedro Sánchez se deshincha también rápidamente en los próximos meses por la imposibilidad de aprobar los Presupuestos o por la propia inestabilidad de un gobierno sostenido por apenas 84 diputados en el Congreso, Compromís todavía podría dar la batalla por superar a los socialistas valencianos.

Los que obtienen malos resultados sin paliativos en el sondeo son PP y Ciudadanos. El efecto Pablo Casado no ha implicado ningún beneficio según evidencia la encuesta. Es más, los populares que lidera Isabel Bonig perderían diez u once escaños respecto a 2015 y entre cuatro y seis respecto al anterior sondeo de abril. La horquilla de 20-21 escaños que arroja el informe deja al PPCV en una tierra de nadie que, a buen seguro, obligaría a un replanteamiento de sus paradigmas en la Comunitat Valenciana, dado que aun contando con un hipotético apoyo de Ciudadanos, estarían a casi veinte diputados de la mayoría necesaria para recuperar la Generalitat. El clavo ardiendo al que pueden agarrarse los populares es la abstención (el sondeo estima una participación del 63% —en 2015 fue del 70%, una cifra significativamente superior—), que podría suponer una bolsa de voto oculto de electores del Partido Popular que a día de hoy prefieren no pronunciarse.

En esta línea, la formación ‘naranja’ que lidera Albert Rivera también pincharía en la Comunitat Valenciana. Ciudadanos, un partido especialmente frágil a las oscilaciones de su marca nacional, pagaría la desorientación sufrida en el proceso de moción de censura y la posterior entrada de Pedro Sánchez en La Moncloa. Así, la cifra de diez u once escaños que lograría se sitúa en dos o tres por debajo de lo conseguido en 2015 y en cinco o seis inferior a lo que marcaba la encuesta de abril. Unos datos decepcionantes que dejarían a este partido en un área irrelevante, dado que tampoco tendría el suficiente músculo para poder ser una alternativa de pacto para el PSPV. La incógnita es saber cómo afectaría (si para bien o para mal) tener a Toni Cantó de cabeza de cartel.

En cuanto a Podemos, se mantendría a flote frente a los pronósticos más agoreros, pero ello no le serviría para tener una postura negociadora decisiva. Según el estudio, se quedaría en nueve o diez escaños, bajando entre tres y cuatro respecto a 2015 aunque en los mismos baremos en los que se situaba en abril. La tragedia para la formación morada, indudablemente, consistiría en no ser necesaria para que PSPV y Compromís gobernaran, lo que cuestionaría la utilidad de estas siglas en la próxima legislatura. No obstante, conviene resaltar que en esta encuesta se ha preguntado por Podemos en solitario, sin contar con el probable acuerdo que lleve a cabo con Esquerra Unida, una formación que en abril sí aparecía entrando en Les Corts pero que en esta ocasión no ha alcanzado el 5% mínimo requerido. En todo caso, los de Antonio Estañ podrían seguir colaborando incluso desde fuera del Consell.

Oltra, preferida pese a todo

Sin duda, uno de los datos curiosos del sondeo es la clara preferencia de los encuestados por la mediática Mónica Oltra frente a cualquier otro candidato a la Presidencia de la Generalitat pese a la indiscutible mayoría de la que goza el PSPV. Así, el 40,8% de los preguntados asegura que le gustaría que la líder de Compromís fuera la jefa del Consell. En segundo lugar se sitúa la presidenta del PPCV, Isabel Bonig, con un 16,8% que prácticamente se corresponde con el porcentaje de votantes de su partido. En cambio, el actual presidente, Ximo Puig, solo logra situarse tercero con un discreto apoyo del 14,3%, superando únicamente al probable candidato de Ciudadanos, Toni Cantó (7,1%).

Por otro lado, un asunto sobre el que se aprecia una notable diferencia respecto al sondeo publicado por Valencia Plaza en abril es la sensación que tienen los valencianos respecto al trato que se recibe por parte del Gobierno central. Así, si en aquellas fechas casi el 70% de los encuestados consideraba que Mariano Rajoy trataba «muy mal» o «mal» a la Comunitat, la llegada de Pedro Sánchez ha reducido en casi veinte puntos esa sensación discriminatoria, superando ahora por muy poco el 50% de descontentos. 

* La encuesta se publicó originalmente en el número 47 (IX/2018) de  la revista Plaza

Noticias relacionadas

el tintero

Sondeos

La encuesta sobre la intención de voto en la Comunidad Valenciana y la valoración de los líderes locales y los nacionales realizada por esta casa ha generado multitud de noticias y reflexiones estos días. No me resisto a sumarme a las mismas, aunque ya sabemos que la verdadera encuesta es el día que vamos a votar.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email