X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 21 de agosto y se habla de fórum filatélico CIUDADANOS AUTÓNOMOS AMORES DE VERANO
GRUPO PLAZA

diputado de compromís en el congreso

Bataller: "El problema de los PGE no es Compromís, es que otros diputados valencianos apoyen a Rajoy"

27/03/2017 - 

VALÈNCIA. En las últimas semanas, uno de los asuntos de la actualidad política española ha estado centrado en la negociación de Mariano Rajoy para la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE), que ha primado a las formaciones vascas y canarias para sumar los votos necesarios en el Congreso. Así, por el momento, la única formación de obediencia exclusivamente valenciana, Compromís, ha quedado fuera del tablero pese a disponer de cuatro valiosos votos en el Parlamento.

Sobre esto y otras cuestiones de actualidad habla para Valencia Plaza el diputado nacional Enric Bataller (Yverdon, Suiza, 1965), abogado y miembro fundador de Iniciativa. El parlamentario asegura que Compromís no votará a favor de las cuentas de Rajoy pero sí deja la puerta abierta a negociaciones en las enmiendas parciales. Además, afea al resto de diputados valencianos que puedan respaldar unos PGE que, a su juicio, parten de "un agravio" a la Comunitat por la infrafinanciación y las inversiones por debajo del peso poblacional de los últimos años.

-¿Cómo se vive en el Congreso la situación de un PP en minoría? ¿Se percibe en el ánimo negociador de la formación popular?
-Venimos de un tiempo en el que solo dos partidos contaban en el juego político, PP y PSOE, que además se ponían de acuerdo en lo que ellos llaman grandes cuestiones de Estado, cuando a veces eran simplemente asuntos que benefician a intereses muy concretos. Al margen de ellos, había unos pequeños partidos, algunos de carácter estatal como Izquierda Unida, y otros de talante nacionalista. El punto de inflexión para mí son las elecciones del 20D de 2015, cuando el PP pasa de tener una mayoría absoluta con 186 diputados a perder un tercio de ellos y quedarse en 124, y eso que les benefició el sistema electoral existente. A ello hay que sumar que muchos parlamentarios se repartían en formaciones nuevas y diferentes entre sí. Esto obliga a trabajar con una geometría variable, normalmente el eje izquierda-derecha funciona pero ahora hay otros ejes: el centro-periferia o incluso el eje regeneración frente a viejas prácticas. Así que las formaciones políticas tienen que adaptarse a esta nueva situación y en concreto el PP ha de entender esto. Le está costando porque ha estado mucho tiempo funcionando de otra manera.

Enric Bataller, miembro de Iniciativa y diputado nacional de Compromís. Foto: KIKE TABERNER

-En el Congreso está teniendo problemas...
-Sí, se han llevado sonoros revolcones con la estiba, la Ley Mordaza, la paralización del calendario de la Lomce...Aunque creo que donde más están notando la diferencia es en las comisiones parlamentarias, que están formadas por 37 diputados, de los cuales 14 son del PP y solo 3 de Ciudadanos. Ahí se está viendo que hay otras mayorías alternativas, eso hace que para evitar perder votaciones se abstengan. Se está haciendo mucho trabajo político en las comisiones.

-¿Qué salida ve para el derecho civil valenciano? 
-Reformar la Constitución. Es la única salida que han dejado. El artículo 149.1 regla Octava, que es el que nos ocupa en este tema, tiene una redacción innecesariamente confusa que está tomado de la Constitución Republicana del año 31 y al que se hace un añadido que dificulta el entendimiento. Eso ha provocado toneladas de tinta sobre lo que quiere decir y la interpretación que ha cogido el Tribunal Constitucional es que en el caso valenciano la competencia para regular el derecho civil es prácticamente irrelevante. Las tres sentencias sobre régimen económico matrimonial, custodias y uniones de hecho son discutibles para mí desde el punto de vista político pero también técnico porque invalida estas leyes aplicando el citado artículo pero sin decir que nuestros artículos son inconstitucionales: no sabemos si valen o no valen. Eso no lo han concretado. Políticamente, no puede ser que tengamos un agravio comparativo respecto a otros territorios del Estado. El Constitucional no entiende que la realidad es plural, es compleja, y que el legislador valenciano tiene la obligación de regular esta realidad. Les Corts y la Generalitat se están moviendo para la reforma de la Constitución y en el Congreso estamos esperando que nos llegue desde el País Valenciano alguna propuesta de texto alternativo para defender.

-Usted pertenece a la Comisión de Agricultura. ¿En qué iniciativas está trabajando para ayudar a la agricultura valenciana?
-Ahora que se va a renegociar la PAC pos 2020, lo que queremos es que el Ministerio defienda ante la Unión Europea la agricultura mediterránea. La actividad en el caso valenciano ha configurado la economía, el paisaje y las relaciones sociales. Ahora se unen otras necesidades como la crisis de los cítricos: es importante ya no solo por la producción en sí sino también como captadores de CO2 para la lucha contra el cambio climático. También los cultivos de la franja litoral clásicos como por ejemplo de la Albufera han servido de barrera de contención contra la intrusión salina del mar, algo que ahora preocupa con el cambio climático. Queremos que la UE entienda cosas como estas. Todo ello al margen de que queremos mostrar que nuestra agricultura es exportadora, que ha generado mucha actividad económica y empleo, además también de la agricultura ecológica que debe comercializarse en canales cortos. La situación en el campo valenciano ha cambiado mucho: tenemos también grandes zonas de residencia permanente de extranjeros y que suelen estar muy próximas a áreas agrícolas. Está bien apostar por eso también, además de la agricultura de interior, la ganadería sostenible... que aportan valor añadido porque aportan la fijación de la población y que se pueden combinar con otros modelo de negocio como el turismo rural.

Bataller, durante la entrevista en la redacción de Valencia Plaza. Foto: KIKE TABERNER

-¿Cómo está viendo Compromís los movimientos de Mariano Rajoy para sacar adelante los PGE?
-Siempre dijimos durante la investidura que Rajoy debía pedir los votos a los partidos con los que compartía espectro ideológico. Lo que ocurre es que la postura sectaria del PP le ha llevado a enajenar el apoyo con partidos que podía entenderse inicialmente. Ahora que llegan los presupuestos está buscándolos ahí.

-¿Qué puede hacer Compromís con los cuatro diputados que tiene? Son cuatro votos que darían ocasión para negociar dado que los canarios con menos están sirviendo de posible palanca...
-Rajoy ya tiene asegurado los votos para los PGE hablando con partidos próximos a su espacio. La postura de Compromís es negativa a votar a favor de los presupuestos: van a ser antisociales, no expansivos y contrarios a lo que la sociedad demanda. Se nos ha exigido apretarnos el cinturón más de lo que tocaba durante años, a veces no solo por motivos económicos sino también ideológicos, y seguirán instalados en esa lógica de la austeridad.  Además, tenemos el problema en el caso valenciano de que no jugamos en igualdad de condiciones. Nosotros reclamaremos la agenda valenciana que se centra en un sistema de financiación como nos corresponde y unas inversiones como nos tocan: somos el 11% de la población del Estado y están en el 5% o como mucho el 8% cuando hay elecciones. Cuando vas a jugar a las cartas, al menos deben darte las mismas cartas que al resto. Por otro lado, el problema lo vemos en los representantes valencianos elegidos por otras formaciones: ¿Los diputados del PP y Cs van a apoyar esas cuentas que parten de un agravio para los valencianos?

-Pero las cuentas van a aprobarse igual, ¿no sería mejor tratar de negociar a lo grande con los votos que se tienen?
-Con Rajoy no se puede hacer nada a lo grande. Es un superviviente político y no ha dado muestras de haber entendido de que hay un nuevo escenario. No vamos a plantear cosas dentro de esta negociación que ya nos corresponden y deberían dárnoslas. Eso sería lo previo para empezar a hablar. Así que lo que toca es hacerle una enmienda a la totalidad del PGE y mantener una posición del no por coherencia con el discurso social que tenemos. Si consigue suficientes apoyos para sacarlo adelante ya mostraremos la agenda valenciana para, buscando alianzas en el Congreso, conseguir todas las enmiendas parciales que se puedan.

Enric Bataller. Foto: KIKE TABERNER

-¿En las enmiendas parciales están dispuestos a pactar también con el PP?
-Ya se vería pero las enmiendas parciales no están hablando de la filosofía general de los PGE así que estamos dispuestos a hablar con todo el arco parlamentario.

-El martes Rajoy se va a Barcelona a anunciar un paquete de inversiones en infraestructuras a Cataluña. ¿Cómo se está viendo eso desde Compromís y cómo puede afectar a los valencianos?
-En una época la postura del nacionalismo conservador vasco y catalán era una pero ahora eso ha cambiado. En Cataluña ya demandan soluciones políticas no económica y ese tipo de negociación es la solución que veo. En el País Vasco, por otro lado, es diferente porque es de facto una especie de estado libre asociado al español: el cupo, su buena financiación y la autonomía que tienen, ellos se pueden permitir ofrecer sus votos a cambio de concesiones parciales que les resulten interesantes. Pero claro, nosotros tenemos una situación de partida mucho más negativa. 

-Pero, por ejemplo, ¿no corre peligro la Comunitat Valenciana de que Rajoy vaya a Cataluña a ofrecer inversiones concretas del Corredor Mediterráneo que no nos incluyan?
-Pero esas inversiones no están supeditadas al apoyo en los PGE. Rajoy debe entender que la época de los chantajes se han acabado. En el nuevo escenario político importa mucho más el marco en el que uno se mueva, porque antes uno podía desentenderse y decir 'qué hay de lo mío'. Ahora la gente de la calle pide que se haga una regeneración en todos los aspectos. Si ahora se hace un chantaje votaremos en contra. Con lo de Cataluña no se está entendiendo el problema: no es una cuestión de soltar la bolsa de dinero, hay un problema de esencia política.

-Ha habido bastantes voces en el Bloc rechazando ya con antelación algún tipo de acuerdo con Podemos de cara al futuro. ¿Qué piensa de eso?
-Falta mucho tiempo para las elecciones autonómicas y habrá que decidirlo cuando llegue el momento. El proceso político está muy abierto, muy vivo: Podemos está inmerso en un cónclave autonómico así que cuando vaya acercándose 2019 se irá viendo lo que más conviene, centrado todo ello en recoger el máximo de votos posible para un proyecto de cambio dirigido a rescatar personas. No es tiempo de descartar nada.

-¿Es cierto que los dos diputados de Iniciativa, usted e Ignacio Candela han acudido a algunas reuniones de grupo con Podemos?
-No. Bueno, yo hablo por mí mismo cuando digo que hemos intentado tener relaciones con el resto de grupos. Por ejemplo, yo tengo muy buena sintonía con diputados de Podemos e IU sobre temas concretos como la defensa de los derechos de los inmigrantes y la campaña 'Cies No'. También por ejemplo he sido uno de los promotores de un intergrupo por el Sahara que ahora iremos en abril a un viaje a los campamentos y ahí he tejido relaciones con compañeros de otros grupos. Estamos impulsando una reforma del Cógido Civil para incluir a los saharauis dentro del apartado para la comunidad histórica española y que puedan pedir la nacionalidad en dos años.

Enric Bataller, diputado de Compromís en el Congreso. Foto: KIKE TABERNER

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email