X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

'el vacío lleno'

Eva Bertomeu lidera un proyecto piloto de danza para amateurs en la Misericordia

31/01/2017 - 

VALENCIA. Cuando aún quedan unas semanas para que la compañía de Eva Bertomeu tome el teatro Rialto con el espectáculo de danza El vacío lleno, con el que se subirá al escenario del 23 al 26 de marzo, sus bailarines presentarán en unas horas una versión muy especial del mismo. Es en el Instituto de Educación Secundaria Misericordia (C/ Casa de la Misericòrdia, 34), un inmueble histórico ya de por sí en la ciudad de Valencia, donde de manera silenciosa, durante las últimas tres semanas, se ha llevado a cabo una residencia artística por parte de  la compañía de Bertomeu, un proyecto piloto que se marca como punto final generar un espectáculo escénico que verá la luz este mismo jueves en la capilla del centro a las 19 horas, un show en el que participarán un buen puñado de estudiantes acompañados por bailarines profesionales.

El proyecto surge no solo para acercar la danza a los jóvenes, en una zona más cercana al entorno industrial y poco favorecida de la urbe, sino que busca despertar sensibilidades, una experiencia que tiene como referencia otras anteriores como Rhythm is it, llevada a cabo por la orquesta filarmónica de Berlín, o Five days to dance. “Es en este contexto de periferia y de dificultad de acceso a la educación artística es donde se incluye el proyecto artístico central que vertebra el centro: Com sona l’ESO”, indican desde el centro. Con esta iniciativa de carácter global buscan así integrar la dinámica artística, gran olvidada del sistema educativo, un programa impulsado por el profesor del centro Alexis Calvo y que ahora cuenta con el apoyo económico de la Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte.

La residencia artística se ha desarrollado durante las últimas tres semanas, con el punto de partida situado tras las vacaciones navideñas, una primera sesión que pilló desprevenidos a los alumnos del centro y que tras varias clases, algunas de ellas en el instituto y otras en las salas de ensayo de la compañía, ha resultado en un espectáculo que es mucho más que eso. “Este proyecto permite fundir dos mundos muy diferenciados, el escolar –que ni siquiera es amateur ya que nunca ha tenido contacto con la danza clásica- y el profesional […] Durante todos estos años hemos detectado que si bien nuestro alumnado llega correctamente preparado a nivel musical y vocal al concierto final de CSE, las carencias del propio profesorado a nivel de danza y expresión corporal en general condiciona mucho su preparación”.

Acabar con estereotipos sexistas y mejorar la comunicación

En este proceso se han marcado algunos objetivos concretos, entre ellos: ofrecer una imagen de la danza alejada de “estereotipos sexistas”; utilizar la danza para favorecer la cohesión de grupo mejorando la interacción y la comunicación entre compañeros; familiarizarse con las diferentes formas de trabajo expresivo mediante la vivencia personal y grupal desde el respeto y la tolerancia;  descubrir las potenciales expresivas individuales y en grupo del alumnado tratando de superarse sobre la base de sus limitaciones e incrementando la autoestima y desarrollar la creatividad, expresividad, imaginación y espontaneidad, experimentando y concienciándose de las diferentes posibilidades expresivas que ofrece el cuerpo y el movimiento.

“La expresión corporal apenas tiene cabida dentro de nuestro sistema educativo. Es más, todavía quedan muchos sectores que ven con cierta suspicacia cualquier tipo de expresión artística dentro del ámbito escolar”. Si bien, el acercamiento a las enseñanzas artísticas queda relegado a un segundo lugar, en este caso el contacto se ha convertido en uno de los caballos de batalla en un centro donde prima la diversidad de sensibilidades y, también, orígenes, pues la escuela cuenta con alumnos de países como Marruecos, Armenia, Guinea Ecuatorial, Rumanía, Pakistán, Bulgaria, China, Colombia, Ecuador, Argentina, Bolivia, Venezuela y Rusia. Llega la hora de subir el telón para los de la Misericordia: Danzad malditos

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email