X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 28 de junio y se habla de ayudas VPO inmobiliario bloc apertura en domingo hoteles cultura
GRUPO PLAZA

más de 14.000 cuestiones escritas en año y medio

Funcionarios de Les Corts piden a los diputados que afinen el tiro en sus preguntas para no colapsar

19/04/2017 - 

VALÈNCIA. La transparencia es uno de los ejes de la legislatura para el nuevo Consell tal y como se evidenció en el Pacto del Botánico y la posterior creación del departamento de Transparencia, una cartera exclusivamente dedicada a buscar la proximidad con el ciudadano a través de la información en abierto y la participación. En este ámbito, también es fundamental la labor que hacen los diputados en Les Corts Valencianes, donde se tramitan las preguntas escritas y solicitudes de documentación al Consell. 

No obstante, los parlamentarios en ocasiones confunden el lógico derecho a su tarea de fiscalización con un excesivo celo a la hora de poner sobre la mesa cuestiones "a peso" sin miramientos. Es decir, primar la cantidad antes que la calidad den las preguntas presentadas. La consecuencia: entre julio de 2015 y diciembre de 2016 se registraron más de 14.000 preguntas escritas y 10.000 solicitudes de documentación al Gobierno valenciano. 

Una situación que ha recibido quejas desde el propio Consell, que acusa al PPCV de tratar de "colapsar" al Ejecutivo, pero que ahora también ha encontrado por parte de funcionarios de Les Corts un ruego a la "reflexión" para evitar la saturación de los medios de la cámara.

Así, en un informe elevado a la Mesa de Les Corts por la jefa del Servicio de Publicaciones de la institución, se recuerda que según el artículo 157 del reglamento las preguntas con respuesta por escrito deberán ser publicadas "en el término máximo de diez días desde su presentación". Según esto, refleja el informe, cada pregunta debería estar "revisada, traducida, maquetada y editada diez días después de su presentación por parte del diputado o diputada; todo eso sin contar el hecho de que entre la presentación de la pregunta y la llegada al Servicio de Publicaciones para la realización de estos trabajos ésta ha de ser tramitada por el departamento correspondiente de Gestión Parlamentaria, pasar por una reunión de la Mesa de Les Corts, que tiene lugar generalmente una vez a la semana y, finalmente, enviada al Servicio de Publicaciones con la preceptiva orden de publicación".

Un recorrido que, según el documento al que ha tenido acceso Valencia Plaza y que la Mesa ha trasladado a los grupos, implica que cumplir con los plazos que establece el reglamento sea "casi una utopía". "El problema surge cuando en una Mesa se tramitan 800, 900 y hasta más de mil preguntas", señala el informe, que recalca que todas estas cuestiones deben tramitarse, revisarse, traducirse y maquetarse "individualmente". Todo ello, subraya el texto, supone "una inversión de tiempo, medios y personal desproporcionadamente grande: a nadie le pasa desapercibido que hay centenares de preguntas que se podrían resumir en una, dos o tres preguntas", argumenta el informe, en el que se recuerda el  personal "limitado" e "insuficiente" del departamento "desde hace ya muchas legislaturas".

Ante esta situación, la jefa del Servicio de Publicaciones, que es la que firma el escrito, expone la propuesta a los diputados "sin poner en cuestión" su "capacidad" y "libertad" de presentar "las preguntas escritas que estimen oportunas" de que los proponentes agrupen "en una sola pregunta aquellas preguntas con la misma temática (y donde, por regla general, solo cambia un elemento)". 

Una reflexión dirigida a evitar prácticas a los que los parlamentarios se han acostumbrado en los últimos años y que se centran en preguntar por cuestiones que atañen a municipios, colegios o centros de salud -por poner algunos ejemplos- uno por uno en vez de forma global. Una táctica que ahora practican varios diputados del PP pero que en el pasado -algunos todavía la emplean- utilizaron parlamentarios de PSPV o Compromís cuando estaban en la oposición y que no parece tener mayor objetivo que engordar estadísticas o absorber recursos de personal.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email