X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

el nuevo centro sanitario entrará en servicio en 2020

Gandia ultima el proyecto sanitario de antiguo hospital

24/08/2017 - 

VALÈNCIA. Desde el cierre del hospital Francesc de Borja en abril de 2015 las especulaciones sobre el antiguo hospital, ubicado en el Paseo de Germanias, han sido múltiples. Ahora el proyecto comienza a perfilarse y todo apunta a que Gandia contará en 2020 con un nuevo centro sanitario.

Para conocer la hoja de ruta del proyecto del viejo hospital, Valencia Plaza conversa con Liduvina Gil, concejala de Sanidad Pública y Políticas Saludables del Ayuntamiento de Gandia. Una entrevista que gira entorno a la demolición del antiguo hospital para construir un Centro de Salud Integrado y un Centro de Salud Pública, edificios con los que se completará "el mapa sanitario de Gandia y revitalizará el barrio de Roís de Corella". Para ello se realizará una inversión de más de 8 millones de euros.

El que fuera el hospital comarcal de La Safor, ubicado en pleno centro de Gandia, se convertirá en un Centro de Salud Integrado y en un Centro de Salud Pública. Estos son los nuevos usos para el antiguo hospital Francesc de Borja, que en abril de 2015 acogió a sus últimos pacientes y desde entonces ha permanecido cerrado, quedando en un estado casi de abandono.

No hay sistema eléctrico, el material fue vendido o trasladado al nuevo hospital —ubicado en el polígono Sancho Llop—, los techos están desprendidos.. Además, tras su cierre se anuló la licencia hospitalaria del edificio por lo que las antiguas instalaciones no se adaptan a la nueva normativa urbanística y “sale más rentable derrumbarlo que rehabilitarlo”. 

La concejala ha explicado que la demolición del antiguo recinto se producirá en 2018. "Estamos pendientes de una reunión con el subsecretario de la Conselleria de Sanidad, Ricardo Campos, para ultimar el Plan Director pero la idea inicial es comenzar el derribo a principios de 2018 y que este finalice a finales de año", comenta sobre una reunión que previsiblemente será en septiembre. 

Igualmente, recuerda que todo el proceso será gestionado por la Generalitat Valenciana, por lo que el gobierno de Gandia no tiene potestad de decidir. "Hemos remitido los informes necesarios para proceder a la adjudicación de los trabajos de demolición, que debido a su envergadura, se realizará en dos fases y por dos empresas diferentes", comenta. "Estamos a la espera de que se inicien todos los trámites para proceder a su derribo", insiste. 

Sin usos comerciales

Una decisión que llega tras años de debate sobre la viabilidad del edificio. Por ello, Liduvina Gil critica que el anterior gobierno, del Partido Popular, no realizara ningún trámite para dotar de usos al antiguo edificio y en ningún momento se pidiera la revisión de los 34.000 metros cuadrados de superficie construida. "Ha sido en esta legislatura —PSOE en coalición con Més Gandia— cuando  hemos iniciado los tramites para que la Tesorería General del Estado cediera a la Generalitat Valenciana los terrenos", explica sobre la reciente cesión del edificio del antiguo hospital Francesc de Borja a la Conselleria de Sanidad.

Según la concejala, siempre que no se cambie el uso socio sanitario de esos terrenos la Conselleria de Sanidad podrá hacer cualquier actuación. Una exigencia que descarta el proyecto ganador del concurso lanzado en 2014 por el anterior ejecutivo, ‘Reactiva’, que preveía usos sociales, sanitarios y comerciales y tenía un coste de 14 millones euros. Además, también contemplaba un gran aparcamiento. Sí se contempla una zona ajardinada abierta a los ciudadanos e integrada en el barrio. "Todos los proyectos que se han presentado contemplan una zona de tránsito y un espacio verde que se integre en el barrio", comenta.

 

Un Centro de Salud Integrado

El primero de los edificios que se construirá será el del Centro de Salud Integrado, cuyas obras previsiblemente comenzarán en 2019, al finalizar la demolición del antiguo hospital y la previsión del ejecutivo gandiense es que concluyan a mediados de 2020. Según ha descrito, el futuro edificio ocupará una superficie de 6.000 metros cuadrados y contará con una planta baja y tres alturas. En sus instalaciones se dispondrá de un área de Atención Primaria, con Medicina de Familia, Pediatría, Extracciones Periféricas, área Maternal y área de Trabajo Social; tendrá Punto de Atención Continuada (PAC) y área de Cirugía Menor.

Además se trasladará allí el Centro de Salud Pública de Gandia que ahora se encuentra en la calle Duque Carlos de Borja. "El Centro descongestionará los centro de salud Corea-Beniopa, que en están muy congestionados", explica Liduvina enfatizando que "también se contempla un espacio para los enfermos crónicos".  De hecho, esta ha sido una reivindicación del Partido Socialista y uno de los puntos de su candidatura a gobernar Gandia. 

En cuanto al Centro de Salud Pública, se ubicará en un edificio de 1.000 metros cuadrados (planta baja y dos alturas) y dispondrá de una Casa del Paciente y Escuela de Salud (en la que se incluye la Unidad de Atención al Daño Cerebral adquirido), así como de espacios para las diferentes asociaciones de pacientes (Parkinson, Alzheimer, Fibromialgia, Diabéticos,…). Un modelo que será una réplica del que pondrá en marcha el Espai de Salut Campanar Ernest Lluch —antigua FE de Campanar—: contará con espacios para asociaciones de pacientes; una escuela de salud para la formación, y una Casa del Paciente con locales para el consejo de salud local, centro de información y acompañamiento al final de la vida, centro de apoyo e información para familiares y pacientes de enfermedades raras...

Liduvina Gil. Foto: ÁLEZ OLTRA

También comprenderá área de Vigilancia de la Salud (en la que se engloba la Unidad de Epidemiología y la Unidad de Sanidad Ambiental), área de Promoción de la Salud (en la que se incluyen la Unidad de promoción y la Unidad de Salud Laboral), y área de Seguridad Alimentaria. Además, Liduvina Gil no cierra las opciones a un espacio dedicado a los enfermos crónicos: “El Centro Integral contempla un centro de día pero desde el Ayuntamiento seguimos reclamando un centro para enfermos crónicos las 24 horas del día, especialmente si por entonces los números lo contemplan así”. 

En cuanto a la gestión, la concejala no lo duda: "Será de gestión pública". 

Revitalizar el barrio 

El cierre del hospital ha repercutido en la economía del barrio, que ha visto como algunos establecimientos se han visto obligados a cerrar. Un descenso de la actividad que el gobierno ha intentado contrarrestar con el impulso de ferias del deporte, actividades saludables y mercadillo —los martes—.  Sin embargo, Liduvina Gil reconoce que el barrio necesita de un nuevo proyecto sanitario para revitalizarlo. "El cierre del antiguo hospital ha supuesto un impacto tremendo para el barrio de Roís de Corella porque de un día para otro dejaron de venir cerca de 5000 personas y muchos de los servicios de la zona se hicieron adecuados al centro, como las tiendas especializadas (rehabilitación, prótesis), farmacias o una hostelería basada en lo que es un centro sanitario, con menús económicos”.

Por ese impacto en la ciudad, Liduvina Gil solicita la complicidad de todos los partidos para hacer de este centro de salud "un proyecto de ciudad". "El proyecto continuará en la siguiente legislatura por lo que todos los partidos políticos deben contribuir a que sea un hecho y tenga una continuidad” y concluye: "Es un proyecto para toda la ciudad porque va a descongestionar otros servicios que tiene Gandia". 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email