X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

entrevista

José Lizán (Quadriga AM): "La bolsa es el activo que mejor protege de todos los riesgos a largo plazo"

10/07/2017 - 

VALÈNCIA. Los mercados financieros afrontan la segunda parte del año tras un primer semestre donde no lo han hecho nada mal, pese a los obstáculos que se han ido cruzando en su camino (elecciones, tensiones geopolíticas, petróleo, Brexit, Donald Trump...). Ahora es turno de pensar en el futuro aunque la proximidad del periodo estival merma -y mucho- el interés de los inversores, lo que se traduce en una caída de los volúmenes de contratación y con ello un aumento de la volatilidad.

José Lizán, gestor de sicavs de Auriga Securities -grupo financiero fundado por el conocido empresario castellonense Enrique Martinavarro-, ofrece su visión respecto. Pero no solo de lo que espera para el segundo semestre sino también de diferentes aspectos como las alternativas de inversión en esta coyuntura de bajos tipos de interés, acudir o no a la ampliación del Banco Santander, factores de riesgos que siguen ahí y, entre otros, sus recomendaciones a los tenedores de sicavs.

Conviene recordar que Lizán es gestor junto a los hermanos Daniel y Maite Alonso -los tres procedentes de Nordkapp equipo procedente de la extinta firma valenciana Nordkapp- de dos de las sicavs con más solera del panorama financiero local como son Valenciana de Valores y Gesbolsa Inversiones. Las dos que mejor lo están haciendo este año dentro de las 150 vinculadas de algún modo con el empresariado de la Comunitat Valenciana localizadas por este diario, tal y como lo avanzó este diario hace un mes.

-¿Cómo ve la bolsa española de cara a la segunda parte del año?
-Nosotros no tratamos de hacer predicciones, ya que lo que hacemos día a día es interpretar nuestras herramientas de trabajo e implementarlo en la gestión. No sabemos lo que va a pasar pero sí sabemos interpretar las señales que obtenemos de nuestras herramientas para hacer lo que debamos en cuanto tengamos las mismas. A priori la predisposición es positiva, ya que la macroeconomía está fuerte y la microeconomía está acompañando después de muchos años de reducción del apalancamiento y transformación de balances. Pero no sabemos que harán los mercados, que por otro lado han estado corrigiendo los excesos de valoración recientemente. A día de hoy nuestros sistemas nos mantienen invertidos en un grado medio alto, con un elevado peso en compañías medianas y pequeñas, con mucha presencia en el ciclo local europeo y no en la exportación, y muy fuera de activos ligados a bonos. Mantenemos un pequeño peso en el sector financiero, que representa en torno al 7% de la cartera.

-¿Qué cartera de valores le haría a un inversor de perfil medio para irse de vacaciones?
-Sobre todo evitaría activos ligados a bono. Nada de infraestructuras, ni de utilities, ni de inmobiliario europeo aunque el español nos da menos miedo por un ciclo diferente a Europa. Me centraría en materias Primas y Banca, así como en small & medium caps de ciclo español y europeo puro. A día de hoy nuestra cartera está compuesta por valores como Masmovil, Dogi, Europac, Dominion, Alantra, Solaria, Elecnor, Renta Corporación a nivel nacional, o empresas como Commerzbank, Albioma, KSB, Smurfit Kappa, Arcelor o Navigator a nivel internacional. Mantenemos además un 7% en el sector financiero, de forma diversificada. Pero como digo, nuestras posiciones no son inmovilistas por lo que iremos ajustando la cartera a las señales que percibamos en nuestros métodos de trabajo.

-¿Recomienda acudir a la ampliación a los accionistas del Banco Santander?
-Todos tenemos en la cabeza la última ampliación del Banco Santander de hace dos años donde además redujo el dividendo y le costó un varapalo enorme en su cotización. En ese momento fue lógico porque era el mismo banco para más accionistas y menos dividendo. Desde mi punto de vista esta ampliación es totalmente diferente, ya que incorpora nuevas acciones con un fuerte descuento, pero también incorpora muchos activos provenientes del Banco Popular. También ofrece un fuerte descuento, ya que en el rescate han colaborado bonistas del tramo subordinado, los tenedores de 'CoCos' del Popular y todos los antiguos accionistas del banco. Santander, además, refuerza con la entrada en Popular un segmento en el que no era líder como es el de las pymes en España; y, además, la red de Banco Popular era tremendamente eficiente. Por ende, el problema era de balance y no del funcionamiento del negocio, por lo que creemos que Santander será capaz de generar valor. Además, pensamos que lo hará de forma acelerada reduciendo la exposición inmobiliaria proveniente del Banco Popular con fuertes descuentos para centrarse en generar valor en la integración de la red y tratando de no perder negocio en el negocio puro de banca. A nivel fundamental, la ampliación a priori parece una buena oportunidad de incorporarse a la entidad; aunque como digo la presencia del Santander o no en nuestra cartera dependerá de distintos factores de nuestra gestión, no sólo de la ampliación. Pero la interpretación de la integración de Popular es positiva.


-¿Qué alternativas, al margen de las sicavs, cuentan los grandes patrimonios ante la política monetaria ultralaxa del BCE?
-El dinero en España estaba mal acostumbrado. Renovar depósitos o comprar bonos a largo plazo quedándose hasta el vencimiento de los mismos protegía el poder adquisitivo del ahorro a largo plazo, nos protegía de la inflación. Una vez más la bancarización ha creado una disfunción estando el grueso del ahorro nacional en manos de los bancos en sus depósitos. Al mismo tiempo nos generaba una sensación de rentabilizar el ahorro cuando realmente lo único que hacía era darnos un pequeño extra sobre la subida general de los precios. Nosotros siempre hemos creído que el activo que mejor nos protege de todos los  riesgos a largo plazo es la renta variable. No sólo nos cubre inflacionariamente hablando sino que bien gestionada genera valor extra para nuestro ahorro, generando riqueza para nuestros accionistas. Además, la inversión en compañías es invertir en activos reales. Nosotros desconfiamos mucho del resto de activos, por eso Valenciana de Valores y Gesbolsa de inversiones siempre han mantenido grandes pesos en renta variable. Los últimos años los inversores en bonos han vivido plácidamente, beneficiados por esas políticas del BCE y ahora tienen un problema. En cambio durante estos años nosotros hemos sufrido las desavenencias de la renta variable europea, pero creo que el gráfico de nuestra evolución claramente nos da la razón en nuestra gestión y en nuestra estrategia. Por ello la única alternativa que les queda a los inversores y ahorradores es la renta variable bien gestionada.

-¿Qué filosofía de inversión sigue en estos tiempos donde se impone el ‘investing value’?
-Probablemente si hubiera de catalogarnos en algo se aproximaría al 'factor investing' pero a nosotros no nos gustan los clichés. A día de hoy la gestión se fundamenta en un doble enfoque: One2quant y One2one. Por un lado, abordamos los mercados desde un punto de vista cuantitativo (One2Quant), ya que la parte Quant es cada día más relevante en los mercados y en nuestra gestión. La estadística es nuestra aliada a la hora de acometer también el seguimiento cualitativo de las compañías, ya que nuestros sistemas cuantitativos nos permiten analizar parámetros de calidad, valoración, rentabilidad, crecimiento, y obtener una recomendación sobre el global de la compañía a nivel cualitativo. Para completar el análisis realizamos visitas a compañías para conocer a sus equipos gestores y seguimos las publicaciones de resultados del grueso de compañías en las que invertimos. Este doble enfoque hace que nuestra gestión sea mucho más dinámica que la inversión en valor, ya que entran en juego distintos parámetros de medición del riesgo y análisis, y nos desmarca de una gestión inmovilista de la cartera.

-Por cierto, hablar del ‘investing value’ ¿es hacerlo de una moda o de algo más?
-Las modas no suelen ser buenas consejeras, además que muchos se apuntan a la moda del 'value' y realmente no hacen 'value'. Por poner un ejemplo: cuando yo estudiaba distintos cursos y máster financieros a mediados de la pasada década, el que no invertía en 'hedge funds' era alguien arcaico, la gestión tradicional había muerto y a día de hoy han quedado reducidos a unos cuantos 'hedge funds' a nivel global  y no hay demasiados con un 'track récord' sostenido en el tiempo. Probablemente solo unos pocos gestores de España tengan el conocimiento y las herramientas para tener la capacidad de hacer 'value' a día de hoy. Sólo las gestoras con equipos de análisis grandes son capaces de abordar los mercados así, ya que el número de horas que un gestor 'value' necesita para poder analizar una compañía no daría para cubrir con un conocimiento real más de 20 o 30 compañías. Hay mucho oportunismo probablemente, pero también hay grandes profesionales que cuentan con los medios, sí hacen 'value' y sus resultados son evidentes. Además, una de las claves del éxito todos estos años ha sido apartarse del ruido de corto plazo por los acontecimientos que rodean los mercados, y en esa filosofía de aguantar sin moverse del 'value' ha hecho que salga beneficiado frente al miedo de corto plazo.


-¿Percibe riesgos en los mercados a la vista de la caída del precio del petróleo?
-La caída del petróleo ha venido para quedarse ya que se produce debido a un cambio estructural en las técnicas de extracción del crudo como es la revolución del 'fracking'. Dicha revolución es comparable con el coche eléctrico en la automoción o internet en las telecomunicaciones y el comercio. Por ello el pulso entre productores de crudo convencionales, petroleras y países OPEP, y los nuevos jugadores del sector, operadores de 'fracking' hacen que nosotros esperemos un crudo bajo entre 40 y 60 dólares por barril para los próximos 2 o 3 años. Creemos que un crudo por debajo de los 40 dólares daña enormemente las finanzas de los países productores, por lo que por debajo de esos niveles los recortes de producción están garantizados. Por otro lado, un crudo por encima de los 60 dólares hace eficiente a nuevos productores y en esa lucha los productores tradicionales salen perjudicados, por lo que será la OPEP la que controle dentro de esta banda el precio del crudo. 

-Por último, ¿por qué de un tiempo a esta parte cada vez se habla menos de la desaceleración de la economía china cuando no hace mucho era uno de los factores de riesgo?
-China es una economía planificada y como tal el Gobierno chino tiene una enorme capacidad de incidencia mediante sus políticas para dirigir su economía y afectar a los distintos agentes económicos de su sociedad. Por ello, todos los que extrapolan modelos económicos de países desarrollados OCDE a un país que. pese a los enormes avances sigue estando en vías de desarrollo, hacen desde nuestro punto de vista que todo análisis sea erróneo. Además, la ralentización de la economía china fue muy acusada trimestres atrás, pero recientemente ha ido ganando tracción y por ende se habla menos de ellos. Aunque sí que es verdad que los países ligados a materias primas y divisas débiles son los factores de riesgo que pueden enturbiar el buen momento general a nivel global.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email