X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

el proyecto DE BLUE MOON se incluye en la dinamización de la zona

La cerveza artesanal más vendida de Estados Unidos se hace con naranja 'valenciana' y abre fábrica en la Marina

La gran novedad de la empresa que ahora pertenece a la multinacional Coors Field será una receta propia hecha en Valencia que pretende "exportar su marca a todo el mundo"

Por | 02/11/2016

VALENCIA. Hay otra luna de Valencia, aunque ésta resplandece a base de lúpulo y nace en el corazón de Estados Unidos. Blue Moon, la cerveza artesanal más vendida del país de las barras y estrellas y seguramente del mundo, según los datos de la multinacional Coors de la que pasó a formar parte, tiene decenas de premios internacionales y se vende en más de 20 países. La receta del éxito es la de una Belgian White, pero con un toque final que predomina en sus etiquetas como símbolo de excelencia: naranja 'valenciana'. Con ese cítrico y el frescor de esta peculiar cerveza blanca, su sabor afinado le permite ser un refresco de enjundia y a la vez maridar sabrosamente mariscos, pollo y hasta chocolate.

La idea del maestro cervecero Keith Villa fue de aquellas que a mediados de los 90 hizo crecer la ola imparable de las cervezas naturales en Estados Unidos, primera potencia mundial desde entonces de un sector que ha logrado que los gigantes hayan empezado a hablar en sus spots televisivos de recetas, lúpulos y métodos de fabricación. El modelo de las microcerveceras, con defensores y detractores pero extendido incluso en España y con un puñado de casos de éxito en Valencia, ha dejado posicionada globalmente la marca Blue Moon, que ya integrada en Coors dará en Valencia un paso definitivo a su extensión por el el territorio originario de la cerveza: Europa.


De esta manera, la Blue Moon Brewing España S.L.U acaba de llegar a un acuerdo con el Consorcio 2007 que gestiona la Marina y con el Ayuntamiento de Valencia. El trato, ultimado la semana pasada en todos su términos y tras la publicación de un concurso público para la ocupación de espacios, convertirá la base del equipo Team New Zealand de la Copa América en una fábrica y tap room de Blue Moon. Los detalles del proyecto a los que ha tenido acceso Valencia Plaza estiman una inversión de 3,5 millones de euros, la creación de un restaurante con 1.000 m2 de terraza para un total de 300 comensales y la creación en definitiva de un bastión de la empresa fuera de Estados Unidos.

Sin embargo, el movimiento de la empresa tiene mucho que ver con una estrategia por parte de la marca para seguir desarrollando su portfolio de sabores. Por ese motivo, 20 años después de que la receta original se hiciera valer de la naranja 'valenciana' y 'navelina' -así se llaman también en Estados Unidos las variedades cultivadas sobre todo en la Costa Oeste-, la marca ha decidido explorar su ingrediente fundamental en la base europea de este cítrico. Y el proyecto va más allá: la fábrica que tiene prevista su apertura en Valencia para el segundo semestre de 2017 producirá una cerveza lager con naranja 100% valenciana. De hecho, la empresa acaba de iniciar la investigación de posibles proveedores para dar uso a naranjas que cuenten con una producción local y así elaborar una receta en la que confían una parte más de su expansión por el mundo.

La base de la Marina que ocupará la fábrica y tap room de Blue Moon

La cerveza que será 100% valenciana de fabricación "servirá también para exportar un poco más la marca Valencia a todo el mundo", comenta Enrique Gil, pieza fundamental del proyecto. Este valenciano, que inició su periplo personal en Molson Coors en 2010 desde su base internacional, pasó en 2012 a ser la cabeza visible de la compañía en España y ahora, finalmente, se ha convertido en el manager del proyecto craft de la multinacional con su filial Blue Moon en España. 

El citado proyecto tiene a la receta lager como base fundamental para un posicionamiento en España y en Europa. Lo que se fabrique para el estadio nacional saldrá de la Marina, pero Gil ya advierte que a medio y a largo plazo la fabricación se extendería a una factoría en alguno de los polígonos próximos a la ciudad de Valencia. De momento, el contrato con el Consorcio les permitirá -por algo más de 8.000 euros de alquiler- ocupar la antigua base número seis durante los próximos 10 años, con una posible salida para las partes a mitad de camino.

La empresa, que ha convencido de su propuesta tanto al Ayuntamiento de Valencia como al Consorcio que gestiona la reactivación de la actividad a todos los niveles de la Marina, implantará su industria junto al mar con un modelo de fábrica sin generación de Co2. De hecho, la compañía está registrada en índices de sostenibilidad y la auditoría arquitectónica y técnica del edificio certificada la semana pasada ha dado la luz verde definitiva al proyecto par que importe su know how en estos aspectos.

No obstante, tanto el responsable del proyecto en España como la Marina destacan su vinculación a proyectos culturales y deportivos dentro del desarrollo del negocio. Proyectos en los que la pintura estaría muy presente, pero también la cesión del espacio a actividades vinculadas a los Poblados Marítimos, así como una relación directa con las actividades deportivas que tienen lugar en la boca de mar más inmediata de la zona. 

Con todo ello, Molson Coors, empresa cotizada en bolsa, hace también su incursión en la fabricación en España a través de este pequeño gigante de las cervezas artesanales en Denver. Una marca que, por otro lado, ha estudiado el mercado americano y ha publicado un índice de crecimiento de este tipo de cervezas del 17% en el consumo total desde 2011 a 2014. En estos datos consolidados, además, las cervezas craft han pasado a exportar un 36% más de 2013 a 2014, signo que invita a encajar la apertura de su fábrica y tap room en Valencia como el siguiente paso natural que Blue Moon debía dar en el mundo.

Una de las imágenes promocionales en las que Blue Moon destaca -en la esquina inferior izquierda- su Valencia Orange Peel. También lo hace de manera destacada en sus botellines y latas

La aparición de Gil llevó a la empresa a considerar que España y la naranja valenciana debían cumplir el siguiente hito para Blue Moon: "los responsables de la empresa que han venido se han quedado fascinados por la ciudad. Por la playa, el puerto, el Casco Histórico...", apunta Gil. La empresa utilizará esta base de operaciones en Europa, según comenta a Valencia Plaza, "para realizar todo tipo de presentaciones, de reuniones y congresos". Y no solo sobre esta marca, sino que según el proyecto presentado a la Marina, se pretende que tanto la naranja valenciana como la creación de estas cervezas atraigan a los agentes industriales y comerciales de sus ámbitos hasta este nuevo espacio.

Las cifras del proyecto

3.140 metros cuadrados, 1.000 de ellos de terraza, servirán para dar cabida a 300 comensales en el nuevo espacio. Gil estima que se crearán entre 30 y 40 empleos directos, dependiendo esa cifra de los picos de servicio a lo largo del año. El espacio debería estar abierto en el segundo semestre de 2017, previsiblemente avanzado. También su fabricación para las tiendas especializadas de España y para los tap rooms de Madrid, Barcelona y otras ciudades que serán el primer campo de venta de la lager fabricada con naranja 100% valenciana. 

Comenta este artículo en
next