X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

encarga la valoración a una consultora

La compra del Hospital de Dénia no está en el presupuesto de 2017 pero el Consell no la descarta

29/10/2016 - 

VALENCIA. El Gobierno valenciano no ha reservado un solo euro en los presupuestos de la Generalitat 2017 para la compra del Hospital de Dénia, público de gestión privada. El conseller de Hacienda, Vicent Soler, admitió este viernes que no había consignado dinero para la eventual adquisición de la empresa Marina Salud, concesionaria del servicio en toda el área de salud de la Marina Alta hasta 2024, pero rechazó que esto signifique que no se vaya a comprar.

A preguntas de los periodistas en la rueda de prensa donde explicó los presupuestos, Soler manifestó que no había reservado una partida para esa operación porque todavía se está estudiando y negociando. Según ha podido saber Valencia Plaza, aunque en un principio se iban a encargar la Abogacía de la Generalitat y el Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) de los análisis jurídico y económico, respectivamente, de la posible operación, finalmente la Generalitat ha encargado dichos trabajos a un despacho de abogados y a una auditora-consultora. 

"El canon que paga la Generalitat es muy grande y estamos haciendo un plan de futuro para financiar la recuperación porque es muy onerosa", apuntó Soler. El conseller insinuaba así que los fondos destinados al canon del área de salud que la Generalitat paga a Marina Salud podrían utilizarse para la adquisición.

Sin embargo, la solución apuntada por el conseller no es sencilla, ya que ese canon cubre los gastos de funcionamiento del hospital, así como la parte correspondiente de la amortización anual y el beneficio de empresa, que en el caso de Marina Salud no existió en 2015, año que acabó en pérdidas. 

Por otro lado, Marina Salud tiene una importante deuda con sus dos accionistas, la aseguradora DKV (65%) y Ribera Salud (35%), concesionaria esta última de los hospitales de Alzira, Torrevieja y Elche (Vinalopó). Concretamente, a finales de 2014 -último ejercicio con cuentas en el Registro Mercantil-, les debía 72 millones de euros, ya que fueron sus accionistas los que financiaron la puesta en marcha de Hospital. De esa cantidad, 25 millones se debían a Ribera Salud y el resto a firmas vinculadas a DKV, con plazos de pago hasta 2019.

Modificación presupuestaria

Otra de las posibles fórmulas que apuntaron fuentes de la Generalitat tras la rueda de prensa de Soler es la de una modificación presupuestaria cuando se decida la compra, algo habitual a lo largo del ejercicio, aunque no con volúmenes como el que podría alcanzar esta operación, superior a los 60 millones de euros. La modificación supone restar dinero de una partida para ponerlo en otra.

A pesar de las dudas que genera esta operación, Soler se mostró muy confiado, como lo está también la consellera de Sanidad, Carmen Montón.

Siete meses después de que Ximo Puig anunciase el rescate de la concesión, el Ejecutivo valenciano no tiene todavía una estimación de cuánto podría costar la compra de la participación de DKV, que es en principio por la que el Consell preguntó cuando supo que la aseguradora estaba negociando con Ribera Salud venderle su parte.

También es una incógnita si la Generalitat extendería la oferta a Ribera Salud para quedarse con su 35%, lo que encarecería la operación. La relación entre la empresa que dirige Alberto de Rosa y la Conselleria era mala antes de anunciarse esta posible operación y lo continúa siendo.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email