X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

presidente de la diputación de valencia

La encrucijada de Jorge Rodríguez en el congreso provincial del PSPV

6/09/2017 - 

VALÈNCIA. El PSPV se enfrenta en la recta final del año a diversos procesos orgánicos que amenazan la ya de por sí delicada estabilidad de la formación que lidera el también presidente de la Generalitat, Ximo Puig. Así, los retos que enfrenta en primer lugar el partido del puño y la rosa en la Comunitat son los congresos provinciales. Unas citas que llegan después de diversos pulsos que han tenido lugar entre el grueso de 'sanchistas' más acérrimos y los seguidores del líder del PSPV.

Así, fuentes del partido consultadas por este diario subrayan que la consigna del propio Puig es la búsqueda de candidaturas de consenso que eviten un nuevo enfrentamiento orgánico que conlleve un desgaste para la organización y la militancia. Para ello, la cúpula del PSPV deberá entenderse con los referentes próximos al 'sanchismo' de cada provincia y, en el caso de Valencia, con el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos.

El presidente de la Diputación, Jorge Rodríguez, y el jefe del Consell, Ximo Puig

Ahora bien, en el lado de Puig en esta negociación existe un problema claro en la provincia de Valencia: no hay un candidato definido para poner sobre la mesa en una negociación. Así, una de las apuestas lógicas apuntan al alcalde de Ontinyent y presidente de la Diputación, Jorge Rodríguez. El también elegido portavoz del PSPV en el pasado congreso posee un cargo institucional que debería permitirle sintonía con alcaldes y representantes municipales, además de ser un dirigente que, pese a no disponer de una tropa de grandes dimensiones a su espalda, no genera animadversión entre los diferentes sectores de la formación.

No obstante, el problema reside en que, según distintas fuentes del partido consultadas por este diario, Rodríguez no parece dispuesto a salir de su zona de confort para enfrentarse a un proceso que podría convertirse en una batalla a cara de perro. Cierto es que, si el 'sanchismo' liderado por Ábalos se decide a ir a las urnas, la victoria no está ni mucho menos garantizada, una circunstancia que provoca una efecto disuasorio en Rodríguez, que no rechazaría el puesto si llegara a través de un consenso que evitara bajar a la arena.

José Luis Ábalos y Pedro Sánchez. Foto: KIKE TABERNER

En la otra orilla, el sector de Ábalos todavía no ha movido ficha. En las últimas semanas han sonado diversos posibles aspirantes para optar al liderazgo provincial desde este grupo como el propio alcalde de Burjassot, Rafa García, quien ya plantó cara a Puig en proceso autonómico; la diputada Mercedes Caballero o la alcaldesa de Anna, Pilar Sarrión, cuyo nombre se viene repitiendo en mayor grado durante este inicio de curso político en diversos grupos del partido. 

En este sentido, las fuentes consultadas por este diario subrayan que hasta el momento todavía no se han iniciado las negociaciones respecto a lo que puede acontecer en el congreso provincial de Valencia entre la dirección de Puig y Ábalos. No obstante, no son pocos los dirigentes socialistas que considerarían un error por parte de Rodríguez no dar un paso adelante de cara al proceso, dado que perdería una ocasión de proyectarse en el PSPV y quedaría arrinconado en la Diputación de Valencia a expensas de que pudiera auparse a la cúpula provincial un líder contrario a sus intereses, con lo que su capacidad de maniobra se vería reducida e incluso no tendría garantizada la continuidad en su puesto institucional aunque se venciera en 2019.

El alcalde de Mislata, Carlos Fernández Bielsa, y el secretario autonómico de Educación, Miguel Soler

Por otro lado, fuentes favorables a que Rodríguez dé el paso apuntaron a que su concurso como aspirante en el congreso provincial limitaría la fuerza de Ábalos en el proceso dado que precisamente varios de los puntales que le apoyan son diputados provinciales, que tendrían que decidir si se posicionan en contra de su propio presidente en la institución durante el proceso.

Así pues, si Rodríguez no toma las riendas, la elección para la actual cúpula de Puig se complica. Una de las posibles opciones, el alcalde de Mislata, Carlos Fernández Bielsa, tampoco ha deslizado su intención de estar en la carrera, aunque pocos son los que se atreven a descartarlo, sobre todo si el presidente de la Diputación declina dar el paso. Por otro lado, algunos veteranos del partido se muestran dispuestos a estudiar otras opciones como la del secretario autonómico de Educación, Miguel Soler.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email