X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

padesa, con sede en tarragona, controla el 80% del accionariado desde 2014

La familia Planes vende la empresa de pollos a una firma catalana

6/11/2017 - 

VALÈNCIA. Pollos Planes ya no es una empresa de capital mayoritariamente valenciano. En realidad no lo es desde 2014, ejercicio en el que la familia fundadora del negocio traspasó la mayoría de la propiedad a la compañía Padesa (Pavo y Derevivados SA), con sede en Tarragona. Desde entonces, los Planes conservan el 20% del capital de Pollos Planes SL, que ahora está integrada dentro de un grupo industrial junto a otras filiales en Zaragoza (Unión de Polleros de Aragón), Alicante (Martín y Santiago SL), Granada (Algarra y Ortega) o Almería (Exclusivas Fernández SL).

Ni los nuevos propietarios ni los originales han hecho pública la operación en este tiempo. Preguntado al respecto por este periódico, Juan Planes, perteneciente a la tercera generación del negocio y que hasta principios de este año fue director de Tiendas y Restaurantes, rehusó explicar la operación por la existencia de un acuerdo de confidencialidad con el accionista mayoritario de la compañía.

Según refleja la memoria que acompaña a las cuentas de Pavo y Derivados SA, la cabecera del grupo del que ahora forma parte Pollos Planes, su participación en la empresa valenciana se amplió en 2014 hasta alcanzar el 80%.

La entrada de Padesa en el accionariado de Pollos Planes se produjo a finales de 2009 con la adquisición del 50% del capital con un coste inicial que se determinó en 9,79 millones de euros, "estipulándose el pago aplazado con vencimiento a corto plazo por importe de 2.892.164,38 euros y unos desembolsos restantes que se ajustarán a unos parámetros económicos de la evolución de esta empresa en el futuro", explican los gestores de Padesa en una de sus últimas memorias.

Las partes se comprometieron a vender y comprar respectivamente en el año 2013 un 30% del capital de Pollos Planes "a un precio que resulte de la aplicación de unos determinados parámetros". Padesa, por su parte, también quedó obligada en virtud de ese acuerdo a adquirir a partir de 2015 otro 10% del capital en el periodo que fijase la parte vendedora.

Las cuentas anuales correspondientes a 2014 de la cabecera del grupo dedicado a la crianza, despiece y venta de pavos y otras aves arrojan un resultado neto positivo de 8,87 millones de euros, muy por encima de los 1,26 millones que ganó el año anterior. La cifra de negocios, por su lado, avanzó en menor proporción al pasar de 172,3 millones en 2013 a 188 millones en 2014. 

Juan Planes

Preguntado al respecto, Juan Planes rechazó precisar detalles de la venta, pero manifestó que la familia sigue participando en la gestión del negocio. Su padre, Luis Planes, aún figura como administrador único de Pollos Planes SL, mientras que su hijo Juan se ha ido apartando en los dos últimos años de la gestión tanto de las pollerías como de la cadena de restaurantes para centrarse en el proyecto del centro comercial L'Epicentre de Sagunto, de cuyo consejo de administración es presidente.

41 millones en ventas y 130 pollerías

Según la información de su propia página web, Pollos Planes factura más de 41 millones de euros y da empleo a 500 personas. Actualmente cuenta con una red de 130 tiendas en Valencia, Castellón, Alicante, Barcelona, Cuenca y Madrid.

El crecimiento de la red de tiendas de pollo se aceleró desde 2010 con Juan Planes como director de Expansión y un modelo basado en tiendas propias y, en menor medida, en franquicias.

En 2013, la firma fundó en València una cadena de restaurantes propia para servir sus productos, La Parrilla de Pollos Planes, que opera a través de una mercantil participada al 51% directamente por la familia Planes, mientras que el 49% restante Pollos Planes sigue en poder de Pollos Planes SL. 

Basado en un modelo de bufet libre de carne de pollo y productos derivados elegidos en un mostrador y cocinados al momento, el éxito del primer local propició nuevas aperturas de la Parrilla en Valencia y otras ciudades como Elx, Madrid o Barcelona, aunque en este caso apoyados sobre el modelo de franquicia.

Restaurante de La Parrilla en València

El origen del negocio familiar de los Planes se remonta a 1939, cuando Lluis Planes comenzó a vender en el mercado de Massamagrell los pollos y huevos de los que se suministraba en Teruel a cambio de frutas y verduras de la huerta valenciana. Posteriormente se crearon rutas de reparto por localidades de l'Horta Nord como Puçol, Moncada, Alfara o Alboraia hasta llegar a València.

En los 60 montó su primer matadero industrial en Massamagrell y en la década siguiente abrió su primera tienda de pollos en el bajo de la vivienda familiar para vender su género directamente a particulares. Desde entonces, la empresa fue creciendo al ritmo que expandía su red de tiendas por toda la Comunitat Valenciana al mismo tiempo que se dotaba con nuevas instalaciones como almacenes y salas de despiece.

Por su parte, Padesa cuenta con 750 trabajadores ubicados en dos centros principales en el sur de Cataluña. El grupo se define a sí mismo como uno de los líderes del sector a nivel nacional y uno de los más importantes en Les Terres de l’Ebre.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email