X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 22 de septiembre y se habla de letsbonus Groupalia Turismo benidorm PP
GRUPO PLAZA

DEUDA HISTÓRICA EN LA PROVINCIA

La Universidad de Alicante peleará por el Grado de Medicina que le arrebató Zaplana

Foto: Kike Taberner

El centro promete recuperar la titulación para 2018/19, cuya escisión atribuye a “una segregación política” que acabó por favorecer a la Universidad Miguel Hernández de Elche

17/02/2017 - 

VALENCIA. Ya lo anuncia en su web. La Universidad de Alicante (UA) promete recuperar los estudios de Grado de Medicina para el curso 2018/19, después de que le fueran arrebatados hace 20 años. La decisión corrió a cargo del entonces presidente del Consell, Eduardo Zaplana, quien consideró que era mejor contar con una única titulación en la recién creada Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche. Se trata, por tanto, de una deuda histórica que podría desembocar en dos facultades públicas de la misma titulación dentro de la provincia, separadas por apenas 30 kilómetros.

El responsable de dicho anuncio fue el propio rector de la UA, Manuel Palomar, quien a principios de febrero confirmó la puesta en marcha de los trámites para la implantación del Grado. Fue durante la entrega de la Medalla de Honor de la Real Academia de Medicina a la Universidad, precisamente por su "labor pionera en la instauración de estudios de Medicina". Palomar insiste ante Valencia Plaza en que no trata de emprender "ninguna batalla", pero sí reconducir lo que fue "una segregación política, que no una decisión académica". 

Aunque se encuentra en fase inicial, la iniciativa es firme. En estos momento la UA ha lanzado la propuesta y designado una Comisión de Estudios que se encargará que elaborar un plan de enseñanzas; el mismo que posteriormente será enviado para que la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (Aneca) lo evalúe y adopte una decisión. "Será cuestión del Gobierno deirimir cómo ordena todo y en qué plazos", precisa el rector. La previsión de la institución alicantina es que la respuesta llegue antes de que finalice el año.

Cabe recordar que la UA incorporó la Facultad de Medicina en 1979, por lo que impartió enseñanzas en la materia durante casi dos décadas. Sin embargo, el Consell determinó en 1996 que la titulación pasaba a formar parte de la oferta de la entonces recién nacida UMH, cediendo incluso la adscripción al Hospital de Sant Joan. "Fue algo insólito en la historia española. La UA había destinado muchos recursos económicos a Medicina, tanto en la disposición de instalaciones como en lo referente a recursos humanos. Era ya una facultad prestigiosa, con excelentes resultados en las pruebas MIR", rememora Palomar. 

"El tiempo demostrará si fue justo o injusto", indica. En cualquier caso, el rector de la UA cree que es el momento de apostar por la recuperación, dado el contexto socioeconómico de la provincia. "Hay un desequilibrio en Alicante que se debe regular. Nosotros estamos ofreciendo 130 plazas de nuevo ingreso en el Grado de Medicina, mientras que hay una oferta de empleo de 210 plazas de MIR", señala. Otro motivo apuntado es el clúster sanitario creciente. "Ya sea en los hospitales públicos como en los  privados, se están demandado profesionales de la oftamología, reproducción asistida, salud bucodental…", detalla. 

En este sentido, Palomar cree que tiene "una responsabilidad de la que no es posible abdicar"."Tenemos una Facultad de Ciencia de la Salud, profesorado especializado, incluso uno de los nombres más prestigiosos de la investigación, Francis Mojica", argumenta.

Y pese a todo, parece complicado desvincular el orgullo de esta recuperación. Pese a que el rector de la UA insiste en la "excelente" relación con la UMH, a la que considera "una institución hermana", la afrenta está sobre la mesa. 

Un daño enquistado

Cabe recordar que la decisión, adoptada por el Consell en 1996, fue recurrida por la UA ante la Justicia. De hecho generó una enorme tensión entre las partes que llevó al entonces rector, Andrés Pedreño, a prohibir que el presidente de la Generalitat, el popular Eduardo Zaplana, presidiera la ceremonia de inicio de curso. Con abucheos estudiantiles de por medio y alto grado de agitación. En 2005 el Tribunal Constitucional desestimó el recurso y el temo quedó dormido durante más de una década en los anales académicos valencianos.

Palomar recuerda aquel momento como "uno de los más tristes de la historia universitaria" de España. "Si no se vulneró el principio de autonomía universitaria, se nos arrebató, a nuestro entender sin criterios justificativos suficientes, una de nuestras facultades fundacionales", argumentó durante el acto de la Real Academia de Medicina. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email